Aragón
Suscríbete por 1€

coronavirus

Los diez peligros del esprint hasta la inmunidad de rebaño

El aumento del ritmo de vacunación permite intuir un futuro cercano sin covid, o con una influencia mucho más limitada de la enfermedad. Sin embargo, el camino aún entraña riesgos. 

Ambiente en Zaragoza en la noche en la que ha finalizado el estado de alarma en España.
Ambiente en Zaragoza en la noche en la que finalizó el estado de alarma en España.
José Miguel Marco

El aumento del ritmo de vacunación hace que se empiece a vislumbrar el final de una pesadilla que empezó hace más de 15 meses. En Aragón ya hay más de 200.000 personas con la pauta completa, mientras que el 36% de los mayores de 18 años ya tiene al menos una dosis. Este proceso de inmunización colectiva empieza a tener sus efectos en el control de la pandemia, con un volumen de contagios mucho más moderado que en otras olas epidémicas y una protección evidente para las personas más sensibles a la enfermedad. Los más mayores, los usuarios de residencias, los sanitarios y los profesores -ejemplos de colectivos que se han vacunado de forma generalizada- ahora se contagian menos y, sobre todo, logran esquivar de forma mayoritaria las consecuencias más graves de la infección.

Si se cumplen las previsiones, la campaña seguirá extendiéndose en las próximas semanas al resto de franjas de edad. El objetivo es que se pueda alcanzar el 70% de vacunados -y, con ellos, la ansiada inmunidad de rebaño- durante el mes de agosto (la consejera de Sanidad, Sira Repollés, llegó a concretar en la tercera semana). Sin embargo, el esprint hasta llegar a ese momento es largo, por lo que el personal sanitario advierte de los riesgos de empezar a correr demasiado deprisa. Estos son los principales peligros de correr demasiado: 

Primeras horas tras término del estado de alarma
1

El cansancio de más de un año:

La pandemia parece que nunca vaya a acabar, y algunos ciudadanos pierden la paciencia. Se vio el pasado sábado, cuando finalizó el estado de alarma, con personas que salieron a celebrar el final del toque de queda, algunas de ellas con actitudes irresponsables. Pero ya se veía desde hacía semanas, con comidas, cenas o reuniones de familiares y amigos que antes estaban más controladas. “La gente está hasta las narices y se nota, porque toman menos precauciones”, señalaba recientemente Francisco Laudo, coordinador del centro de salud de Tauste, que ha sufrido uno de los rebrotes más fuertes de esta quinta ola en Aragón.

Resultado de una PCR en el centro de salud de Delicias Norte, esta misma semana.
2

Presencia de la variante británica

Esta cepa es ya mayoritaria en Aragón. Aunque algunos expertos consideran que su presencia es positiva porque logra ‘taponar’ la entrada de otras variantes, su expansión marca diferencias importantes con respecto a las olas epidémicas anteriores. “Ahora, cuando se contagia un miembro de la familia, tarde o temprano caen el resto”, confirman los rastreadores aragoneses. Aunque su efecto no es más dañino, la variante británica resulta más contagiosa, lo que acelera la expansión del virus.

Vacunación contra el coronavirus en la parroquia de Nuestra Señora de La Almudena de Zaragoza.
3

Relajación por la vacuna:

El avance de la vacunación tiene, paradójicamente, un efecto adverso: al tener a las personas más vulnerables de la familia supuestamente inmunizadas, se relajan las medidas de precaución. “La vacuna da una falsa sensación de seguridad a los jóvenes, que piensan que ya no pueden contagiar a sus abuelos, y que a ellos el virus apenas les va a afectar”, señala Mari Carmen Lorente, coordinadora de enfermería del centro de salud de Tauste. La edad media de los contagiados ha descendido notablemente en las últimas semanas, hasta situarse en el entorno de los 38 años, cuando en diciembre superaba los 48.

Ricardo Soriano y su mujer, en la frontera de Aragón con la Comunidad Valenciana.
4

Medidas de apertura:

Poco a poco, las restricciones impuestas se van levantando. La semana pasada acabó el toque de queda, así como los cierres perimetrales de las comunidades autónomas. Eso implica un aumento de la movilidad entre territorios y, asimismo, de los contactos con familiares o amigos de otras provincias con los que llevaban tiempo sin poder reunirse. Del mismo modo, también se irá abriendo la mano con los horarios de la hostelería, con las celebraciones de eventos, con los aforos del público de espectáculos culturales o deportivos… Todas estas medidas son muy esperadas, aunque entrañan el riesgo de que se tomen cuando el nivel de contagios aún sea el adecuado.

