Despliega el menú
Aragón

Tormentas

El granizo arrasa unas 10.000 hectáreas
de cultivo en cuatro comarcas aragonesas

El pedrisco arruina viñas, almendros, hortalizas, legumbres y multitud de cultivos de cereal.

Las bolas han destrozado vehículos, árboles y canalones y los agricultores hablan ya de graves daños en los cultivos
Las bolas han destrozado vehículos, árboles y canalones y los agricultores hablan ya de graves daños en los cultivos

La fuerte granizada del lunes arrasó más de 10.000 hectáreas de cultivo en cuatro comarcas aragonesas. Así lo indican las primeras estimaciones, basadas en los partes recibidos este martes por la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro). El pedrisco arruinó vides, almendros, frutales, hortalizas y multitud de cultivos de cereal. Los mayores daños se registraron en la provincia de Zaragoza, aunque también hubo afecciones en Huesca y en Teruel. Solo en Villanueva de Huerva, según fuentes del sindicato UAGA-COAG, la tormenta afectó "a la mitad del término municipal", dañando, en muchos casos, hasta el 90% de las viñas. En ciertos casos, "solo quedaron los sarmientos".

El episodio, de apenas una hora de duración, dejó a la mayoría de los agricultores "desmoralizados". Sobre todo teniendo en cuenta que este mismo año ya habían sufrido unas heladas que mermaron entre un 10% y un 15% la producción. El granizo, cuentan los testigos, tenía un tamaño similar al de las monedas de un euro. Los hubo que incluso lo compararon con nueces y que aseguraron no haber visto nunca nada similar.

Aunque este lunes ya había desaparecido de calles y campos, hay caminos y parcelas inundadas y embarradas en las que, según aseguran los afectados, no se podrá entrar al menos hasta la próxima semana.

Para los cerealistas, las lluvias de principios de semana supondrán un parón de al menos dos o tres días. "En cuanto se sequen las parcelas, los agricultores volverán a cosechar y empacar", expusieron desde UAGA-COAG.

Hasta el 80% de los siniestros, dijeron desde Agroseguro, se produjeron el lunes por la tarde. Las lluvias descargaron hasta 49,2 litros por metro cuadrado en el Valle de Hecho y 46,6 en localidades como Castejón de Valdejasa, según los registros de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Hubo puntos, no obstante, en los fue imposible realizar una medición exacta, ya que la tromba destrozó los pluviómetros.

Agroseguro recibió ya este martes los primeros partes de agricultores de la provincia de Zaragoza, aunque se cree que el grueso llegará a lo largo de esta semana, por lo que no se descarta que el número de hectáreas afectadas pueda variar en las próximas horas.

Las pérdidas ya están siendo evaluadas por los peritos y serán cuantiosas. Por el momento, se sabe que la granizada afectó a zonas "con altos niveles de implantación del seguro agrario". En la comarca Comunidad de Calatayud, dañó, principalmente, la fruta de Velilla, Maluenda y Codos. Y aunque la mayor parte del cereal había sido cosechado, la cebada estaba todavía pendiente, lo que supone afecciones de entre el 20% y el 30%. La zona peor parada fue, en este caso, la localizada en la parte occidental de la comarca, lindando con la provincia de Soria.

Otros municipios como Retascón, Villarroya del Campo, Langa del Castillo, Torralbilla, Mainar o Villarreal de Huerva, en la comarca Campo de Daroca, también sufrieron importantes daños. En Mainar, afirman desde UAGA-COAG, "faltaba por cosechar el cereal de la zona de regadío", el de mayor producción.

Las pérdidas, según los propios agricultores, varían entre el 30% y el 90% en función de las parcelas y, de acuerdo con el sindicato, también afectan al maíz y a unas 14 hectáreas de patata.

Otras incidencias

En Langa del Castillo y Torralbilla se registraron, además, daños en parcelas de lentejas que tendrían que haber sido cosechadas a finales de mes. La fuerza del agua hizo que se desprendieran de la planta, algo que también ocurrió con las uvas y almendras siniestradas en otros municipios. A esto hay que añadir las marcas de granizo que ‘afean’ los cultivos aún en pie, que harán que no se puedan comercializar u obligarán a reducir su precio.

En la Ribera Baja, las afecciones fueron muy localizadas. Perjudicaron, principalmente, a Fuentes de Ebro, donde el granizo comprometió la cosecha de cebollas de la Denominación de Origen que estaban a punto de recogerse.

Etiquetas
Comentarios