Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

coronavirus en aragón

La Navidad 'especial' de Pisón y otros aragoneses referentes: Sin celebración en Zaragoza y "quedadas" en el parque

Por primera vez, el escritor aragonés afincado en Barcelona ha renunciado a juntarse con sus cuatro hermanos en estas fechas. Otros consultados quedarán en espacios abiertos con sus seres queridos para evitar riesgos. Todos ellos prevén reducir las celebraciones al núcleo familiar más estrecho.  

Las Navidades especiales de seis aragoneses referentes
Las Navidades especiales de seis aragoneses referentes
Heraldo.es

Prudencia y responsabilidad. Dos palabras claves y reiteradas desde todos los ámbitos ante las fiestas navideñas en un contexto en el que los contagios están en aumento los últimos días en España. Desde las altas instancias del Gobierno central y aragonés se hace un llamamiento a hacer un "último esfuerzo" para no tirar por la borda lo logrado hasta ahora para afrontar la pandemia de coronavirus.  Y ello significar pasar la Navidad de una forma diferente a como estamos acostumbrados. 

También Juan José Badiola, director del Laboratorio de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, hace un llamamiento similar: "Tal y como está evolucionando la pandemia, estamos en muy buena situación en Aragón. Por favor, no estropeemos las cosas".

Este epidemiólogo llama a cumplir las medidas sanitarias cuando nos reunamos en casa con los más cercanos: mantener las distancias, ventilación "porque los aerosoles son un peligro", usar la mascarilla entre plato y plato y no compartir nada; además de la consabida higiene de manos. También extremar aún más las medidas en el caso de contar con personas mayores. Y si viene algún estudiante de fuera, un test "tampoco sobra". "Los peligrosos son sobre todo los asintomáticos", avisa.

Por su parte, Jesús Gonzalo, investigador del grupo de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza y que ha trabajado en el diagnóstico del coronavirus, recuerda que la enfermedad por la covid es la más mortal de todas las infecciosas. "Ha superado en solo un año a la turberculosis y la malaria, que se llevaban el premio gordo. Esto nos tiene que hacer reflexionar; hay que tenerle mucho respeto", advierte Gonzalo, que también habla de un nuevo reto a la vuelta de las Navidades: fomentar la vacunación ante la reticencia de cierta parte de la población.

Estas van a ser unas Navidades atípicas en la que faltarán a la mesa familiares y amigos en beneficio de la salud de todos. Seis destacados aragoneses del mundo de la universidad y la investigación, la empresa, la cultura y el deporte nos cuentan cómo van a pasar estas fechas tan señaladas:

Martínez de Pisón: "Este año he renunciado por primera vez a las Navidades zaragozanas"

El escritor Ignacio Martínez de Pisón en una imagen de archivo en Barcelona.
El escritor Ignacio Martínez de Pisón en una imagen de archivo en Barcelona.
EFE

El escritor aragonés Ignacio Martínez de Pisón -afincado en Barcelona- siempre celebra las Navidades en Zaragoza. Es la fecha segura en la que no falla ninguno de los cinco hermanos (tres de ellos viven en la capital aragonesa y una hermana, en Valladolid). Esto ha sido así desde su niñez; hasta ahora. Este 2020 han decidido aplazar ese encuentro entre todos para cuando haya "más margen de acción" al ser inviable reunirse los cincos con sus respectivas parejas e hijos en Nochebuena y el día de Navidad por el coronavirus.

"Este año he renunciado por primera vez a las Navidades zaragozanas. Son importantes porque no es tan habitual juntarnos los cinco. Al año solo nos vemos todos cuatro veces y esta va a ser la primera Navidad que no lo hagamos", se lamenta el escritor, para quien esta situación le crea sobre todo "una especie de desconcierto". "Es como algo que nunca habrías imaginado que fuera a ocurrir", comenta.

También habla de un poco de "cabreo" después de meses de restricciones y limitaciones de movimientos en los que hemos tenido que renunciar a una vida normal. "Estás un poco al tope de la resistencia. Ves que no solo las cosas no apuntan a mejor sino que podría ser que el primer trimestre de 2021 fuera peor que cualquier mes de pandemia", dice.

Ante este panorama, Martínez de Pisón pasará las fiestas navideñas en la Ciudad Condal con su mujer y sus dos hijos. El único plan especial que tienen previsto hacer los cuatro -si las condiciones sanitarias lo permiten- es desplazarse unos días a Madrid. "Ver lo que se pueda y salir a comer a algún buen restaurante, que se supone que estarán abiertos. Es la única celebración que nos podemos permitir después de tres meses sin viajar. Pero hasta tres días antes no lo podré cerrar; estoy a la espera de las restricciones que se pongan en marcha", señala.

Gil Bayona: "Optaremos por ser responsables y prevenir convivencias de riesgo, a la vez que las reduciremos casi hasta lo inexistente"

Fernando Gil Bayona, director general de BSH Electrodomésticos España.
Fernando Gil Bayona, director general de BSH Electrodomésticos España.
José Fernandez

Para Fernando Gil Bayona, director general de BSH Electrodomésticos España, las Navidades represetan un momento de descanso, recogimiento y de celebrar tradiciones familiares. Y también de hacer balance. "Cierras un libro, que es el año anterior, y esperas con ilusión el que viene. Es un necesario parón en el que recuerdo mucho la niñez y, sobre todo, la convivencia familiar", señala.

Todos los años, Gil Bayona celebra los días de Nochebuena, Navidad y Nochevieja repartidos por familias. El resto de las vacaciones navideñas suelen hacer una escapada al Pirineo para esquiar. La nieve es la "gran pasión familiar", reconoce este directivo, que también aprovecha el tiempo libre para leer y ver a los amigos. "Son días para quedar con ellos, rememorar una y otra vez las mismas anécdotas que te hacen reír, brindar y disfrutar de la vida", dice.

Sin embargo, las Navidades de 2020 para él van a ser "especiales". "Por un lado, por la tristeza de que nos faltan familiares muy cercanos por primera vez y hay un duelo que pasar en fechas tan señaladas y sentimentales. Y, en segundo lugar, porque el tradicional aspecto relacional con amigos y conocidos no va a existir en la misma medida", destaca el directivo aragonés.

"En mi casa entendemos todos que esto se va a arreglar y que es un último gran esfuerzo"

Ante estas fiestas marcadas por la covid, Gil Bayona subraya que optarán "por ser responsables y prevenir convivencias de riesgo, a la vez que las reduciremos casi hasta lo inexistente". "Después de un año tan duro, todavía lo hace más complicado. Algo nos va a faltar. Pero en mi casa entendemos todos que esto se va a arreglar y que es un último gran esfuerzo. Seguro que en un año estaremos en una situación mucho mejor", añade. Y en cualquier caso, resalta, disfrutarán de seguir juntos "con salud,  proyectos, muchas ilusiones y ganas de encarar 2021 con mucho ánimo".

Badiola: "Habitualmente nos juntamos estrictamente el núcleo familiar"

Juan José Badiola en una imagen de archivo.
Juan José Badiola en una imagen de archivo.
Francisco Jiménez

Con tres hijas viviendo en diferentes ciudades con sus respectivas familias, las Navidades en la casa del director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola, se organizan en función de los compromisos y trabajos de ellas. "Por ejemplo, mi hija mayor, que es médico en el Hospital Royo Villanova, tiene guardia en Nochebuena. En términos generales, procuramos juntarnos en la medida que podemos, pero habitualmente no todos a la vez. Mis hijas, que tienen niños, también deben ir con las familias de sus maridos. En España, lo habitual en las parejas es que las fiestas navideñas las pasen con una parte de la familia y la recíproca", comenta.

Este año, la Nochebuena y Navidad las celebrará en su casa con su mujer, la hija que vive en Barcelona y su nieta (cuatro personas). Y en Nochevieja, seguramente la pasarán con la hija que reside en Zaragoza, que tiene dos niños (en total, seis personas). 

"Nuestras Navidades no van a cambiar. Habitualmente nos juntamos un número muy pequeño y estrictamente el núcleo familiar. Vamos a ser los mismos que el año pasado. No vamos a pasar de seis personas", afirma.

Mayoral: "No vamos a pasar del entorno familiar más próximo. Y alguna reunión familiar más amplia que hacíamos se ha suspendido"

José Antonio Mayoral, reelegido rector de la Universidad de Zaragoza, el pasado 11 de diciembre en su despacho.
José Antonio Mayoral, reelegido rector de la Universidad de Zaragoza, el pasado 11 de diciembre en su despacho.
José Miguel Marco

El reelegido rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, resalta ante todo que hay que cumplir las normas para frenar el avance del virus. "Los rebrotes se han controlado muy bien en Aragón y las normas han funcionado", sostiene.

Él se las toma muy en serio y estas Navidades los encuentros se ceñirán exclusivamente a familiares con los que tiene convivencia. "No vamos a pasar del entorno familiar más próximo: hermanos y sobrinos directos. Sin allegados ni gente de fuera. Las diferencias con respecto a otros años es que las reuniones van a oscilar entre 5 y 9 personas; y alguna reunión familiar más amplia que hacíamos la hemos suspendido".

De este modo, la Nochebuena la pasará con la familia de su mujer. En total, serán nueve personas. "Hemos reducido la afluencia normal; igual que en Nochevieja y Reyes donde había reuniones más masivas", explica el rector. Precisamente, el 24 de diciembre hace los años el hermano pequeño de su padre ("tiene 91 años y es el único que queda vivo"). En estas circunstancias de pandemia, irá a su casa con su hija y solo podrán felicitarle de lejos y dejarle un regalo.

"No serán tristes porque haremos que sean felicies, pero sí echarás de menos a gente"

El día de Navidad lo celebrarán en Villamayor con su madre, a la que va a ver todos los sábados ("acudirá mi hermano y su hijo y seremos seis personas, como siempre") y Nochevieja y Reyes lo celebrarán en su domicilio con el círculo familiar más estrecho. "Es una pena porque estos días venían amigos de fuera de Zaragoza. No serán tristes porque haremos que sean felices, pero sí echarás de menos a gente. Aunque no pasa nada; lo importante es que ya tenemos vacunas y, aparentemente, hay retrovirales que funcionan. Al final venceremos y recordaremos esto como un mal trago que nos ha puesto un poco en nuestro sitio: seguimos siendo vulnerables", destaca.

