Despliega el menú
Aragón

navidad

Elegir un juguete u otro, sí, importa

Youtube, gracias al auge de los influencers infantiles, continúa creciendo como plataforma de distribución de anuncios de juguetes entre los más pequeños.

Catálogos de juguetes.
Catálogos de juguetes.
Heraldo

Puede que se haya convertido en una de las preguntas más trilladas durante estas fechas en los últimos años, sin embargo, sigue estando a la orden del día. ¿Todavía hay juguetes para niños y para niñas? ¿Cómo elegir el juguete adecuado para evitar que se reproduzcan estereotipos y roles de género? Durante este mes de diciembre, el Servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza imparte una serie de charlas informativas sobre ‘Juegos, juguetes y criterios para elegirlos’ tanto en la Casa de la Mujer como en varios centro de la capital aragonesa.

¿El objetivo? Compartir con la ciudadanía la importancia de la elección de un juguete u otro a la hora de promocionar el uso no sexista de los juguetes. La encargada de estas charlas informativas es Sara García, técnico de igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza. “Jugar es un aprendizaje que, además, se produce en todas las culturas”, afirma.

Sin embargo, en una época como la Navidad, cuando las ventas de estos productos se disparan, se hace necesario hablar de las campañas publicitarias para avanzar en la igualdad, pues “es imprescindible aprender a analizar los valores que esconde”.

Por su parte, García asegura que los juguetes no son ni buenos ni malos en sí mismos. “El verdadero problema es que la mayoría de los anuncios se dirigen a la población de una manera segmentada, con juguetes relacionados con el cuidado, lo doméstico y el glamour para las niñas y con la acción y el movimiento para los niños”, explica la experta, mientras comparte numerosos ejemplos actuales con la audiencia.

Y aunque afirma que en los últimos años se han producido numerosos avances en este sentido, como demuestran algunos de los catálogos de juguetes de este año que exhibe, en los que vemos a niños y niñas, juntos, jugando con una cocina, cuidando de un bebé o a los vaqueros, en su opinión, “todavía queda mucho por hacer en este sentido”.

Además, estos nuevos modelos empiezan a aparecer en algunos catálogos, pero todavía no son visibles en otros medios como la televisión o los propios expositores de grandes superficies. De hecho, según un estudio realizado por la Junta de Andalucía el pasado año, en torno al 54% de los anuncios de juguetes de siguen siendo sexistas.

Sin duda, uno de los cambios más importantes que se han producido en los últimos años en este sentido es el cambio en la forma de distribución de la publicidad. Hoy en día, la decisión de compra mayoritaria sigue basándose en el boca-oído, sin embargo; internet continúa comiéndose el terreno de otros canales tradicionales como la televisión.

“El 54% de los niños piden juguetes que han visto a otra personas, frente al 22% por televisión y el 14% en Youtube a través de canales de influencers infantiles como Ryan, un estadounidense de 8 años que tiene más de 8 millones de seguidores”, destaca García.

Entre los ejemplos mencionados por la experta, expone el de la mítica muñeca ‘Barbie’, de la casa Mattel, quel ha tenido que adaptarse al espíritu de los tiempos y dejar atrás el arcaico modelo de feminidad que ofrecía por su línea de ‘Inspiring Women’ con mujeres inspiradoras, o su línea de género neutro.

“Del otro lado, nos encontramos con ejemplos como los Ksimeritos, uno de los juguetes más vendidos en todo el mundo que consiste en unos bebés neonatos que requieren de los cuidados de una enfermera, Tania, que ofrece una imagen completamente estereotipada”, critica.

Educativos y cooperativos

Pero, ¿qué podemos hacer para corregir esta tendencia? En su opinión, algunas de las claves pasan por apostar por juegos y juguetes educativos, que promocionen la cooperación y a los que puedan jugar tanto niños como niñas juntos y que no necesariamente han de ser ni caros ni sofisticados.

“Otro de los graves problemas con los que nos encontramos hoy en día es que muchas veces no tenemos tiempo de jugar con los más pequeños”, lamenta García, que destaca la importancia de “jugar juntos”.

Etiquetas
Comentarios