Hospital Clinico. UCI / 18-11-2020 / FOTO: GUILLERMO MESTRE[[[FOTOGRAFOS]]][[[HA ARCHIVO]]]
5

Situación de los hospitales:

La cifra de hospitalizados entre planta y UCI por covid se mantiene por debajo de los 400 en Aragón. Se trata de un nivel más bajo que en la ola de enero (en torno a 800) y mucho más bajo que la de noviembre (se superaron los 1.000). Sin embargo, la presión asistencial es superior a la del verano pasado, momento al que se llegó con una situación de alivio tras el efecto que tuvo el confinamiento total de la población. Actualmente, las cifras de ingresos no se disparan pero tampoco se relajan, por lo que se mantiene una situación de alerta que, en caso de que aumenten los contagios, puede complicarse. La ocupación en las plantas de los hospitales se ha mantenido estable en el último mes, en torno a los 300 ingresados. Sin embargo, las UCI sufren un goteo lento pero incesable de ingresos. Actualmente hay 75 personas en los cuidados intensivos de los hospitales, cuando hace un mes eran 40. La reducción de la edad media del paciente hace que las estancias sean más largas y que, por tanto, se ocupen las camas más rápidamente.

La pérdida de olfato es uno de los síntomas de la covid
6

Menor alerta ante los síntomas:

Los sanitarios advierten de que al principio de la pandemia la población estaba más concienciada sobre los síntomas del coronavirus. En caso de que aparecieran la tos, la fatiga, el dolor de cabeza o la fiebre (entre otros), en general se tomaban las precauciones adecuadas de aislamiento y se buscaba un diagnóstico rápido. Ahora, ese nivel de alerta ha bajado, y se confía más en que esos síntomas solo sean una afección leve como catarros o resfriados. Además, las alergias propias de la época hacen que algunas personas que las sufren confundan estos síntomas.

Corina Butiuc, rastreadora del centro de salud Delicias Sur.
7

Complicaciones en el rastreo:

Los rastreadores han alertado de que su trabajo se complica últimamente por la negativa de algunos contagiados a facilitar los nombres de sus contactos estrechos. “Hay gente que no los da para no fastidiar a sus amigos”, han confirmado esta semana varios rastreadores a este periódico. La obligada cuarentena de diez días a la que se tendrían que someter hace que no se den esos nombres, por lo que estas personas siguen con su vida normal y -en caso de que estén contagiadas- continúan propagando la enfermedad. Además, en algunas zonas con alto nivel de nuevos positivos la transmisión comunitaria hace que sea difícil seguir el rastro de los contagios.

LA ALQUERIA. BODAS Y COMUNIONES CON RESTRICCIONES / 12-09-2020 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
8

Buen tiempo y celebraciones:

La llegada del buen tiempo y la ampliación de las horas de sol tienen el efecto beneficioso de que reducen los encuentros en los interiores, pero también invitan más a las relaciones sociales y al incremento de la movilidad. Además, mayo es un mes de celebraciones como comuniones o algunas fiestas patronales que, aunque están oficialmente suspendidas, la experiencia ha demostrado que algunos se empeñan en celebrar, con las consecuencias que ello tiene. En Tauste pueden dar fe de ello, y en otras localidades ocurrió algo similar con la festividad de San Jorge.

Terrazas en Jaca este fin de semana, con las cumbres del Pirineo al fondo aún nevadas.
9

Presión de los sectores económicos

Conforme mejore la situación epidemiológica, mayor será la presión de los sectores económicos afectados por la pandemia. La ‘pelea’ entre salud y economía está presente desde el inicio de la pandemia, pero ahora puede ser más intensa. Sectores como la hostelería y el turismo han sufrido el tremendo impacto de las restricciones, y poco a poco quieren recuperar la normalidad. Esta misma semana, los empresarios del ocio nocturno ya anunciaron que estudiarán recurrir la recién estrenada orden de horarios de apertura, ante lo que consideran un “agravio comparativo” con otras comunidades.

Vacunación en el Centro de Salud Bombarda en Zaragoza.
10

Infección en los vacunados:

La vacuna ayuda a frenar la propagación de la pandemia y, sobre todo, reduce de forma sobresaliente el riesgo de que la infección cause problemas graves. Sin embargo, no impide por completo que la persona vacunada pueda contraer el coronavirus, ni que esa infección requiera de una hospitalización. Este mismo martes, la directora del hospital de Calatayud, Cristina Guarga, alertaba de que “hay ingresos de pacientes con una o dos dosis”, por lo que hacía un llamamiento a la población para que no se relajen las medidas de distanciamiento social e higiene. “Hay que hacer mucha labor pedagógica, porque mucha gente piensa que como ya está vacunada no se puede infectar”, señala el enfermero Daniel Martín Bernad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión