Aragón
Suscríbete por 1€

zaragoza

Cierre perimetral de Cuarte y Utebo: entre la resignación y las quejas por no tomar más medidas en Navidad

Algunos vecinos de estos dos municipios zaragozanos creen que se tenían que haber aplicado más restricciones antes de dispararse los contagios de covid.

Los contagios de coronavirus se han disparado tras las fiestas navideñas y el Gobierno de Aragón empieza a aplicar este sábado nuevas restricciones que incluyen el confinamiento perimetral de las tres capitales y seis municipios que suman unos 860.000 habitantes, el grueso de la población de la comunidad. Los vecinos aceptan con resignación las limitaciones que durarán un mes, pero algunos creen que ya que se esperaba que tras la Navidad empeoraran los datos, deberían haberse tomado medidas más duras entonces.

Antonio Andreu y Pilar Lienas esperaban este vienes al sol, al abrigo de la parada del autobús de la plaza del Ayuntamiento del Cuarte de Huerva, a que llegaran sus nietas del colegio a las 14.00. Aunque no pueden abrazarlas, lo que peor llevan en esta pandemia, al menos las ven. "Nosotros estamos jubilados, no nos afecta como a los que trabajan, pero estamos preocupados", reconoce Pilar sobre el cierre perimetral. "Lo primero, que somos abuelos y a los nietos no los podemos ni abrazar. Esa es la pena que tenemos", añade Antonio.

CUARTE SE PREPARA PARA ENTRAR EN NUEVAS RESTRICCIONES POR EL AUMENTO DE CASOS DE COVID / 15-01-2021 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
Antonio Andreu y Pilar Lineas, vecinos de Cuarte de Huerva.
Francisco Jiménez

Navidades solos en casa

Estas navidades las han pasado solos con un hijo que vive con ellos. Los demás, "han estado cada uno en su casa", dice Pilar, con pena, porque "es la primera vez que hemos estado separados", aunque viven todos en el municipio. Otros años la casa se llenaba con celebraciones para 15 personas.

En la plaza, Ruth Rufat, juega con su hijo Javier, de dos años. El municipio ha crecido en los últimos años por la llegada de muchas parejas jóvenes. Ella teletrabaja desde el inicio de la pandemia en marzo, pero el cierre perimetral le afectará "por mi madre, que vive en Zaragoza". El pequeño corre por la plaza desafiando al cierzo  y a su madre, a la que mira con una sonrisa pícara mientras se aleja cada vez un poco más. Ruth cree que los malos datos se deben a las celebraciones de las Navidades, en las que se tenían que haber tomado más medidas. "Está mal gestionado desde el principio. Conozco a gente que ha viajado por todos los lados. La gente tenía que haberse quedado en casa". 

"De 18.00 a 20.00 se factura mucho porque es la hora a la que sale la gente de trabajar"
CUARTE SE PREPARA PARA ENTRAR EN NUEVAS RESTRICCIONES POR EL AUMENTO DE CASOS DE COVID / 15-01-2021 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
Lucía Luna en el Bar Gramola Café de Cuarte.
Francisco Jiménez

En el bar Gramola Café, que lleva diez años abierto en la localidad, Lucía Luna explica desde el otro lado de la barra que lo que más van a notar será el adelanto de la hora de cierre. "De 18.00 a 20.00 se factura mucho porque es la hora a la que sale la gente de trabajar o de las actividades extraescolares y viene", cuenta sobre otra de las nuevas medidas. Después de un verano "bueno" porque tienen terraza notaron "bajón" de clientela en invierno con el frío.

Entre las actividades esenciales, que no tienen que seguir estas limitaciones de horarios se encuentran las peluquerías. Las de Cuarte van a echar en falta a clientas de los municipios del entorno como Cadrete y María de Huerva, además de las personas que se desplazan desde la capital. "Hoy ya hemos tenido unas 20 anulaciones", afirmaba Alicia Royo, saliendo de su salón Mi Mundo es Arte.