Jesús Gonzalo: "Vamos a tratar de mantener a toda costa la ilusión de los niños. Nos juntaremos en el parque para entregar los regalos"

Jesús Gonzalo en el laboratorio, en una imagen de archivo.
Jesús Gonzalo-Asensio en el laboratorio, en una imagen de archivo.
Francisco Jiménez

El investigador del grupo de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza y profesor de Biotecnología Jesús Gonzalo-Asensio tiene dos niños pequeños, un motivo más que suficiente para que estas fechas navideñas sean muy especiales en su casa. Ver la cabalgata de Reyes, a Papa Noel, los regalos.... son tradiciones que este 2020 cambian por la pandemia. "Nosotros vamos a tratar de mantener a toda costa la ilusión de los niños. Queremos disfrutar de la cultura con ellos: ir al cine, al teatro... donde podamos", afirma.

El de Reyes es un día en el que van de casa en casa para que los pequeños reciban sus regalos. La solución "menos mala" que han pensado para este año es quedar con los diferentes familiares en los parques más cercanos a sus respectivos domicilios. "Nos juntaremos en un parque al aire libre para entregar los regalos, cumpliendo las normativas y adaptándonos al contexto", avanza.

La Nochebuena la celebrará con el núcleo familiar: su mujer y los dos pequeños. Y la Navidad se juntarán con su hermana, sus dos hijas y su marido (ocho en total). Un número muy reducido, ya que el día 24 solían reunirse unas 10 personas y el 25, 14 ó 16. Los grandes ausentes serán los abuelos, que estarán en la lejanía a través del teléfono. "Llevamos mucho tiempo sin verlos en condiciones normales. Es algo que nos da mucha pena y esa ausencia la vamos a notar más", se lamenta.

"Llevamos mucho tiempo sin ver a los abuelos en condiciones normales. Es algo que nos da mucha pena y esa ausencia la vamos a notar más"

Por otro lado, Gonzalo-Asensio -de 42 años y que trabaja en la Universidad desde 2002- está estos días preparando los documentos para optar a una plaza de profesor titular. "Los investigadores estamos en la cuerda floja; no tenemos estabilidad. No soy la excepción: es más bien la regla entre todos investigadores. Es muy raro aquella persona que con menos de 40 años esté estabilizada", lamenta este científico que, paradójicamente, es todo un referente en investigación genética.  

León: "Voy a Zaragoza este miércoles. Tengo ganas de ver a mi familia, llevo mucho tiempo sin estar con ella"

La jugadora de fútbol aragonesa Mapi León, en una imagen de archivo.
La jugadora de fútbol aragonesa Mapi León, en una imagen de archivo.
EP

La jugadora de fútbol aragonesa Mapi León, afincada en el FC Barcelona, reside desde hace años fuera de Aragón y las Navidades son momentos de estar ante todo con la familia. Son pocos los días que tiene libres entre entrenamientos y competiciones, de ahí que estas fiestas sean "especiales" para ella. "Voy a Zaragoza el día 23 (por este miércoles). Tengo ganas de ver a mi familia, llevo mucho tiempo sin estar con ella", dice. Tiene cinco días de fiesta seguidos y después dos más, el día 31 y Año Nuevo.

La Nochebuena la pasará con sus padres, su hermano y la pareja de este en el domicilio familiar. Será como todos los años; lo que cambiará será la comida de Navidad y Nochevieja. "El día 25 nos reuníamos una buena tropa en casa de un tío; éramos unas 16 pesonas. Ahora, se acabó la quedada familiar. Estaremos en casa, pero todavía no sé cómo nos vamos a organizar. Y la Nochevieja cenaré con mis padres y mi hermano y después de las uvas quedaré con alguna amiga. Vivo cerca de ellas y también las veo muy poco. Si no hubiera covid, nos habríamos juntado alguna amiga más", indica.

León -internacional con la selección española desde hace cinco años- comenta que su vida no ha cambiado mucho por la pandemia, más allá de extremar las medidas de seguridad. "La vida de una futbolista es entrenar, alimentarse bien y descansar. Es como si estuvieras en una burbuja entre comillas. Tenemos que tener mucho cuidado; cuando no entreno estoy casi la mayor parte del día en casa. Tienes una responsabilidad y debes de tener cuidado con los planes que haces. Lo que echo de menos es ir a comer fuera, por ejemplo", reconoce la joven deportista.

"A nadie nos gusta estar en esta situación. Es una tragedia todo lo que está sucediendo"

Durante los meses duros de confinamiento, se quedó sola en su casa de Barcelona por "miedo" a que durante el desplazamiento hasta Zaragoza pudiera infectarse y poner en peligro a sus padres. "En general, estoy preocupada como todo el mundo. Esperemos que esto se acabe, que la pandemia pare ya. A nadie nos gusta estar en esta situación. Es una tragedia todo lo que está sucediendo", concluye.

Etiquetas
Comentarios