Aragón
Suscríbete por 1€

coronavirus

"Adelantar el toque de queda restaría aún más confianza a los ciudadanos"

Aragón no se plantea nuevas restricciones, pero varias comunidades han solicitado al Gobierno que adelante a las 20.00 el toque de queda. ¿Qué supondría este cambio que hoy se debatirá en el Consejo Interterritorial?

El comercio aragonés ha adelantado sus cierres los viernes y el fin de semana.
El comercio aragonés ha adelantado sus cierres los viernes y el fin de semana.
EFE

Aunque hasta el lunes el Gobierno central se cerraba en banda, ahora parece que contempla la posibilidad de adelantar el toque de queda tal que a las 20.00, tal y como le solicitan algunas comunidades autónomas como Baleares o Castilla-La Mancha.  Aragón no lo ha planteado (“no vamos a pedir modificaciones respecto a la situación actual”, afirman en el Ejecutivo), si bien es cierto que hace justo una semana lo adelantó de las 23.00 a las 22.00 actuales. ¿Qué supondrían para los distintos sectores estas dos horas de limbo? ¿En qué otras ocasiones se ha contado con toques de queda en la Comunidad?

La prueba de fuego del pasado fin de semana resultó poco concluyente. Los bares y el comercio no esencial cerró a las 18.00 y eso no impidió que hubiera menos gente paseando por las calles. Pudo, incluso, tener sus efectos adversos pues se concentraron muchos más clientes en unas horas determinadas al tener menos disponibilidad horaria. Lo mismo sucede en los gimnasios: los que antes abrían hasta las 23.00 y ahora cierran a las 18.00 el fin de semana sufren un ‘overbooking’ contraproducente si lo que se quiere es luchar contra el virus.

“Todo lo que sea el solo anuncio de medidas más restrictivas baja la confianza del consumidor. La confianza empresarial está por los suelos y noticias o hipótesis como esta vienen a agravar esta confianza”, comenta José Antonio Pueyo, presidente de la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza y Provincia (ECOS). Los comerciantes advierten, además, de que es “por las tardes, en las últimas horas del día cuando más se vende”, por lo que creen que obligar a que las calles se vacíen a eso de las 19.30 solo puede ser “otra puñalada” más a sus ingresos.

La Policía controla en Zaragoza el cumplimiento de las restricciones.
La Policía controla en Zaragoza el cumplimiento de las restricciones.
Oliver Duch

¿Qué sucedería con los bares y restaurantes que tanto sufren las consecuencias de la pandemia? Desde la asociación de Cafés y Bares insisten en que cada nueva restricción supone “la crónica de una lenta e implacable agonía de los negocios del sector hostelero, que los aboca al cierre definitivo”. La entidad hizo recientemente una encuesta entre sus asociados, en la que más de tres de cada cuatro (72%) aseguró que la facturación cayó más de un 50% en el ejercicio 2020 en comparación con 2019. “Tenemos serias dudas de que las medidas adoptada relativas a la restricción de dos horas en la apertura y desarrollo de las actividades hosteleras los viernes, sábados y domingos sean efectivas y vayan a tener un impacto sustantivo en la reducción del número de contagios”, afirman los hosteleros, que creen “evidente” que la ola actual está provocada por las reuniones en espacios privados durante las fiestas navideñas.

Desde la Federación de Empresarios de Hostelería (Horeca) también consideran que el mayor riesgo está en los encuentros domésticos y advierten de que “hay mucha gente que sale de los bares y se va seguir consumiendo bebidas que compran en los ultramarinos”. Con este argumento, Antonio María Ceballos cree que la hostelería es “la excusa para afirmar que se toman medidas” y cree que el toque de queda podría adelantarse incluso a las 18.30 si el comercio cierra a las 18.00.

Está previsto que en el Consejo Interterritorial de este miércoles las Comunidades y el Estado debatan nuevas restricciones y el hipotético adelanto del toque de queda. Estos cambios horarios podrían, incluso, contribuir a que los usos y costumbres españolas se equipararan con los de los vecinos europeos e, incluso, las familias cenaran y se fueran a la cama antes. Aunque también depende de las horas de luz, este invierno hay muchas tiendas (incluido El Corte Inglés) que han decidido adelantar su horario comercial a las 9.00 para aprovechar la hora que antes quedaba muerta entre que abrían los colegios y levantaban su persiana las tiendas.

Antecedentes históricos

Ya casi parece un lugar común, pero la crisis sanitaria por el coronavirus está cambiando muchas costumbres cotidianas e, incluso, dejando hitos para la historia. Ni los más veteranos del lugar recuerdan, por ejemplo, cuándo fue la última vez que se decretó un toque de queda en Aragón, porque hay que rebuscar entre los archivos para encontrar antecedentes parecidos.

Si en la hemeroteca de este diario se busca “toque de queda” aparecen referencias a los disturbios del Ulster, la Lima de Sendero Luminoso o a un Sarajevo en guerra. La única referencia amable es un grupo de bachata aragonés con este nombre que hizo carrera a comienzos de los 2000.

Página de HERALDO del 24 de febrero de 1981 con información del golpe.
Página de HERALDO del 24 de febrero de 1981 con información de las medidas de excepción.
Heraldo

En democracia, sólo ha habido una vez que se decretara el toque de queda y fue únicamente en Valencia (tercera región militar) con motivo del golpe de Estado del 23-F. Milans del Bosch se erigió en autoridad para impedir que los civiles salieran a la calle más allá de las 21.00. En el mismo bando emitido por la radio, el general declaró que los servicios públicos quedaban militarizados, suprimió el derecho a huelga e impidió la actividad de los partidos políticos. Estas imposiciones, que los juristas no consideran válidas por ser decretadas por un militar y no por el gobierno, apenas duraron un par de horas hasta que, ya de madrugada, el rey Juan Carlos ordenó obediencia al orden constitucional.

Un par de casos singulares

No deja de ser cierto que durante el Franquismo aunque no se llamara “toque de queda” también se dieron diversos episodios en los que se declaró un “estado de excepción” en el que se recortaban algunos derechos, entonces, reunidos en lo que el régimen llamaba el ‘Fuero de los españoles’. Cada vez que había agitación en las calles (huelgas, protestas, alteraciones del orden público) se declaraba este estado de excepción que obligaba a recogerse temprano. Remontándose aún más en el tiempo, sí hay ejemplos de toques de queda ‘oficiales’, por ejemplo, en las zonas fronterizas del Pirineo aragonés. Algunos vecinos de Canfranc recuerdan cómo allá por 1943 cuando una brigada de la Wehrmacht se instaló en la frontera hispano-francesa impusieron sus leyes que incluían un horario máximo de estancia en las calles. En el trabajo de investigación de la historiadora Mercedes Yusta sobre los maquis del Maestrazgo, también se lee que “la provincia de Teruel fue una de las más conflictivas” como prueba el hecho de que en 1947 se declarara zona de guerra el Maestrazgo y se impusiera un toque de queda que obligaba a desalojar las masías por la noche: los masoveros eran obligados a pasar las noches en pueblos.

Encuesta: 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión