Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

coronavirus

Aragón echa el freno al fin de la pandemia: "Aún hay casi 200.000 personas susceptibles"

Algunas comunidades vuelven a aforos y horarios prepandemia, hablan de "cambio de escenario" y de "vuelta a la normalidad". Aragón esperará y los expertos ven prematura la euforia, aunque creen que "vamos bien".

Buena afluencia y medidas de seguridad en la apertura de los pubs hasta las 4.00.
Buena afluencia y medidas de seguridad en la apertura de los pubs hasta las 4.00.
TONI GALAN

Algunas comunidades autónomas se lanzan esta semana hacia la normalidad prepandemia. Navarra elimina todas las restricciones contra la covid-19 salvo el uso de mascarilla en interiores; la mitad de Andalucía se libra de cualquier tipo de límite en aforos u horarios; La Rioja reabre el ocio nocturno sin apenas limitaciones… Sus responsables públicos hablan abiertamente de “vuelta a la normalidad”, de “cambio de escenario” e, incluso, de “fin de la pandemia”.

Aragón, de momento, echa el freno. Tras relajar las medidas hace dos semanas, se va a esperar para comprobar cómo se asienta esta nueva situación, así como para calibrar el posible impacto del puente del Pilar en la evolución epidemiológica. Aunque se espera que -gracias a la vacuna- no se parezca en nada a las últimas olas epidémicas, no se descarta que pueda haber un repunte de casos antes de octubre o noviembre. Por eso, los expertos ven prematuro hablar de un final de la pandemia.

Enrique Bernal, asesor de la Consejería de Sanidad y colaborador de la OMS durante la crisis sanitaria, considera que “no se puede decir que la pandemia ha terminado”. Para empezar, porque “en África tenemos al 3% de la población vacunada, y en el mundo al 35%”. Admite, eso sí, que a nivel local “se puede empezar a parecer a una epidemia en fase de resolución”, con “brotes más o menos grandes” que se sucederán a partir de ahora. “Hay ganas de terminar, pero darla por acabada es un exceso verbal”, señala.

En Aragón la situación ha mejorado considerablemente. La incidencia acumulada semanal es de 40 casos por 100.000 habitantes, cuando a principio de mes rondaba los 100 y en julio, los 450. “La eficacia de la campaña de vacunación está siendo altísima”, valora Bernal. A día de hoy han recibido la pauta completa el 87% de la población ‘vacunable’. Aunque la campaña es todo un éxito, esto quiere decir que hay un 13% aún sin vacunar, a los que hay que sumar a los menores de 12 años, a los que se quedaron en la primera dosis y al pequeño porcentaje de vacunados que puede ser infectado

“Aún puede haber unas 200.000 personas susceptibles”, resalta Bernal, quien añade que además hay lugares más propicios para la expansión del virus como Caspe, La Almunia de Doña Godina o Ejea de los Caballeros, ya que su porcentaje de vacunados es inferior a la media. Por ponerla en contexto, la cifra de 200.000 aragoneses susceptibles es superior a la de vecinos de la comunidad que han sido confirmados como positivos durante toda la pandemia (161.453 este miércoles).

Aún así, brotes como el del pasado mes de julio o el del puente del Pilar de 2020 son ahora mismo “impensables”. Bernal cree que en Aragón “vamos bien”, que transita “en cifras bajas”, pero también advierte de que si se abre demasiado la mano se corre el riesgo de no bajar de 25 casos por 100.000 habitantes, que es lo que marca el umbral de la nueva normalidad: “Si no se alcanza, tienes un problema de reputación y un coste, ya que vendrá menos gente de fuera”, recalca.

"Si en unas semanas tienen un aumento de casos, ¿qué van a decir? ¿que vuelve la pandemia?", se pregunta De Blas

Por su parte, el epidemiólogo veterinario Nacho de Blas considera que las declaraciones de final de pandemia entran en “el triunfalismo habitual” de los políticos. “Si en unas semanas tienen un aumento de casos, ¿qué van a decir? ¿que vuelve la pandemia? Las pandemias no van y vienen. Yo sería prudente y esperaría a diciembre o enero. Puede haber una onda epidémica en octubre o noviembre; si se ve que tiene un impacto mínimo en los hospitales, tal vez entonces se pueda dar por superada esta fase”, reflexiona. A su juicio, se pasará a una nueva etapa “cuando dejemos de contar casos diarios”, y simplemente “haya una red centinela para detectar casos”.

De Blas cree que en Aragón “vamos por el buen camino”, aunque con un nivel de incidencia “por encima del resto, como casi siempre”. La Comunidad se planta ante el puente del Pilar “en buena situación”, ya que el nivel de transmisión es muy bajo. “Si la incidencia acumulada es tan baja, no tendría que haber mucho problema. Zaragoza capital viene muy bien y el Pirineo está prácticamente limpio”, valora. 

Eso sí, también señala que aunque hay muchas zonas básicas de salud que no notifican casos, “nadie está libre de que venga alguien de fuera a importarlos”. Al contrario que en otros momentos, como en la pasada Semana Santa, Aragón está en una situación peor que sus comunidades limítrofes, por lo que “es más fácil que exportemos casos que que los importemos”, concluye el profesor de la Universidad de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión