Huesca
Suscríbete por 1€

Los franceses entran sin ningún control a Aragón pese al repunte de contagios

La DGA admite su preocupación y alega que carece de potestad para impedirlo. Podrán viajar a España a esquiar, mientras en Francia están cerradas las estaciones.

Clientes llegados de Francia en un supermercado en la carretera de la frontera de Bielsa.
Clientes llegados de Francia en un supermercado en la carretera de la frontera de Bielsa.
Rafael Gobantes

Cuando el día 23 abran las estaciones de esquí del Pirineo, los aragoneses no serán los únicos en poder disfrutar de la nieve. También los franceses tendrán total libertad para atravesar la frontera y viajar a la Comunidad, algo que paradójicamente está vetado a los habitantes de Navarra, Cataluña, País Vasco o Valencia, las más cercanas. 

El fin del confinamiento en Francia desde el pasado día 15, que se mantendrá hasta después de Reyes, ha provocado un flujo de ciudadanos hacia España. La situación preocupa teniendo en cuenta el elevado número de contagios en ese país. Además, el cierre de las estaciones de esquí francesas convierte a las pistas españolas en un foco de atracción para el turismo del otro lado del Pirineo, cuyos centros invernales mantienen parados los remontes y solo abren zonas bajas para practicar trineo, esquí de fondo o actividades infantiles.

Los contagios se están incrementando en Francia, donde el domingo, a dos días del fin del confinamiento vigente desde el 30 octubre (solo se mantiene el toque de queda de 20.00 a 6.00), se notificaron más de 11.533 nuevos casos, por encima del dato de este martes en España (11.078). 

"Los navarros no podrán venir a esquiar, pero sí los franceses", admiten fuentes de la Delegación de Gobierno en Aragón. "La frontera está abierta y una vez levantado su confinamiento son libres para viajar a España sin ningún problema, eso sí, una vez aquí se deben adaptar a nuestras restricciones", añaden. Sin embargo, "un aragonés tiene prohibido ir a Francia porque está sometido a un confinamiento perimetral en su Comunidad".

El Gobierno de Aragón reconoce su "preocupación" por los posibles efectos de este tránsito a la vista de los datos de Francia, pero "la circulación de personas está permitida y no se puede hacer nada". Desde la DGA precisan que "el Gobierno central conoce el problema", compartido con otras comunidades autónomas, del Pirineo y de la frontera con Portugal, pues se ha puesto sobre la mesa en las conferencias de presidentes.

Por su parte, el Ministerio del Interior alude al artículo 9.1 del Real Decreto del Estado de Alarma, de 25 de octubre de 2020, según el cual el régimen de fronteras no es competencia de las comunidades autónomas, que solo tienen potestad para decretar cierres perimetrales o totales dentro de su territorio. Con aquellos países con los que las fronteras están abiertas, "la única limitaciones es que sus ciudadanos, cuando llegan a España, tienen que cumplir con las normas que existen en cada territorio". Es decir, una vez aquí, deberían respetar el toque de queda o los cierres provinciales hasta el día 21 de diciembre.

Guardia Civil y Policía Nacional tampoco pueden impedir los desplazamientos por las fronteras interiores del Espacio Schengen, a diferencia del periodo de abril a junio, cuando se blindaron por la emergencia sanitaria. De hecho, desde el martes, los ciudadanos franceses están entrando con normalidad en Aragón. Respecto al diferente criterio aplicado en Cataluña, la Delegación del Gobierno dejó claro que la competencia sobre las fronteras es estatal, y cuerpos autonómicos como los Mossos d’Esquadra no tienen capacidad para prohibir el libre tránsito.

Vehículos franceses en la estación de servicio de Parzán, cerca de la frontera con Bielsa.
Vehículos franceses en la estación de servicio de Parzán, cerca de la frontera con Bielsa.
Rafael Gobantes

Polémica en el valle de Arán

Esto sobre el papel, porque la Policía de Cataluña ha realizado controles en el valle de Arán para impedir la entrada de franceses con el argumento del cierre perimetral. El día 15, mientras por Bielsa o Somport circulaban libremente, en el paso de El Portillón se formaron colas por los controles de los Mossos, que obligaban a regresar a Francia. El Consejo General de Arán y los alcaldes de los municipios de este valle mostraron su malestar este miércoles en una rueda de prensa, exigiendo a la Generalitat que facilite el paso a los turistas franceses.

Las consultas realizadas por este periódico sobre el tránsito entre los dos países por Cataluña confirman esas restricciones. En un cuartel de la Guardia Civil de una localidad leridana admitieron la existencia de controles por parte de la Policía autonómica, y "se está denunciando". "Llame a los Mossos porque es su competencia", contestaron en un puesto de la Policía Nacional, mientras que en una comisaría del cuerpo autonómico la respuesta fue: "Desde Francia no se puede venir a Cataluña a comprar, a visitar a un familiar o a esquiar porque estamos confinados". Reconocieron que están pasando, como evidencian las colas de franceses a las puertas de los estancos, "pero no deberían". 

El tráfico en Bielsa se duplicó el primer día de desconfinamiento

La afluencia de franceses en el primer día del fin del confinamiento en su país tuvo un claro reflejo en las cifras del tráfico en las carreteras de los pasos fronterizos. El túnel de Bielsa casi duplicó el número de vehículos, de los 130 o 140 de medida de los últimos días (la circulación es escasa por los límites a la movilidad) a 246, sobre todo turismos.

En las localidades fronterizas de la provincia de Huesca no se han visto las imágenes de las colas de franceses frente a los estancos de La Junquera, pero sí ha habido un goteo de ciudadanos de ese país. "Sí se ha notado, vuelven a pasar para comprar tabaco, alcohol o gasolina, que aquí son más baratos", ha indicado Javier Martín, dueño de un estanco de Canfranc. Su clientela potencial es más limitada, ya que procede de pequeños pueblos del otro lado. También han vuelto a abrir las tiendas de la frontera del Portalet, "aunque viene poca gente", según Santiago Gouarberes, de la Venta Anayet. Y lo mismo ha ocurrido en los supermercados de la carretera que conduce al túnel internacional Bielsa-Aragnouet. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión