Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Felipe Faci: "El curso será complicado, nadie sabe cómo va a evolucionar el virus"

El consejero de Educación de la DGA analiza el inminente inicio de un curso escolar que estará marcado por los ajustes que se derivarán de la pandemia.

El consejero Felipe Faci en el Departamento de Educación, Cultura y Deporte
El consejero Felipe Faci en el Departamento de Educación, Cultura y Deporte
FRANCISCO JIMENEZ

¿En qué momento se decidió que era imposible volver a clase con total presencialidad?

Nosotros teníamos todo preparado para el 30 de junio y ahí se planteaban tres escenarios. A la semana de empezar en la nueva normalidad comenzaron los rebrotes. Una semana después de las pruebas de acceso a la Universidad -a mediados de julio- vimos que debíamos modificar nuestras previsiones. No era responsable plantearnos el escenario 1 y teníamos tiempo para diseñar el 2.

Se le ha acusado de llegar tarde en el anuncio de las medidas para el inicio del curso escolar. ¿Considera que ha sido así?

Tras reunirnos con toda la comunidad educativa y recibir sus inquietudes, tomamos la decisión, aunque esperamos a la conferencia sectorial del jueves para comunicarla. Sin duda podríamos haber anunciado este escenario hace una semana o diez días, pero esperábamos a tener todas las certezas porque no es bueno lanzar mensajes en una dirección y luego cambiarla. No obstante, los equipos directivos han tenido información de lo que íbamos a hacer.

Desde la oposición hablan de "improvisación". ¿Cómo recibe estas críticas?

Todas las medidas que hemos adoptado han sido muy meditadas y consensuadas con toda la comunidad educativa. Improvisamos en el término positivo de la palabra en el desarrollo de la actividad en el último trimestre. Hemos tenido que gestionar modelos de organización desde escenarios inciertos que nadie conoce. Ahora hemos diseñado un escenario y sin duda tendremos que improvisar porque nadie sabe cómo se comporta el virus. El valor ha sido desarrollar un modelo educativo y poderlo adaptar a las certezas que teníamos en cada momento.

¿Cree que colegios e institutos están preparados para adoptar todas estas medidas?

Los centros están trabajando en aplicar todas las medidas, no digo que no tengan dificultades porque no están, en general, pensados para combatir un virus. He de decir que ha habido otras circunstancias, como la gripe A o los brotes de meningitis, y que los centros siempre han dado una respuesta adecuada como lugares seguros. Los centros educativos son el espacio más seguro en que puede estar un alumno, además de su domicilio, porque tiene unos profesionales magníficos, una programación, una organización, unos horarios y un modelo de convivencia.

¿También lo son para los docentes?

Son seguros para el profesorado y tratamos de que lo sean más. Entiendo la preocupación que pueden tener las familias o algunos docentes pero se están aplicando todas las medidas para que sean espacios seguros.

Los sindicatos y directores de centros consideran insuficiente la dotación adicional de 350 docentes. ¿Cómo la valora usted?

Nosotros hicimos un modelo de organización con el escenario 1 y estas semanas estamos viendo cuáles son las situaciones para producir desdobles con la intención de bajar la ratio y dotar a los centros educativos de los recursos necesarios. Colegios e institutos van a tener los recursos que precisen para poder desarrollar la actividad educativa y en eso estamos trabajando.

¿Cuántas aulas adiciones se han aprobado para el próximo curso por la pandemia?

No puedo dar un número exacto porque todavía estamos trabajando en ello. El 80% de las aulas de infantil y primaria tienen ratios inferiores a 22 o 20 alumnos por aula. La ratio media en la ciudad de Zaragoza está por debajo de los 22. Este es el punto de partida, no por situación covid. Sí que es cierto que en algunas zonas tenemos ratios más altas por la presión demográfica y que algunos cursos, sobre todo, quinto y sexto de primaria tienen más alumnos. Estos grupos los estamos desdoblando para que tengan ratios equivalentes a las de otros grupos y cursos.

En zonas como la 8 de Zaragoza, donde algunos colegios todavía no están terminados, ¿se pondrán más aulas prefabricadas?

