Aragón
Suscríbete por 1€

El Salud renueva casi 1.500 contratos covid de Enfermería para cubrir turnos en verano

La continuidad de la vacunación obligará a reforzar los equipos en la época estival. Los hospitales cerrarán camas como es habitual estas fechas, al igual que se hizo también en 2020.

Andrea García, María Sisas y Eva Vidal, enfermeras de refuerzo en el centro de salud del Arrabal
Andrea García, María Sisas y Eva Vidal, enfermeras de refuerzo en el centro de salud del Arrabal
Guillermo Mestre

El Salud ha renovado los casi 1.500 contratos de refuerzo de Enfermería firmados durante la crisis de la covid-19 para cubrir las vacaciones del personal sanitario y poder garantizar, al mismo tiempo, el ritmo de vacunación también en la época estival. Un escenario que coincide con el inicio de la recuperación de la atención presencial en los centros de salud, el plan para reducir la lista de espera quirúrgica y la necesidad de garantizar los periodos de descanso tras más de un año de pandemia.

El Departamento de Sanidad ha explicado que la plantilla orgánica de Enfermería consta de 5.065 plazas, además de 1.500 profesionales extra de esta categoría a los que ya, en su mayoría, se les han renovado los contratos desde mediados de abril y durante seis meses, hasta después del verano. No solo atienden covid, sino que en verano cubrirán fundamentalmente las vacaciones del personal. 

El plan operativo de vacunación del Gobierno de Aragón reconoce que, dada la dispersión de la Comunidad, todos los años se presenta la misma dificultad en el periodo vacacional para la cobertura de profesionales en Atención Primaria y, especialmente, en los sectores sanitarios periféricos. Este año, la continuidad de la campaña de inmunización agrava la situación. Para ello, además de mantener la contratación extraordinaria del personal, se prevé que los equipos de vacunación de los centros de salud se organicen de forma que en los periodos de descanso no coincidan más de dos enfermeros, garantizando que siempre haya uno experto. Las vacaciones se disfrutarán de forma escalonada, en franjas de una semana o 15 días, y el periodo vacacional se establece entre el 15 de junio y el 20 de octubre. El objetivo de todas estas acciones es mantener el ritmo de vacunación, siempre condicionado a la llegada de dosis, por lo que, si fuera preciso, se adoptarían otras medidas.

Pilar Navaz, secretaria autonómica del Sindicato de Enfermería Satse, explicó que "se han renovado todos los contratos, con lo cual la bolsa de trabajo sigue a cero. Por tanto, con los efectivos que somos, más los egresados de grado de Enfermería de este año (más de 350), habrá que afrontar la situación". El estado de alarma preveía medidas extraordinarias en materia de recursos humanos, pero ahora ya no se pueden aplicar: "No sabemos qué va a pasar, dependerá de cómo evolucione la pandemia".

Todas las direcciones de Enfermería del Salud cuentan ya con listados de profesionales dispuestos a participar en jornadas extraordinarias en la vacunación. El Colegio Oficial de Enfermería de Zaragoza puso a disposición del Salud un listado con unos 25 enfermeros jubilados dispuestos a administrar inyecciones y, además, cuenta con una veintena de profesionales retirados para atender el teléfono y resolver dudas sobre la campaña de inmunización. 

Para la presidenta del Colegio, Teresa Tolosana, si el verano pasado ya fue complicado, este se prevé también complejo: "Al desconocer las dosis de vacuna que llegan, es difícil hacer cuadrantes de turnos. Ya nos tocó doblar o hacer más horas y este verano, en función del suministro de vacunas, si hay que volver a hacerlo, lo haremos". "Este año me temo que sustituciones va a haber pocas, porque no hay bolsa. Es una sobrecarga añadida", afirmó: "Si hay mucha actividad y la plantilla es la que hay, debemos de tener en mente la redistribución de tareas".

Los Técnicos en Cuidados de Enfermería (TCE) de Aragón en el hospital Obispo Polanco, este miércoles en las concentraciones convocadas por SAE
Los Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE) de Aragón en el hospital Obispo Polanco, este miércoles en las concentraciones convocadas por SAE.
SAE

Como es habitual en verano, y también se hizo el año pasado, los hospitales cerrarán camas, aunque todavía no se conoce el número concreto, y siempre dependiendo de la evolución epidemiológica. Respecto a la organización de los turnos de los facultativos, Concha Ferrer, presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza, subrayó que ya se está planificando pero "está siendo un problema complicado, sobre todo en determinadas unidades donde el personal es escaso". 

El gerente del Salud, José María Arnal, ha autorizado, con carácter excepcional, que los nombramientos temporales que resulten necesarios en cada unidad de cuidados intensivos sean ofertados a los nuevos especialistas en Medicina Intensiva que hayan realizado su formación sanitaria en el mismo hospital. 

El Salud reconoce que "la finalización del estado de alarma puede provocar un aumento de número de casos" y para garantizar el mantenimiento de la calidad asistencial es aconsejable "modificar lo menos posible la actual composición de las plantillas de facultativos de estas unidades". Sanidad confirmó hace unos días su intención de renovar a 15 intensivistas -nueve refuerzos covid y seis residentes-, que formarán un equipo para cubrir el déficit de guardias.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión