Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

crisis del coronavirus

Los expertos auguran una nueva ola a finales de octubre con un menor impacto hospitalario

Una mayor interacción social durante la semana del Pilar y la relajación de las restricciones harían repuntar los casos. La convivencia de la gripe y la covid complicarían el escenario por la dificultad diagnóstica y el riesgo de coinfección

Ambiente en la calle Alfonso I de Zaragoza
Ambiente en la calle Alfonso I de Zaragoza
Toni Galán

Los expertos coinciden: el otoño traerá una nueva ola de covid, la séptima en Aragón, cuya magnitud, sin embargo, será más baja que las anteriores y su impacto hospitalario, también. El inicio de las clases, el completo retorno presencial al trabajo o la masiva afluencia que se espera a los actos previstos la semana del Pilar, unido a la flexibilización de las restricciones que han permitido a los bares ampliar sus horarios nocturnos, conllevarán a su vez una mayor transmisión del virus que todavía sigue circulando, ya que en la Comunidad se estima que aún hay unas 300.000 personas sin vacunar, incluyendo a los menores de 12 años.

Este escenario es el caldo de cultivo ideal para que la infección se reactive, en un momento en el que la sexta oleada está ya tocando suelo. La incidencia acumulada desciende de forma progresiva y ya está por debajo de los 50 casos por 100.000 habitantes. Salud Pública notificó ayer 92 nuevos contagios, correspondientes a los resultados de 2.004 pruebas, con una positividad del 4,59%.

"La séptima ola llegará seguro y, aunque vamos bien y seguimos bajando, mejor de lo esperable, lo previsible es que podría empezar a finales de octubre, con el pico máximo a finales de noviembre o diciembre". Para el epidemiólogo veterinario y profesor de la Universidad de Zaragoza, Nacho de Blas, "podría haber también un repunte postnavideño si hay un cierto descontrol, que esperamos que no, y la gran preocupación es que se solape este año con la gripe, que podría complicar más la situación a la hora de diagnosticar la enfermedad o por coinfecciones que agravaran los cuadros". En todo caso, según afirma, la posible onda epidémica de otoño dejaría un número de casos importante, aunque con menores cifras de hospitalización incluso que esta última de julio, salvo que haya una variante nueva o la campaña se complique por la gripe. Por eso es tan importante la vacunación en mayores, o incluso en niños que tengan alguna patología".

Teniendo en cuenta las altas coberturas de inmunización contra la covid-19 en Aragón, que superan el 86% entre la población susceptible de recibir las dosis, y si no aparecen nuevas variantes que escapen al control de los fármacos, "lo normal es que no haya repuntes de magnitud alta", a pesar de que el virus "va a seguir circulando de una forma más limitada", añade Federico Arribas, secretario de la Sociedad Española de Epidemiología y profesor de Salud Pública en el campus de Huesca. Por ello, asegura, "es conveniente mantener precauciones, en especial los no vacunados y personas mayores con comorbilidad, porque algunas patologías pueden motivar una menor respuesta a la vacuna".

Un mensaje que comparte con Inma Cuesta, secretaria de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (Anenvac) y miembro del grupo de trabajo que elabora la Estrategia de Vacunación del Ministerio de Sanidad: "Las vacunas han funcionado, tenemos grandes coberturas y hay que hacer un esfuerzo tremendo entre quienes aún no han recibido las dosis". De hecho, según valora la Consejería de Sanidad, el programa de inmunización contra el coronavirus ha conseguido evitar 1.300 fallecimientos, 172 ingresos en cuidados intensivos y 1.800, en planta. El número de pacientes que ha requerido atención hospitalaria en esta sexta ola es casi la mitad que en la primavera de 2020, mientras que los contagios se han multiplicado por cinco.

"Es de esperar una nueva ola con cada vez menos profundidad y menos implicaciones en la salud, si no hay cierta contención", valora Enrique Bernal, investigador sénior del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) y asesor de la Consejería de Sanidad, quien añade que "el esfuerzo es seguir vacunando", un plan en el que se centrará la próxima semana la DGA para captar a los indecisos. Tal y como apunta Bernal, que también es colaborador del Observatorio de Sistemas y Políticas de la OMS en Europa, "aun teniendo altas tasas de vacunación, todavía quedan unas 300.000 personas susceptibles de hacerlo" y es previsible que "en situaciones de mayor interacción social repunten los casos". No se espera, sin embargo, que la movilidad sea la alcanzada en junio y julio. Y además, en todo caso, el riesgo de que el virus derive en enfermedad grave y muerte "ha sido mucho menor y está disminuyendo conforme pasan las ondas. No se puede predecir la altura de la próxima ola, pero hay que prever que será sustancialmente más baja".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión