Despliega el menú
Zaragoza

coronavirus

Aragonesas atrapadas en Filipinas por el coronavirus: "Somos víctimas del miedo"

Las zaragozanas Victoria Sanz, Carlota Ágreda y Helena García se encuentran, junto a centenares de españoles, sin poder salir de este país asiático tras el cierre de fronteras para contener la pandemia. Les cancelaron el vuelo de regreso a España y desconocen cuándo podrán volver a casa.

Las zaragozanas Victoria Sanz, Carlota Ágreda y Helena García, en las Colinas de Chocolate de Bohol (Filipinas), antes de complicarse su situación por culpa de la pandemia.

Cuando Victoria, Carlota y Helena, tres amigas de la capital aragonesa, viajaron a Filipinas el pasado 8 de marzo era "impensable" para ellas que no pudieran volver a casa. Apenas cinco días después de llegar al país asiático, la situación empezó a complicarse en España, que hoy es ya el segundo foco de contagios por coronavirus en el mundo. El aumento de casos obligó al Gobierno español a decretar el estado de alarma, con el consiguiente cierre de fronteras, y su vuelo de regreso a Madrid (previsto para el próximo lunes, 23 de marzo) ha sido cancelado este martes por la compañía. 

"Nos avisaron hace tres o cuatro días de que cerraban las conexiones domésticas aquí en Filipinas y desde el consulado nos aconsejaron ir a Manila, la capital, lo antes posible. No sabemos qué hacer... Tenemos contacto con otros españoles en nuestra situación y hay gente que ha comprado vuelos y se los están cancelando o cambiando para dentro de un mes. Para no gastarnos el dinero que nos queda para subsistir, no hemos comprado ningún vuelo de momento, porque puedes perderlo todo y encima quedarte aquí quién sabe cuánto...", lamenta Victoria Sanz, de 25 años. 

Las tres amigas se marcharon a Filipinas por un viaje de turismo que compraron hace tiempo. Y como le ha pasado a tantos otros, la evolución de la pandemia y las medidas extraordinarias que han tomado los distintos gobiernos las han dejado "atrapadas" en un país extranjero, sin fecha de vuelta y con la incertidumbre de entrar en cuarentena a miles de kilómetros de sus casas. Exteriores sigue recabando datos del número de personas que se encuentran en esta situación, desde que se decretó el estado de alarma en España. Las tres jóvenes, que forman parte de un grupo de WhatsApp surgido allí en Cebú (Filipinas), estiman que hay al menos un centenar de españoles pendientes de hacer trámites con la embajada para agilizar su regreso.

Las tres amigas (una sacando la foto), a su llegada al aeropuerto de Cebú.
Las tres amigas (una sacando la foto), a su llegada al aeropuerto de Cebú.
V. S.

El miedo que provoca la pandemia lo complica todo. Cuentan que hay hoteles e incluso vuelos que están vetando ya la entrada de españoles e italianos -al ser ambos países los principales focos de contagio-. "La gente aquí es muy amable, no sentimos rechazo; pero creemos que la gente tiene miedo y el Gobierno de aquí quiere que salgamos lo antes posible; al final es lo que queremos todos, pero no podemos. Nos quedamos en Cebú porque ya no había vuelos domésticos que nos llevaran a Manila, se agotaron hace días. Creo que todos estamos siendo víctimas del miedo: la gente de aquí y de allá", confiesa esta zaragozana, que vive con preocupación las últimas noticias acerca de la pandemia. Sus familias intentan ayudarles también desde Zaragoza, pero aseguran que hay mucha "desinformación" en ambas partes del mundo. "El propio personal de la embajada nos dice que no tiene respuesta para todas las preguntas, que la situación cambia a cada hora", comentan. 

Ellas tampoco culpan a las compañías, saben que los contagios se han disparado de un momento a otro y eso ha obligado a tomar medidas drásticas. Pero temen que el aeropuerto de Cebú, donde se encuentran ahora mismo, cierre, y decreten también la cuarentena en el país. 

"La gente tiene miedo, ya no al coronavirus, sino a quedarse lejos de casa mucho tiempo porque tampoco sabemos… Aquí ya hay toque de queda a las 20.00. No sabemos a cuánto puede ir esto, si se alargará una semana, si nos quedaremos encerradas en un hotel o nos van a dejar alojarnos en ellos. Eso tampoco creo que sea decisión del Gobierno, pero como se está creando este miedo hacia los españoles... Nunca imaginamos esto... Está pasando aquí y en todos lados...", afirman preocupadas.

Gracias al contacto que mantienen con otros españoles en Filipinas, Victoria y sus amigas están recibiendo por goteo distintas informaciones que les transmiten estos días desde la embajada, aunque según señalan, muchas son contradictorias y tampoco les solucionan mucho las cosas.

"No sabemos si nos meterán en cuarentena, si haremos escala aquí o allá, si podremos entrar a España y por dónde. Desde el Gobierno no nos están dando una información clara", se queja una de ellas, que tratará de ponerse en contacto este miércoles con su compañía aseguradora para ver si su póliza de viaje les cubre algo. Por lo que cuentan, la primera cancelación la sufrieron hace ya varios días, cuando fue suspendido un vuelo interno de Cebú a Manila operado por Filipinas Airlines. 

Después, con el repunte de contagios en España, la compañía Turkish Airlines canceló también su vuelo de Manila a Madrid, previsto para el próximo lunes, y que hacía escala en Estambul. "Cuando llegamos aquí era impensable algo así... Lo que está pasando en España y en todos lados, que están cerrando el mundo", lamenta Victoria, a la espera de que la embajada les informe de cómo actuar para poder volver a casa. Temen que Filipinas entre también en cuarentena y tengan que hacer un confinamiento a miles de kilómetros de distancia, en un país que no conocen y en el que tampoco tienen a nadie que les ayude a salir adelante. 

"Al menos -confiesan- nosotras somos tres amigas y nos tenemos las unas a las otras... pero hay gente viajando sola, con otras necesidades, de medicación, etc. Nosotras estamos bien físicamente. Pero anímicamente tenemos una incertidumbre muy grande... Nos imaginamos muchos panoramas, llamando a nuestras familias todo el día para intentar que alguien les diga qué podemos hacer desde España. Se están volcando mucho, pero enfrentarse al cierre mundial de aeropuertos no parece fácil... Ojalá podamos volver pronto a casa", subrayan. 

Al menos un centenar de españoles se encuentran atrapados en este país asiático. Exteriores no da cifras pero reconoce que hay mucha demanda y pide paciencia.

Ministerio de Exteriores

Por su parte, la embajada, el consulado y los consulados honorarios en Filipinas "están trabajando activamente con las autoridades" del país para que faciliten el traslado a Manila o a los aeropuertos internacionales de los, al menos, 490 españoles atrapados en distintos puntos del país.

Se trata de permitir la salida del país de aquellos españoles que se encontraban de viaje en Filipinas y que se han visto directamente afectados por las "drásticas restricciones de movimientos" impuestas para evitar el contagio del país asiático, ha informado el Ministerio de Exteriores.

Solo en Filipinas, Exteriores tiene localizados a 490 españoles "en situación de necesidad o urgencia" y desesperados por salir, ha precisado.

Según las fuentes de Exteriores, "muchos turistas han salido ya de Filipinas de vuelta a España", pero otros muchos se encuentran actualmente en los aeropuertos internacionales a la espera de poder salir. "También quedan españoles aún en áreas más remotas del país, lejos de los aeropuertos internacionales", ha reconocido el Ministerio, que ha dado instrucciones a los representantes españoles para que asistan a estos viajeros.

Además, España se ha unido a las demás embajadas de los países de la Unión Europea para negociar con las autoridades filipinas una solución a los cientos de viajeros atrapados.

Etiquetas
Comentarios