Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los transportistas lamentan que se abra mañana la A-68 en Zaragoza y se les vaya a cobrar en Navarra

Tradime y Fetraz señalan que la puesta en servicio de Figueruelas a Gallur llega tarde, pero redundará en la seguridad.

Camiones circulando por el tramo de la A-68 que se abre mañana, a la altura de Pedrola.
Camiones circulando por el tramo de la A-68 que se abre mañana, a la altura de Pedrola.
TONI GALAN

Las asociaciones de transportistas de Aragón criticaron este lunes con dureza que se vaya a abrir al tráfico finalmente uno de los dos tramos pendientes de la A-68 en Zaragoza y ahora se les vaya a cobrar por utilizar la misma autovía a su paso por Navarra por decisión del Gobierno Foral.

La medida afectará a los más de 6.000 camiones que, de media diaria, transitan por este eje viario básico para conectar el Cantábrico y el Mediterráneo, según el último mapa de aforos del Ministerio de Transportes, que data de hace cinco años. La filosofía ‘quien contamina, paga’ se aplicará solo a los transportistas y entrará en vigor a partir del próximo año en cuatro autovías navarras, además de la N-121-A y se librará la que comunica Pamplona con Jaca (A-21).

El estreno de los catorce kilómetros entre Figueruelas y Gallur este miércoles por la tarde será así agridulce para los camioneros. Tanto Tradime-Aragón (Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Mercancías por Carretera) como Fetraz (Federación de Empresas de Transporte de Mercancías de Zaragoza) celebraron su puesta en servicio, sin dejar de criticar que se llegue "tarde" tras 30 años de reivindicaciones, de los cuales 16 se han ido en trámites y obras.

"Nos gastamos entre 5.000 y 6.000 euros al mes en gasolina y la mitad se lo lleva el Estado en impuestos"

El presidente de Tradime, José Antonio Moliner, circula a diario por la N-232 y lamentó la "barbaridad" que, a su juicio, supone que les vayan a hacer pagar por utilizar la autovía ahora que se va a conseguir corregir en Zaragoza uno de los puntos negros de la siniestralidad de país. "Nos gastamos entre 5.000 y 6.000 euros al mes en gasolina y la mitad se lo lleva el Estado en impuestos y, además, pagamos el resto de tributos como cualquier empresa. Entendemos que pagamos suficientemente por el uso de las infraestructuras", dijo.

Moliner invitó al ministro José Luis Ábalos, que vendrá a la puesta en servicio, a subirse a su camión para que vea el estado del siguiente tramo de la N-232 en obras, de Gallur a Mallén, para convencerlo de que liberalice el peaje de la AP-68 hasta que no se inaugure, a finales de 2022. "De noche y lloviendo no es peligroso, es lo siguiente. En la zona inicial y final hay hasta escalones y te obligan a hacer una ‘S’", lamentó.

Por su parte, el gerente de Fetraz, Fernando Viñas, consideró que la autovía dará "un gran servicio" a los transportistas y a los vecinos de las localidades ribereñas "aunque llegue muy tarde". Igualmente, trasladó su preocupación por el hecho de que el ejemplo vasco y navarro se emule en otros territorios y "con la excusa de la ecología" y les toque pagar a ellos el mantenimiento de las infraestructuras.

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión