Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

flora

Aragón, una de las regiones con mayor porcentaje de arbolado dañado

La Comunidad aragonesa cuenta con un 31,5% de su superficie forestal dañada y en los últimos cinco años ha sido la región que ha sufrido un mayor deterioro debido a la sequía y a la procesionaria.

Bolsones de procesionaria en el parque de Torre Ramona.
Bolsones de procesionaria en el parque de Torre Ramona.
L. R.

La Comunidad aragonesa se encuentra entre las regiones donde más ha aumentado el porcentaje de árboles dañados. Concretamente, un 5,4%. Un porcentaje que sitúa a Aragón como una de las zonas donde “más decae el estado de salud de las masas forestales”, según se especifica en el Inventario de Daños Forestales en España, elaborado por el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a través de la dirección general de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal. Aragón, con un 31,5% de su arbolado dañado, se exhibe como una de las regiones con mayor porcentaje de su masa forestal dañada, junto a Madrid (41,7%), Baleares (38,4%) y Castilla-La Mancha (36,7%). Pero no solo eso, los bosques de la Comunidad aragonesa han sufrido en los últimos cinco años el mayor deterioro en comparación con el resto de regiones, un 12,5%. Por delante de Baleares (11,5%) y Castilla-La Mancha (11,4%).

Un deterioro causado en Aragón, que posee el 8,4% de la superficie forestal de España (18.259.572,69 hectáreas en el conjunto del país), principalmente por “causas abióticas, como la sequía o la procesionaria”, se explica en el informe. “Aunque también se observa una importante presencia de Viscum álbum (llamado comúnmente muérdago blanco), que ataca mayoritariamente al pino silvestre, y también al pino carrasco”.

Y es que según detallan “el muérdago, que sigue siendo un serio problema en áreas concretas, continúa creciendo en la Comunidad”. De hecho, en la provincia de Huesca y Zaragoza ya se han observado graves infestaciones y en la provincia turolense, sobre todo en la Sierra de Albarracín y en la de Javalambre, además de en las comarcas del Bajo Aragón, Bajo Martín y Matarraña, se han detectado daños muy graves sobre diferentes especies de pinos. Al igual que niveles elevados en otro tipo de coníferas como en los abetos, “que ha ocasionado la muerte de bastantes pies y un grave debilitamiento de los abetales en el entorno de Villanúa y en la pista forestal que sube al pico Cotiella, en Huesca”.

La buena noticia, según se especifica, es que la presencia de procesionaria, muy presente en el sur de Teruel, “ha disminuido ligeramente su presencia en la Comunidad”. Sin embargo, este lepidóptero ya ha causado graves daños sobre el pino negro en Teruel, concretamente en la carretera N-211 entre Montalbán y Caminreal, y en Huesca, en el acceso al castillo de Guargas. También sobre pino silvestre se han observado graves defoliaciones en las localidades oscenses de Aínsa, La Fueva, Troncedo, en la pista forestal de acceso a Nocito y en la carretera de Senz a Viu.

La sequía, “la principal causa de daños en los árboles”

Pero si algo está provocando que la superficie forestal aragonesa pierda salud es la sequía. (https://www.heraldo.es/noticias/aragon/huesca/2019/08/28/asi-se-ve-la-sequia-desde-el-aire-barro-y-tierra-cuarteada-en-mediano-1331518.html) Como se anota en el Inventario, “los altos porcentajes de defoliación registrados podrían tener relación con que los periodos de sequía sean cada vez más extremos, recurrentes y prolongados en nuestro país, afectando este hecho a la capacidad de recuperación de las masas forestales”. De hecho, en prácticamente toda la Comunidad se han observado daños por la sequía, siendo la más notable la de los abetales pirenaicos, que se localizan en las localidades oscenses de Villanúa, Biescas y en la Sierra de la Tendeñera.

Por su parte, el granizo, como suele ser habitual en la provincia de Teruel, también volvió este último año. Las granizadas intensas en Royuela afectaron al pino silvestre y en San Agustín, a las encinas y los enebros de la miera.

De la misma forma, se continúan encontrando daños por sal sobre el pino negro en el Puerto de Cotefablo (Huesca) y en el acceso a las pistas de esquí de Valdelinares en Teruel.

 

Etiquetas
Comentarios