Despliega el menú
Aragón

Una promoción de futuros docentes de Enseñanzas Medias y FP muy virtual

Más de 650 estudiantes del máster de formación del profesorado de las universidades de Zaragoza, San Jorge y la UNED llevan a cabo estos días prácticas telemáticas en 140 institutos y centros aragoneses.

Talin Arbás, estudiante del máster de profesorado en la especialidad de Biología y Geología, habla con su compañera de prácticas en el IES Félix de Azara de Zaragoza.
Un estudiante del máster de profesorado en la especialidad de Biología y Geología, habla con su compañera de prácticas en el IES Félix de Azara de Zaragoza.
Heraldo.es

Cuando empezaron a estudiar el máster de formación del profesorado imprescindible para ejercer la docencia en ESO, Bachillerato o FP, principalmente, soñaban con poder enfrentarse a una clase llena de alumnos, algo que se espera con tanta ilusión como temor. El coronavirus ha truncado sus planes y se van a convertir en una promoción de futuros docentes muy virtual. Apenas han pisado durante este curso las aulas en las que llevan a cabo las prácticas obligatorias, pero han encontrado en internet y las tecnologías los aliados perfectos para aprender a ser maestros en tiempos de pandemia. Con sus más y sus menos, por supuesto.

En Aragón hay 659 estudiantes de este máster que estos días llevan a cabo sus prácticas telemáticas en 140 institutos de Secundaria y FP, además de otros centros como conservatorios. De ellos, 522 son alumnos del Máster Universitario en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanzas de Idiomas, Artísticas y Deportivas de la Universidad de Zaragoza, 99 de la Universidad San Jorge y 38 de la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). Otro puntal de esta experiencia que están adquiriendo son los 430 docentes que ejercen como sus tutores. Además, otros 16 jóvenes las cursan en otras comunidades autónomas.

Son datos que maneja la coordinadora del máster en el campus aragonés, Pilar Rivero. "En las dos primeras semanas de enero tuvieron un primer periodo de prácticas en el que conocieron a sus tutores de referencia, el contexto general y sociocultural de los centros, su forma de funcionamiento, los departamentos y sus proyectos", explica. Sus seis semanas a pie de aula debían comenzar el 23 de marzo, pero el covid-19obligó a posponerlas hasta después de Semana Santa. Durante ese tiempo se adelantó materia lectiva y se vivieron "dos semanas de vértigo", asegura Rivero, para tomar decisiones, regularizar los cambios e informar y coordinar a todos los implicados. Una solución similar se ha tomado en otras regiones como las universidades públicas de Navarra y La Rioja, mientras en Andalucía las prácticas continúan todavía en el aire y en la Comunidad Valenciana ya las habían finalizado cuando se declaró el estado de alarma.

"He tenido suerte con mi tutora y estoy trabajando a gusto"

"He tenido suerte con mi tutora y nos ha dado todas las facilidades para poder llevar a cabo actividades con los alumnos y, si queremos, dar clases a través de las plataformas que utilizan. Estoy trabajando a gusto, aunque siempre te queda el vacío de no tener la oportunidad de conocer el día a día en una clase presencial y poner cara a la gente, vivir el ambiente. De momento todo parece un poco impersonal". Lo cuenta un licenciado en Geología y estudiante del máster en la Universidad de Zaragoza, en la especialidad de Biología y Geología, que lleva a cabo sus prácticas en 1º y 4º de la ESO en el instituto Félix de Azara de Zaragoza. Lo eligió por caer cerca de su domicilio.

A sus 23 años, el covid-19 también le ha llevado a estar inmerso en un ERTE, ya que estaba empleado varios días a la semana como camarero. Esta primera semana tanto él como su compañera de prácticas han estado ocupados. La suerte quiso que antes de empezar la cuarentena pensasen en recoger hojas en un parque de la zona para una futura actividad en el instituto que han podido plantear telemáticamente. Los chicos han tenido hasta que localizar por 'street view' dónde estaba el árbol del que procedían. "Ahora estamos pensando en otra relacionada con minerales, que tengo una colección en mi casa, en la que propondremos que los identifiquen y los relacionen con cosas que tienen en sus hogares", adelanta.

Su horario no es fijo, como tampoco lo es en la mayoría de los docentes en estas inusuales jornadas. Este pasado viernes, sin ir más lejos, se les colgó internet cuando su tutora iba a dar una clase 'online' por la mañana que acabaron traslandado a las 17.00. Aunque echa de menos "el contacto con la realidad que vamos a vivir en el futuro", reconoce que "hoy por hoy no hay otra solución". Le gustaría, eso sí, poder asistir algún día como oyente a alguna clase presencial aunque ya tenga su título en la mano.

"Un docente tiene que estar preparado para estas situaciones"

La coordinadora del máster de formación del profesorado reconoce que no es lo mismo la docencia a distancia que el tú a tú. Una desventaja ante la que pone en el otro lado de la balanza que un docente "tiene que estar preparado para situaciones excepcionales" como la actual. "Si los profesores están impartido clases desde sus domicilios, los alumnos tienen que hacer lo mismo que cualquier docente. Las herramientas tecnológicas son básicas en el modelo educativo y están aprendiendo a sacarles provecho. Además, van a afrontar la brecha tecnológica y social y a encontrarse con realidades muy duras", dice Rivero.

Mientras, desde el Departamento de Educación de la DGA destacan que estos 659 futuros docentes van a poder impartir la unidad didáctica que incluyen sus prácticas 'online' y tienen acceso directo a los alumnos al otro lado de la pantalla. Además, colaboran con el profesor igual que si se tratara de una clase presencial, ya que ayudan en la corrección, diseñan e innovan con actividades que han aprendido en el máster. 

Además, Educación subraya que así como en otras autonomías los profesores de Secundaria no han dado el visto bueno a continuar la tutorización de las prácticas, en Aragón se ha considerado una oportunidad. Valora que esta fórmula hace de la necesidad virtud y constituye  también "una forma de innovar y de aprovechar una situación tan incierta como la actual para convertirla en la oportunidad de aprender y fomentar el aprendizaje 'online'".

Sigue las últimas noticias del coronavirus.

Toda la información sobre el coronavirus en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios