Despliega el menú
Aragón

coronavirus en aragón

Objetivo: evitar brotes del coronavirus entre los temporeros

Dos trabajadores de la división de Cáritas Diocesana Barbastro-Monzón toman la temperatura en los asentamientos de estos trabajadores coyunturales del campo.

Juan Rico y N’Goro Coulibaly, trabajadores de Cáritas Diocesana de Barbastro-Monzón
Juan Rico y N’Goro Coulibaly, trabajadores de Cáritas Diocesana de Barbastro-Monzón

Dos de los trabajadores de Cáritas Diocesana de Barbastro-Monzón, Juan Rico y N’Goro Coulibaly han sumado una nueva rutina a la labor de atención que desarrollan cada año en los asentamientos de temporeros situados en la comarca del Bajo Cinca: tomar la temperatura de sus ocupantes. El objetivo es detectar posibles casos de coronavirus y evitar contagios.

Para cubrir todo el territorio sometido a este procedimiento han sido creadas dos unidades especiales, que se mantendrán activas hasta la finalización del estado de alarma y que incluyen la participación de otras asociaciones de carácter social (Cruz Roja y Cruz Blanca) así como de los Servicios Sociales de la Comarca del Bajo Cinca. De momento no ha sido detectado ningún caso sospechoso de la covid-19 a través de estos controles.

Los alojamientos

Aunque se han adaptado a la situación actual, Juan Rico –es trabajador social– y N’Goro Coulibaly –mediador– suman otras muchas tareas año tras año, siempre coincidiendo con la campaña de recogida de fruta y por lo tanto, con la llegada de miles de temporeros al Bajo Cinca. Del conjunto de estos trabajadores, un alto porcentaje encuentra alojamiento en fincas o viviendas proporcionadas por los agricultores. No obstante, la carencia de infraestructura aboca a otros a vivir a la intemperie, en pajares, casetas o almacenes abandonados.

A raíz de la pandemia, además de atender sus necesidades básicas, los trabajadores de Cáritas han centrado sus esfuerzos en informar a estos colectivos de las restricciones derivadas del estado de alarma, y han dado prioridad a otra de sus actuaciones habituales: la mediación con las administraciones locales para lograr el cierre de estos asentamientos y el traslado de sus ocupantes a un alojamiento alternativo. Y es que, tal y como explica Rico, "estos asentamientos carecen de servicios básicos, como agua corriente o sanitarios, y por lo tanto, es imposible que sus ocupantes cumplan con las medidas higiénicas recomendadas, lo que puede llegar a suponer un importante problema de salud pública".

Aunque las unidades especiales se disolverán al finalizar el estado de alarma, Cáritas, junto a otros colectivos, seguirán como cada año trabajando con los temporeros más vulnerables con el reto de "dignificar su estancia entre nosotros", concluye Rico.         

Reportaje de la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios