Aragón
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

alimentación

Una mirada innovadora a la tradición familiar de las setas y las trufas

Cristina, José Enrique y Sergio Gil, hermanos de Cantavieja, han recibido el Premio Maestrazgo Europa a la innovación por Setrufma, empresa en la que elaboran productos con setas y trufas de la zona.

Los hermanos Cristina, Sergio y José Enrique Gil en su establecimiento de Cantavieja.
Los hermanos Cristina, Sergio y José Enrique Gil en su establecimiento de Cantavieja.
Setrufma

Son la cuarta generación dedicada a la trufa y las setas de la zona del Maestrazgo, un legado familiar que reivindican con orgullo a través de su proyecto. Cristina, José Enrique y Sergio Gil, tres hermanos del municipio turolense de Cantavieja, han convertido estos productos tan característicos de la tierra en la que nacieron en su modo de vida. Desde 2016 están al frente de Setrufma, la empresa desde la que comercializan estos alimentos, tanto en fresco como en variadas y originales elaboraciones. Su iniciativa, que combina la tradición con la búsqueda de sabores nuevos, les ha hecho merecedores del Premio Maestrazgo Europa al Mérito Empresarial, en la categoría de Innovación.

"Para nosotros, este premio ha sido un chute de energía. Estamos superorgullosos y agradecidos de que nos lo hayan concedido porque eso es un indicativo de que estamos yendo por el camino correcto. La verdad es que es importante que te reconozcan fuera de casa, pero que los propios que te han visto crecer y echado una mano te concedan este premio es algo que no tiene palabras", comenta, todavía emocionada, Cristina Gil.

Los hermanos Cristina, Sergio y José Enrique Gil recibieron el Premio Maestrazgo Europa al Mérito Empresarial, en la categoría de Innovación.
Los hermanos Cristina, Sergio y José Enrique Gil recibieron el Premio Maestrazgo Europa al Mérito Empresarial, en la categoría de Innovación.
Setrufma

Cristina y José Enrique fueron los primeros en emprender este proyecto, al que este año se ha sumado su hermano pequeño, Sergio. Aunque la formación de estos hermanos no se orientaba a este sector (Cristina estudió Ciencias Ambientales, José Enrique, Mecánica, y Sergio se está formando en Marketing), los tres tenían claro que su sitio estaba en Cantavieja. "Nosotros siempre lo hemos tenido muy claro, salíamos fuera a estudiar, pero queríamos volver y quedarnos en la zona. Lo que nos gustaba era el tema de las setas y las trufas, así que lo que hicimos fue convertir nuestro hobby en nuestro trabajo 100% y, a día de hoy, no lo cambiaríamos por nada del mundo. Nuestro lugar es el medio rural", afirma Cristina.

Su familia ya se dedicaba a este sector, aunque no a tiempo completo, sino en combinación con tareas agrícolas o ganaderas, de modo que los hermanos decidieron reivindicar este legado familiar y convertirlo en su proyecto de futuro. "Somos la cuarta generación de recolectores de setas y trufa, y la verdad es que estamos superorgullosos de que nos hayan transmitido esos valores de amor por este mundo", apunta Cristina. Además, los hermanos se muestran encantados de trabajar juntos, tal y como añade Cristina: "Formamos un equipo genial. Es como un engranaje estupendo".

Otro de los motivos que animó a estos hermanos de Cantavieja a volcarse en este sector fue el hecho de dar valor a unos productos tan propios de la zona del Maestrazgo. "Vimos que la materia prima salía de allí y se exportaba a grandes ciudades, pero no se transformaba en la zona, no se le estaba dando la importancia que realmente tenía. Decidimos no solamente seguir recolectando tanto setas como trufas, sino realizar una línea de producto derivado que le da un valor añadido; se liga más el producto con la zona y se da a conocer. Empezamos el proyecto con cinco referencias de producto derivado y ahora, seis años después, tenemos 34. Hemos ido ampliando poco a poco", explica Cristina.

Variedad de productos

Desde Setrufma comercializan trufas y setas frescas, así como productos derivados. Actualmente, en su web tienen disponibles trufas negras y de otoño frescas, así como de verano en formato congelado, y también laminadas, para rallar o en polvo. En cuanto a las setas frescas, hay desde níscalos (o rebollones) hasta perretxikos y llanegas (o babosas) blancas y negras; y también las hay en versión deshidratada. Por su parte, la línea de productos derivados es muy variada: patés de níscalos con trufa, de perretxikos o de olivas trufado; cebolla caramelizada con trufa; sal, harina o arroz trufados; mermelada de pimiento con trufa; miel de romero trufada, brandy trufado o dulce de perretxiko, entre otros.

Algunos de los productos con setas y trufas de Setrufma.
Algunos de los productos con setas y trufas de Setrufma.
Setrufma

Toda la materia prima es de kilómetro 0, recolectada en la zona del Maestrazgo y trabajada de forma artesanal en el obrador de Setrufma en Cantavieja. Los productos, además de en el establecimiento ubicado en este municipio turolense, se pueden adquirir en otra tienda propia ubicada en Culla (Castellón) y en distintos comercios aragoneses en los que se distribuyen, así como en la página web www.setrufma.es.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión