Despliega el menú
Huesca

comarca del cinca medio

Productos biológicos y endoterapia para abatir a la procesionaria en Monzón

Algunos árboles van a ser tratados con materiales no tóxicos y en otros, el método consistirá en la inyección de las sustancias directamente a su tejido vascular.

La procesionaria ataca especies coníferas, como pinos y anetos
La procesionaria ataca especies coníferas, como pinos y anetos
Ayuntamiento de Monzón

Como cada otoño, la procesionaria ataca a árboles, en concreto pinos y abetos, y los ayuntamientos se ponen manos a la obra para combatir estas plagas. Con los años, los tratamientos se han ido modernizando y adaptando a un contexto más respetuoso con el medio ambiente y menos nocivo, tanto para las personas como para el resto de seres vivos que habitan en el entorno de los árboles.

Así, el Ayuntamiento de Monzón va a llevar a cabo dos estrategias para acabar con la procesionaria de sus pinos. Desde este miércoles y también durante el jueves se está actuando en ocho áreas periurbanas de la localidad. En siete de ellas, es una empresa especializada la que está llevando a cabo el tratamiento.

Éste consiste en aplicar productos biológicos, no tóxicos, sobre los pinos afectados. Al no tratarse de materiales nocivos, no es necesario guardar distancias de seguridad, aunque sí es recomendable que no haya nadie en el radio más cercano a los árboles en el momento de la aplicación.

Para evitar estas situaciones, durante estos dos días, los técnicos encargados de la fumigación irán avisando a los viandantes de la zona para que eviten el paso cerca de los árboles.

La ladera del castillo, el campo de tiro, los parques de Conchel y el de detrás del Palomar, la fuente del Saso, la ermita de La Alegría y el parque de Los Sotos, excluyendo la zona de juegos, son las áreas en las que se está llevando a cabo este tratamiento.

La otra técnica escogida por el Ayuntamiento de Monzón para combatir la procesionaria es la endoterapia. Se trata de un método cada vez más empleado para este fin por su escasa agresividad contra los propios árboles y contra el entorno natural. Así, los productos indicados para acabar con la plaga se inyectan en el tronco del pino, directamente a su tejido vascular, donde entra en contacto con la savia.

Este método ya se empleó en la localidad en el pasado, para combatir al mosquito tigre en los árboles plataneros. Ahora, los árboles del resto de Monzón afectados por la procesionaria serán tratados de esta manera.

Etiquetas
Comentarios