"Aquí estarían todos seguros, la peluquería no es un lugar de transmisión, tenemos a todo el mundo con mascarilla, geles y distancia de seguridad", asegura. El negocio lo montó hace seis años con su marido y no se queja de cómo les va porque han podido sacar a sus ocho empleados del ERTE, aunque reconoce que con la reducción de aforos y las medidas de prevención "la ganancia es menor y el gasto es mayor". 

CUARTE SE PREPARA PARA ENTRAR EN NUEVAS RESTRICCIONES POR EL AUMENTO DE CASOS DE COVID / 15-01-2021 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
Alicia Royo, en su peluquería en el centro de Cuarte.
Francisco Jiménez
"La gente se ha pasado. Se ha confiado. Los pocos que no lo hemos hecho, por precaución, porque tenemos un negocio cara al público y no nos podemos permitir el lujo de ponernos enfermos, no hemos caído" 

"Nos han declarado esenciales aunque tenemos un 21% por ciento de IVA", matiza, la bajada del impuesto es una de las reivindicaciones del colectivo. Está segura de que en la subida de los contagios se encuentran las secuelas de las celebraciones navideñas. "La gente se ha pasado. Se ha confiado. Está tan cansada que al final estas Navidades todo el mundo se ha juntado con todo el mundo. Los pocos que no lo hemos hecho, por precaución, porque tenemos un negocio cara al público y no nos podemos permitir el lujo de ponernos enfermos, no hemos caído". Asegura que lleva desde septiembre sin ver a sus padres y apunta, algo sorpendida, que se anuncien nuevas restricciones justo cuando ha empezado la presencialidad en los institutos. "Me parece contradictorio volver a masificar a gente en un aula".

Ignacio Palacios sale de trabajar de su empresa textil para ir a comer a casa. Los empleados que viven fuera ya tienen el justificante para poder desplazarse desde otros municipios. Coincide en que la Navidad "no ha ayudado" con la pandemia.

Cambio de horarios en Utebo

CUARTE SE PREPARA PARA ENTRAR EN NUEVAS RESTRICCIONES POR EL AUMENTO DE CASOS DE COVID / 15-01-2021 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
Debora Ayuso, en la Autoescuela Ferrari. 
Francisco Jiménez

El anterior cierre perimetral no incluyó al municipio zaragozano de Utebo, pero le afectó al estar rodeado de barrios rurales confinados como Casetas, Garrapinillos o Monzalbarba. Esta vez también se encuentra aislado.

Debora Ayuso, profesora de la Autoescuela Ferrari del municipio, espera en la puerta el inicio de una clase. Se desplaza desde fuera de Zaragoza, pero podrá seguir haciéndolo con justificante. Cuenta que sus alumnos también podrán hacerlo por tratarse de una actividad educativa. "Si no hay cambios", añade, rápidamente. El aforo de las clases teóricas ya está muy reducido y solo puede tener a seis alumnos en vez de 23. El resto puede seguir la clase 'online'. Para acudir de forma presencial hay que pedir cita. Pese a las restricciones afirma que hay demanda de clases porque la gente ha aprovechado el confinamiento y si se ha quedado en ERTE o en paro para sacarse el carnet de conducir.

UTEBO SE PREPARA PARA ENTRAR EN NUEVAS RESTRICCIONES POR EL AUMENTO DE CASOS DE COVID / 15-01-2021 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
Vilfredo Terán y su hijo Santiago, en Utebo.
Francisco Jiménez

Vilfredo Terán también necesitará ahora justificante pero para ir a trabajar a Zaragoza. Mientras espera a que salga su hijo Santiago de uno de los colegios públicos del pueblo explica que el adelanto del toque de queda de las 23.00 a las 22.00 hará que no pueda ir a buscar a su mujer al trabajo en una residencia de ancianos. "Sale a las 22.00 y no tengo salvoconducto para ir a buscarla. Ella no tiene carné". No culpa solo a las reuniones familiares porque habría otros lugares de riesgo de contagios como el transporte público. Tampoco cree que vengan principalmente del ocio, sector en el que trabaja, que siente que ha sido muy castigado como la hostelería.

