Aragón
Suscríbete

#YoComproEnAragón

Covid-19

Los restaurantes caen hasta un 45% por el cierre a las 20.00 y las tiendas pierden un 15% de ventas

Los empresarios advierten de que no podrán aguantar mucho más con las restricciones horarias actuales.

Cierre de comercios y bares a las 20.00 por las restricciones en Aragón
Cierre de comercios y bares a las 20.00 por las restricciones en Aragón
Oliver Duch

El cierre de la actividad no esencial a las 20.00, en aplicación desde hace ya más de una semana como consecuencia del endurecimiento de las restricciones en todo Aragón, ha hecho caer drásticamente la facturación de los restaurantes y ha provocado descensos de ventas de hasta el 15% en el pequeño comercio. 

Tener que renunciar a las cenas, una de las principales fuentes de ingresos para multitud de hosteleros, ha hecho que haya empresarios que, directamente, se estén repensando su situación y la de su plantilla. La intención, en líneas generales, es aguantar hasta el día 30, momento en que podrían suavizarse parte de las limitaciones actuales. No obstante, muchos ya advierten de que si las restricciones horarias siguen en diciembre tendrán que tomar medidas "más drásticas".

Los pedidos para llevar –permitidos hasta las 22.00–, están lejos de ser la solución a pesar de los esfuerzos de las asociaciones del sector, que recientemente han lanzado una nueva campaña en redes animando a hacer pedidos a domicilios o a recogerlos en los establecimientos para ayudar a los negocios afectados por la covid.

Las nuevas restricciones se han sentido especialmente en puntos como el centro de Zaragoza. En La Lobera de Martín, la facturación ha caído "entre un 40% y un 45%", un porcentaje extrapolable a muchos otros negocios, según las principales asociaciones del sector. "No das cenas y, para colmo, tienes que levantar a toda la gente que está en la terraza", apuntó Gabriel Royo, uno de sus encargados. Aunque la reducción de aforos "se puede llevar", el cierre a las 20.00 ha resultado "especialmente doloroso", ya que, para muchos, supone dar por concluida la jornada en plena hora punta. "Hay gente que todavía no lo entiende y se confunde con el toque de queda", aseveró.

En la Cafetería Cibeles, en la plaza de Sas, los ingresos han caído"entre un 20% y un 30%" en cuestión de siete días. "Está todo muy flojo. Sobrevivimos como podemos", admitió su encargada, Ruth Rubio. El negocio está intentando aguantar por sus trabajadores a la espera de que la situación se arregle. "El local es nuestro. Si tuviéramos que pagar alquiler no sé si seguiríamos abiertos", agregó.

Cree, pese a todo, que la hostelería también tiene que poner de su parte para frenar los contagios. "Hay que adaptarse a lo que se nos diga, aunque no sé cuánto podríamos aguantar más así. Como mucho, dos o tres meses. Ahora mismo nos conformamos con que dé para sacar los sueldos", dijo.

En el pequeño comercio, la caída ronda el 15%. "Habrá subsectores, como la alimentación, que estarán creciendo en ventas por el cierre de la hostelería, pero otros, como el de equipamiento personal, cae por encima de la media", señaló José Antonio Pueyo, presidente de la Federación de Empresarios del Comercio y Servicios de Zaragoza. Los comentarios que le han trasladado esta semana son "de desasosiego", ya que, como recordó, comercio y servicios "no están siendo los culpables de los contagios, pero sí uno de los principales paganos".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión