Despliega el menú
Aragón

Coronavirus

"Estamos en un hostal de Quito sin salir y sin saber cuándo volveremos"

Dos aragonesas cuentan cómo está siendo su experiencia en el extranjero en plena crisis del coronavirus.

Imagen de la campaña sanitaria desarrollada en Ecuador
Imagen de la campaña sanitaria desarrollada en Ecuador
Heraldo

María Ruberte viajó a finales de febrero a Ecuador para participar, de forma voluntaria, en una campaña sanitaria. Un mes después, con la iniciativa ya cancelada por el coronavirus, se encuentra recluida en un hostal de Quito junto a otras ocho enfermeras y sin saber con certeza cuándo volverá a España.

El Gobierno de España trabaja para reagruparles y dará prioridad a menores y estudiantes
El Gobierno de España trabaja para reagruparles y dará prioridad a menores y estudiantes

Su vuelo saldrá, en teoría, el próximo sábado, pero los de esta semana, en los que tendrían que haber regresado otras compañeras, han terminado cancelándose con apenas unas horas de antelación. Tanto ella como el resto –forman parte de un grupo mayor de 63 sanitarios– están en contacto "directo y diario" con el consulado. "Nos dicen que, en principio, los vuelos programados vienen vacíos para llevarnos a España, pero que no pueden asegurarnos nada", explicó.

Esta última semana apenas han podido salir del hostal. Solo lo hacen para comprar y con mascarilla. El problema, señaló Ruberte, es que la situación se complica cada vez más, ya que el número de casos está creciendo exponencialmente tanto en España come en Ecuador, lo que podría obligar a tomar nuevas medidas para frenar los contagios.

"Si cancelan el vuelo del sábado nos ha dicho que, en principio, ya no nos podrían repatriar, y que tendríamos que esperar hasta que empezasen a operar con normalidad los vuelos a España. Tenemos una gran incertidumbre", admitió.

"Quedarme parece la opción más segura"

Kamila Tukhlinovych, estudiante de Ingeniería Mecánica de Erasmus, prevé pasar sola la cuarentena en Bruselas "por decisión propia". Sus compañeras de piso se marcharon ya el pasado martes, pero ella, tras analizar la situación, cree que quedarse es "lo más sencillo y seguro". No es una decisión que haya tomado al 100%, ya que todavía espera hablar con el consulado y está a la espera de respuesta por parte de la Universidad de Zaragoza. Teme, no obstante, que volver a España le lleve a perder su beca Erasmus y a tener que ‘reengancharse’ a las clases del campus público a mitad del cuatrimestre.

"Mi padre, además, sería población de riesgo en caso de contagio", añadió. En Bruselas, la cuarentena comenzó el pasado lunes. La situación, aseguró, es similar a la que se vive en España, solo que el Gobierno belga sí permite, por el momento, pasear y hacer deporte.

"Las clases se imparten de forma ‘online’, está todo bastante bien organizado. La intención es retomar las presenciales de cara al 20 de abril, pero la gente está empezando a marcharse. Se nota, por ejemplo, en las residencias de estudiantes", dijo. Tanto ella como su familia están viviendo la crisis del coronavirus "con relativa calma", ya que, en su caso, "ninguna de las opciones es verdaderamente favorable". "La de quedarme es la más difícil a nivel mental, pero creo que seguiré aquí de forma indefinida", afirmó.

Etiquetas
Comentarios