"En el pequeño comercio yo no creo que sea necesario realmente cerrar a las 18.00 de la tarde porque hay tiendas en las que entras de uno en uno y además son los que más sufren"

Los hijos de Merche Germán ya han salido de clase. "Deberían haber puesto más restricciones y, sobre todo, que se paguen las sanciones", comenta. El cierre le impedirá ver a su familia en Zaragoza. "Tengo un sobrino de dos meses al que solo he visto una vez desde que nació". En las Navidades no se han juntado. Lamenta que "hay gente que no es responsable", pero entiende "situaciones de gente que no se ve en todo el año y solo se ve en Navidades y pedirles que no lo hagan es complicado".

Merche Germán, vecina de Utebo.
Merche Germán, vecina de Utebo.
Francisco Jiménez

Comprende que más restricciones en fechas de mayor consumo podrían "ahogar más al comercio y la hostelería" por lo que no sabe qué es mejor. Ni tampoco si serán eficaces medidas como adelantar el cierre de las tiendas. "En el pequeño comercio yo no creo que sea necesario realmente cerrar a las 18.00 de la tarde porque hay tiendas que entras de uno en  uno y además son los que más sufren".

La hostelería es otro sector al que están haciendo daño las limitaciones. En el bar Las Fuentes, las mesas y sillas de la amplia terraza permanecen amontonadas. El frío y el viento no invitan a ocuparlas. "Esta mañana se han sentado dos personas", lamenta José Luis Sarmentero, que trabaja de camarero, mientras recuerda que caben 44 mesas en el espacio de la amplia plaza. El establecimiento es uno de los más conocidos del pueblo, ubicado justo en el centro de la plaza del Ayuntamiento, y fue traspasado poco antes de la pandemia. "La culpa la tiene el Gobierno, no la gente", afirma sobre el aumento de casos, ya que debería haber controlado los contagios.

UTEBO SE PREPARA PARA ENTRAR EN NUEVAS RESTRICCIONES POR EL AUMENTO DE CASOS DE COVID / 15-01-2021 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
Antonio Hernández, en el establecimiento Color Plus de Utebo.
Francisco Jiménez

En la necesidad de haber sido más estrictos antes coinciden desde el establecimiento de Color Plus en la avenida de Zaragoza. "Si sabían que iba a pasar esto, la población es muy obediente, hacemos lo que nos dicen. Si nos abren las puertas, salimos y si nos encierran nos quedamos en casa", afirma Antonio Hernández. Por ello, cree que el problema es "de nuestros gobernantes" y de no haber restringido más antes. Critica que ahora "nos riñen". 

"No entiendo que se permita una aglomeración sin conocimiento en los grandes centros comerciales y luego en establecimientos así no nos permitan estar dos personas", lamenta, aunque ahora se vayan a controlar más los aforos en las grandes superficies.

Como en otros municipios el pequeño comercio trata de ganar peso en la pandemia por la baza de la proximidad. "Las necesidades básicas las tenemos cubiertas. Somos un pueblo que no nos falta de nada", asegura Cristina Dea, desde la tienda de frutos secos y encurtidos de Martín Martín, sobre la variedad de establecimientos. El cierre le impedirá llevar a su hijo a los entrenamientos de fútbol en Zaragoza, como la vez anterior.

En la céntrica calle peatonal, una de las más concurridas y comerciales, por las mañanas hay movimiento, pero por las tardes los establecimientos ven cada vez menos gente pasar por la puerta de sus negocios. El frío contribuye a ello. Algunas tiendas han colgado ya carteles adelantando el horario por la mañana intentando ganar horas, pero los bares todavía ven lejos el buen tiempo para que se vuelvan a llenar sus terrazas.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión