Despliega el menú
Aragón

aragón

Protestas en pueblos de la línea de tren Zaragoza-Arcos por la pérdida de expediciones

En Purroy denuncian que se quedan sin conexión con la capital y que es la gota que colma el vaso.

Los niños de Purroy participaron el jueves en la protesta que se llevó a cabo en la estación.
Los niños de Purroy participaron el jueves en la protesta que se llevó a cabo en la estación.
MACIPE

Indignación, hastío y cabreo son los sentimientos de los vecinos de algunos de los municipios situados en el servicio de ferrocarril regional que va desde Zaragoza hasta Arcos de Jalón afectados por la supresión de algunas expediciones. Esta eliminación fue completa con el decreto del estado de alarma y el confinamiento, pero, denuncian, se ha mantenido aún con la vuelta a la nueva realidad.

 Es el caso del tren que salía de Calatayud a la capital aragonesa a las 13.20 y el que partía desde Delicias en dirección opuesta a las 16.36. Para pedir su vuelta se ha iniciado una recogida de firmas a través de la plataforma change.org. (https://www.change.org/p/renfe-paradas-de-trenes-en-zonas-rurales-805ed694-8144-4166-93ae-a1e306a24a8d?signed=true)

"Llevamos dos meses y solo tienes la opción de un regional para ir a Zaragoza a las 8 de la mañana y para volver es ya por la noche", denuncia Luisa Marín, vecina de Purroy núcleo integrado en el Ayuntamiento de Morés, e integrante de la Asociación Purroy Unido.

 Desde el Gobierno de Aragón, que no tiene la competencia, reconocen que les consta que no se han recuperado todos los trenes por lo que han solicitado a Renfesu restitución, aunque todavía no hay respuesta. Las protestas de hoy no son fruto de las últimas semanas, sino que tienen más historia: "Esta es la gota que ha colmado el vaso", sentencia.

"Cada vez tenemos menos servicios"

Así lo recuerda Asunción Sances, que en agosto de 2013 ya participó en las reivindicaciones por la supresión de uno de los itinerarios que iba a Calatayud. "Pagamos lo mismo, pero cada vez tenemos menos servicios", se lamenta. En este sentido, Marín apunta que "teníamos las pancartas preparadas porque llevamos ya tiempo reclamando que el tren que salía de Calatayud a media tarde parase aquí, porque seguía pasando", insiste. En el caso de Jaione y Solange Pallán, dos jóvenes que solían recurrir al servicio, indican que "veníamos los fines de semana y no puedes, porque han quitado trenes y ya dependes de que te vayan a buscar en coche".

Precisamente con la cabecera comarcal bilbilitana, demarcación a la que pertenecen, tienen unas combinaciones "sin sentido", indica Marín. "Para ir tienes que coger uno a última hora de la noche y la vuelta es a primera hora de la mañana del día siguiente, por lo que puedes ir a Calatayud a dormir y no mucho rato", se queja con ironía. Las expediciones suprimidas, indica, "eran útiles para que quien vive en Zaragoza y tiene una segunda residencia o familia pudiera venir". "Somos pocos, pero para muchos es el único medio de transporte público que tenemos, porque no hay autobús", añade.

En el caso de Paracuellos de la Ribera, Pedro Alba, concejal y miembro de la Asociación Amigos de la Celtiberia, lamenta que "nos dejan cada vez con menos alternativas y da que pensar. Vale que redujeran por la pandemia, pero es que la gente tiene que seguir yendo al médico", insiste. También se cuestiona un punto común con otros de sus compañeros de reivindicación: "La cosa es que trenes pasan y no paran".

Dependecia de los mayores

En Ariza, cerca del final de línea, las paradas se han ido reponiendo salvo la frecuencia de los viernes por la tarde, que es la que habitualmente usan los estudiantes que van y vienen a la capital aragonesa. Allí, se quedaron, como en tantos otros municipios, sin venta presencial de billetes. "Todas estas decisiones nos hacen ver que no tienen en cuenta la realidad de los pueblos: donde la gente mayor depende de estos medios de transporte para acudir a servicios básicos como el médico", apunta Isabel Renieblas, de la Asociación Alto Jalón.

A estas reivindicaciones sobre el transporte, Santiago Gimeno, también vecino de Purroy, critica la falta de una conexión adecuada a Internet. "El Ayuntamiento ha hecho todo lo que ha podido, pero las empresas no lo atienden. Aquí pagas impuestos y el Estado te abandona, así que no digan de España Vacía porque la están vaciando a posta". 

Etiquetas
Comentarios