Vamos a poner más aulas prefabricadas para facilitar y favorecer los desdobles. Ahora estamos adaptando los espacios. Para hacer los desdobles por covid se implantarán unas 8 o 10 aulas más.

Alrededor del 20% de los docentes se han formado para las clases ‘online’. ¿Será suficiente si hay que confinar aulas o centros?

Tenemos la plataforma Aeducar, del Gobierno de Aragón, que ha tenido muy buena acogida. Más de 250 centros educativos ya se han adherido y lo que estamos haciendo es formar a quienes la tienen que gestionar. También estamos haciendo formación para otras plataformas que tengan los centros. Durante estos meses se han inscrito y recibido formación más de 7.000 docentes. Es un número significativo puesto que en un curso normal son entre 2.000 y 3.000.

Los alumnos de bachillerato y ESO funcionarán con el modelo de semipresencialidad. ¿Va a influir en la adquisición de conocimientos?

Los docentes tienen que preparar una programación con las competencias clave y los contenidos fundamentales. Hay que trabajar con metodologías diferentes, para las que vamos a hacer formación. Tenemos el refuerzo de la plataforma digital donde hay elementos fundamentales que pueden ayudar: se pueden compartir archivos y documentos, grabar clases y publicarlas... Unos alumnos pueden estar trabajando en el centro educativo a través de la plataforma y otros pueden hacer lo mismo desde su casa.

¿Se valora la posibilidad de retransmitir clases en ‘streaming’?

La plataforma Aeducar no tiene como fundamento general dar clases en ‘streaming’, pero se podrá hacer si los centros lo consideran oportuno.

Se anunció la compra de 10.000 ordenadores y tabletas. ¿Serán suficientes?

El curso pasado pudimos atender lo que era más urgente, con 3.000 equipos que prestamos a las familias. En algunos casos, los centros educativos también cedieron equipos. No puedo decir que tuvieran una eficacia del 100%, pero en esos momentos era lo que se podía hacer. Teníamos identificados a todos los alumnos y en función de eso hemos hecho las notificaciones al Ministerio de Educación, que licitará los equipos de todas la comunidades autónomas a través de la empresa Red.es. Estamos siguiendo el proceso para tener los dispositivos cuanto antes.

Usted ha dicho que va ser un curso complicado. ¿Hay un plan b sin llegar al cierre de los colegios?

El curso será complicado porque nadie puede decir cómo va a evolucionar el virus dentro de un mes. Estamos planificando en abierto para poder adaptarnos. El paso de un escenario 1, 2 o 3 no es radical. De hecho, en este escenario 2 hemos mantenido la esencia del 1, adaptando una serie de medidas. Un paso radical hubiera significado que no se mantuviera el comedor o los madrugadores para evitar momentos de conflicto. El tránsito se hace con medidas ponderadas y atenuadas.

En el supuesto de que estas medidas no funcionaran. ¿Se eliminaría el comedor o el servicio de madrugadores?

Si vemos que hay alguna disfunción con estos servicios lo que hay que hacer es aplicar medidas para corregirla; no cerrarlos. Lo que tenemos que hacer estos días es ver cómo están funcionando todos los servicios -educativo, comedor y transporte- para que si hay alguna incidencia se pueda corregir. Este verano hemos tenido el programa Abierto por Vacaciones y ha habido incidencias, a las que se ha dado una respuesta sin cerrar colegios. No es comparable, pero se trata de un banco de prueba para saber si los centros pueden dar respuesta a una situación sanitaria como la actual. Hemos visto que sí.

Fernando Simón dijo que se podrían tomar medidas extraordinarias en determinadas zonas para la vuelta al colegio. ¿Se valora en Aragón?

A día de hoy se van a abrir todos los colegios de Aragón. No está contemplado que haya colegios que no se abran en una zona determinada. No sé si se darán circunstancias para que se tengan que tomar otras medidas de carácter excepcional. Hay que contemplarlo todo, pero en este momento no es ni previsible ni estamos trabajando en esa dirección.

¿Qué puede provocar el cierre completo de un centro?

La autoridad sanitaria decidirá cuándo cerrar un aula y un colegio; por eso estamos trabajando en el protocolo en el que se van a identificar cada uno de los casos que se puedan dar para que se tenga clara la respuesta. Si en un grupo hay un alumno contagiado, automáticamente, ese grupo se aísla y se hacen pruebas a todos los alumnos. El cierre del colegio no obedece a una decisión cuantitativa, sino a las circunstancias que pueda haber en el centro.

¿Como será la coordinación entre el Salud y las escuelas?

Lo estamos ultimando y perfilando estos días. Fundamentalmente la idea es buscar un sistema ágil de respuesta, cuya responsabilidad no recaiga en los centros educativos y que estos tengan un apoyo que coordine todas las acciones. Nos queda definir exactamente en qué va a consistir, pero estos son los fundamentos.

Unas 200 familias piden que el regreso físico al colegio sea voluntario. ¿Se les abrirá un expediente de absentismo?

El derecho a la educación no está sujeto a ningún tipo de decisión. Respeto al máximo y empatizo con las familias que están preocupadas por sus hijos y la vuelta al colegio, pero yo lo que quiero trasladar es que confíen en sus centros educativos que siempre han dado la mejor respuesta en situaciones difíciles. No se trata de aplicar un protocolo de absentismo absoluto, que evidentemente está previsto para garantizar el derecho a la educación de los menores, sino de disuadir para que las familias no tomen decisiones equivocadas.

¿Cuáles son los protocolos para los niños y docentes vulnerables?

Los centros educativos tienen identificado tanto al personal como a los alumnos vulnerables. Tenemos que tener especial protección y cuidado para que no estén sometidos a situaciones de riesgo. Si por prescripción médica se recomienda a un menor que no asista de manera continuada al centro, le daremos una atención adecuada como se hace cuando hay alumnos que no pueden acceder al centro educativo. En el caso de los docentes se aplicarán medidas de especial protección, como es el uso de mascarillas FPP2.

¿Los padres deberán firmar un documento de declaración responsable?

No me cabe la menor duda de que los padres son responsables, pero puede darse el caso de que no se tenga suficiente información. Nuestro objetivo es dar la máxima información para que los padres sepan cómo actuar. Estamos trabajando con la declaración responsable sobre la información recibida, pero ya veremos cómo lo instrumentalizamos.

En las escuelas de educación especial, algunos niños necesitan enfermeros y auxiliares, ¿se podrá garantizar con el actual déficit de este personal?

Estamos en el proceso de contratación. Creo que en estos momentos no hay problemas. Los centros cuentan con una plantilla fija y solo se contrata el personal complementario por nuevas necesidades.

¿Es consciente de que el aula burbuja se va a romper cuando el alumnado salga del colegio?

Es una parte de la información que queremos trasladar a las familias. Queremos que se sepa que no hacemos nada si extremamos las medidas de seguridad en los centros educativos y luego no lo hacemos en el ámbito familiar. El virus está fuera de los colegios, hay que evitar que se lleve a ellos.

¿Las medidas planteadas podrían modificarse a lo largo del curso?

Ojalá se pudieran revertir en este curso. Hay medidas que serían las primeras que se deberían adoptar: recuperar la presencialidad total y eliminar la mascarilla para los grupos estables de convivencia. Lo importante es estar preparados para adoptar con carácter inmediato las mejores decisiones para garantizar la salud de alumnos y personal.

¿Cuál ha sido la decisión que más le ha costado tomar?

No garantizar la presencialidad para todos los alumnos desde el inicio del curso escolar. Siempre he dicho que los principios que deben regirse son: seguridad, normalidad, presencialidad y responsabilidad.

¿Cuál es su mayor preocupación con el regreso al aula?

Mi principal preocupación es que hayamos acertado en las medidas, que seamos capaces de llevarlas a cabo y que con esto contribuyamos a que se pueda mejorar la salud y la seguridad.

¿Qué mensaje mandaría a la comunidad educativa?

Que confíen en los centros educativos, que son seguros y siempre lo han sido. También quiero agradecer a la comunidad educativa, padres, personal y alumnos el esfuerzo que han hecho.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión