Aragón
Suscríbete por 1€

ARAGÓN

Niños veganos y vegetarianos: "El crecimiento saludable es posible con una planificación dietética adecuada"

El campus de Huesca de la Universidad de Zaragoza cuenta con un postgrado específico para formar a profesionales de Nutrición y Dietética, Medicina, Enfermería y Farmacia.

Iva Marques, profesora de Nutrición de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte del Campus de Huesca.
Iva Marques, profesora de Nutrición de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte del Campus de Huesca.
Verónica Lacasa

El colectivo de personas que optan por una alimentación únicamente vegetal sigue siendo minoritario en España, pero la necesidad de formar e informar sobre los efectos en la salud hace que aumente la formación en este campo. Este mes está abierto el plazo de inscripción para la segunda edición del postgrado en ‘Nutrición y alimentación del niño vegetariano y vegano’ que se imparte en el Campus de Huesca de la Universidad de Zaragoza.

"El posgrado surge de la necesidad de formar a profesionales sanitarios para atender a madres gestantes o a familias vegetarianas o veganas que deciden que sus hijos también lo sean", explica la profesora Iva Marques, de la Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte, responsable del curso. En principio, está dirigido a graduados en Nutrición Humana y Dietética, y otros titulados del ámbito de las Ciencias de la Salud, de enseñanzas como Medicina, Enfermería o Farmacia. El 7 de marzo se inician las clases, que se prolongarán hasta finales de mayo, en formato 'online', combinando clases y tutorías con el profesorado.

El objetivo es preparar a estos profesionales para la valoración nutricional, intervención y planificación dietética en la alimentación de carácter vegetariano o vegano para personas que están en fase de crecimiento "evitando desajustes nutricionales mediante el manejo adecuado de los alimentos", han indicado desde el postgrado. Busca que desde la sanidad se pueda "asesorar en condiciones de igualdad" a un vegano o vegetariano y a un omnívoro.

Diferencia entre vegano y vegetariano

Marques considera que todavía existe cierto "estigma" cuando una persona se decanta por estas opciones, sobre todo, en menores. "Se puede ser vegano y crecer saludablemente", afirma. A ello añade que "hay mucho omnívoro que come fatal". La nutricionista explica las diferencias entre una y otra forma de alimentación. Vegetariano es una persona que excluye de su alimentación cualquier tipo de carnes, incluidas las aves, caza silvestre, pescados y mariscos y sus productos. En este sentido un vegetariano "puede consumir huevos y/o lácteos o miel", precisa.

La persona vegana iría un paso más allá y excluye "cualquier alimento de origen animal y cualquier producto alimentario o no que haya sido elaborado o que en algún momento de su proceso haya utilizado un componente y/o ingrediente, aditivos incluidos, de origen animal". La dieta vegana es "más restrictiva en lo que se refiere a grupos de alimentos típicos de las dietas omnívoras o también llamadas dietas mixtas, pero no tiene porqué ser incompleta ni tampoco nutricionalmente insuficiente", afirma la profesora.

"Se puede garantizar su crecimiento en los niños vegetarianos, pero tiene que ser con control estricto de su pediatra para vigilar que reciba todos los nutrientes necesarios"

A la respuesta de si un niño puede crecer de forma saludable privándose de tantos alimentos, contesta que "sí", que "con la variedad de alimentos disponibles en el mercado y con las innumerables posibilidades gastronómicas de las dietas vegetarianas y veganas, el crecimiento saludable es posible", pero con "una planificación dietética adecuada no solo en nutrientes sino también a la madurez gastrointestinal en el caso del bebé y también a la capacidad que tiene para ingerir alimentos acorde con su madurez digestiva". 

Suplemento con vitamina B12

A las consultas de los pediatras llegan familias que han decidido hacer este cambio en la alimentación "sobre todo vegetarianos", apunta Teresa Cenarro, presidenta de la Asociación Aragonesa de Pediatría. Los casos de veganos cree que son menos frecuentes. Coincide con la profesora en que "se puede garantizar el crecimiento en los niños vegetarianos, pero tiene que ser con control estricto de su pediatra para vigilar que reciba todos los nutrientes necesarios en el crecimiento y los suplementos necesarios". Actualmente señala que tanto a vegetarianos como a veganos se les dan suplementos con vitamina B12 "ya que esta vitamina solamente la aporta el reino animal". A partir de los seis meses se introduce en los bebés la alimentación complementaria a la leche y puede que en ese momento las familias no quieran que coma carne o pescado.

"Sobre todo cuando el bebé toma leche materna, se debe cuidar la dieta de la madre y la suplementación de esta con vitamina B12, yodo, DHA y D si necesario; cuando se da el destete, igualmente se debe prestar especial atención a estos nutrientes", apunta Marques. Al igual que los adultos, "se debe evaluar detenidamente la ingesta de alimentos fuentes de nutrientes de interés y adaptar la ingesta de alimentos a la edad del niño".

Marques coincide en que es necesario emplear suplementos, como es el caso "obligatorio" de la vitamina B12, pero que también puede ser el caso de la vitamina D u otros. Apunta que hay alimentos de origen vegetal "muy saciantes" que pueden afectar a una ingesta suficiente, por ello cree que es necesario pensar en los alimentos "no solo por sus nutrientes sino en su preparación culinaria, con menos volumen pero con bastantes nutrientes y energía, como por ejemplo una crema de frutos secos". 

La profesora advierte de que si faltan estos nutrientes o se encuentran en cantidades más bajas de lo necesario, "sí que puede afectar al desarrollo físico y mental".  Como profesionales sanitarios cree que "no nos deben importar solo las enfermedades carenciales por ausencia de nutrientes en la dieta, como por ejemplo, una anemia ferropénica por falta de hierro, sino también que el niño tenga una nutrición óptima para potenciar al máximo su desarrollo como persona".

En la literatura científica considera que se han publicado algunos "casos aislados" de afectación del desarrollo en niños veganos, "y a los que se ha dado mucha difusión, pero que no han sido más que eso, casos aislados en un contexto muy determinado", afirma.

"Busqué la ayuda de un nutricionista que me guiara para llevar la alimentación de manera equilibrada. Que tuviera todas las necesidades cubiertas a la hora de hacer deporte y seguir creciendo"
Diego Vela con su madre Susana Jerez, familia vegana al frente de la tienda Ideya Verde de Zaragoza.
Diego Vela con su madre Susana Jerez, familia vegana al frente de la tienda Ideya Verde de Zaragoza.
Heraldo.es

Las familias que han optado por esta elección en su dieta ven con buenos ojos que aumente la formación de los profesionales sanitarios. Susana Jerez y su familia están al frente de Ideya Verde, una tienda de alimentación vegana y ecológica en el barrio de San José de Zaragoza, que abrieron en 2018 porque les costaba encontrar alimentos variados para seguir una dieta vegana. "No todo es tofu", bromea. Cinco años antes, en 2013, su marido y ella habían decidido hacerse veganos. 

"Yo creo que era vegana pero no me atrevía a dar el paso", recuerda. Cuando su marido se decidió iniciaron una "transición" hacia la alimentación totalmente vegetal. "Un 26 de agosto dejamos de comer carne y pescado", rememora. "A los pocos meses mis hijos decidieron dejar de comer carne y pescado. Tenían 10 y 14 años", recuerda, un cambio que asegura fue voluntario. "Cuando decidimos hacernos veganos creía que ellos tenían ya una edad que no les podía imponer nada. Habían crecido comiendo pollo o ternera y no me sentía bien imponiéndoles un cambio brusco, que yo había decidido para mí. Fueron ellos los que eligieron", cuenta. 

Diego Vela, su hijo, que hoy tiene 22 años, cuenta que entonces ya vigilaba su dieta porque hacía natación a muy alto nivel. "Busqué la ayuda de un nutricionista que me ayudara a llevar la alimentación de manera equilibrada. Que tuviera todas las necesidades cubiertas a la hora de hacer deporte y seguir creciendo", explica sobre el paso a ser vegano. Reconocen que en esa época les costó encontrar un profesional que les asesorara tanto en la dieta vegana como deportiva. Después dejó la competición pero dirigió sus estudios hacia un grado superior de entrenador personal y dietética. Confiesa que "me gustaba mucho la carne", pero poco a poco vio que podía "vivir sin ella". Con sus amigos asegura que el cambio no fue difícil. Al principio era 'lactovegetariano', comía también huevos, por lo que cuando salían por ahí, que no eran muchas veces porque entonces entrenaba, pedía un bocadillo de tortilla.

Su madre afirma que no ha tenido que afrontar muchas preguntas sobre las razones de su cambio, que apoya en cuestiones morales por el rechazo a comer animales, aunque sí dudas del entorno en las celebraciones familiares. "No sabían qué hacerte de comer", confiesa. A veces ha sentido las miradas por ser la "rara" en la puerta del colegio cuando les llevaba de merendar un sandwich de mantequilla de cacahuete con plátano y un puñado de frutos secos, aunque a su lado algunos niños merendaran bollería industrial. Tampoco es fácil encontrar un menú escolar vegano en los centros educativos.

Añade que si tuviera a sus hijos otra vez "serían veganos" desde pequeños, ahora que cuenta con toda la información que fue recabando después de nutricionistas. Eso sí, si prefirieran ser omnívoros y comer de todo, "yo, tan feliz". De hecho, en su caso, han necesitado alimentos de "transición" como los que tienen en su tienda, que simulan la textura y el sabor desde una hamburguesa, queso, un 'nugget' o incluso un cachopo. 

En la lista de alimentos necesarios para mantener una dieta sin carencias Marques apunta un suplemento diario o semanal de vitamina B12. "Luego el resto de nutrientes implicados en el desarrollo se encuentran en los alimentos vegetales, aunque según el nutriente, en unos más que otros", recuerda. Se suman los alimentos enriquecidos o la sal yodada, aunque reconoce que "esta se debe tomar en pequeña cantidad y nunca antes del año".

Entre los componentes recomendables en dietas sin carne ni pescado incluye alimentos concretos ricos en calcio, hierro, zinc, vitamina A (carotenos), omega 3 (linolenico en las plantas y DHA procedente de algas), el yodo en la sal yodada o en lácteos de vacuno si son vegetarianos y por ultimo la vitamina D, en alimentos y la exposición solar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión