Despliega el menú
Aragón

lotería de navidad

La distinta fortuna de los agraciados con la lotería de Navidad

Dos afortunados con el Gordo del año pasado y el ganador de la famosa cesta navideña de Calamocha cuentan hasta qué punto aquellos pellizcos, que celebraron por todo lo alto hace un año, les han llegado a cambiar la vida.

La fiesta se celebró así en el vestíbulo del colegio San Viator de Huesca.
La fiesta por el Gordo se celebró así en el vestíbulo del colegio San Viator de Huesca.
Rafael Gobantes

Un año después de ese triunfo del humilde que para muchos es el Gordo de la Lotería de Navidad, uno se pregunta si hay un antes o después de ser bendecidos por la suerte. Los auténticos millonarios son escurridizos a la hora de hablar sobre si el sorteo más famoso de España ha cambiado o no sus vidas, ni siquiera suelen ser los que esa mañana de cada 22 de diciembre celebran su fortuna con alegría desbocada. Su experiencia sí la cuentan los que compraron participaciones, compartieron décimos y cumplen ese tópico de que el dinero les sirvió para tapar agujeros, pagar algún crédito, darse un capricho y pasar unas Navidades más desahogadas.

Gordo de Navidad en el colegio de San Viator de Huesca / 22-12-18 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Jesús Trallero, presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos del colegio San Viator de Huesca, en el centro, en una imagen de hace un año.
Rafael Gobantes
"De un presupuesto de lápiz y papel hemos pasado a plantearnos contratar a alguien"

El número este año de la Asociación de Antiguos Alumnos del colegio San Viator de Huesca vuelve a acabar en 7. Una terminación que le gusta al hoy ya expresidente de este colectivo, Jesús Trallero, y que en 2018 provocó que se desbordara la alegría entre centenares de profesores, familias y estudiantes del centro gracias a ese Gordo (03347) que dejó una lluvia de 80 millones de euros. Vendieron participaciones de cinco euros -más uno de donativo- premiadas con 100.000 euros cada una (80.500 descontado lo que se lleva Hacienda.

“De un presupuesto de lápiz y papel, de 3.000 a 4.000 euros anuales, hemos pasado a plantearnos contratar a alguien, a un agente externo, para que lo gestione. En la última asamblea que celebramos en octubre surgieron ideas para invertirlo, como una acción social en el colegio para las familias más desfavorecidas, actividades culturales y acondicionar un local social dentro del propio centro”, cuenta Jesús. Reconoce que este año la venta de lotería ha sido una “auténtica locura”. Tenían tal cantidad de peticiones que han dado prioridad a los socios, aunque han puesto el límite de dos décimos por cada uno, y la que se sacó a la venta en el colegio “se agotó en dos días”. Eso sí, este año las participaciones no llevan donativo.

¿Y personalmente? “Yo no me he comprado un coche ni he dado la entrada para un piso, que es lo que han hecho los más jóvenes. El dinero está allí, en el banco, para el futuro. Tengo todas mis necesidades cubiertas y la gente ya con cierta edad pensamos más en los hijos que en nosotros mismos”, cuenta este afortunado de 69 años y gran aficionado a la fotografía. Por eso, lo que sí le ronda por la cabeza es ampliar su actual equipo, “pero aún no lo tengo decidido del todo”.

La periodista Lara Escudero, el año pasado, micrófono en mano y con el número del Gordo del que fue una de las agraciadas.
La periodista Lara Escudero, el año pasado, micrófono en mano y con el número del Gordo del que fue una de las agraciadas.
I. G. M.
"Pagué el máster de comunicación en conflictos armados, que es mi vocación profesional"

Hace un año, la periodista de Aragón Press Lara Escudero fue noticia dentro de la noticia, algo "surrealista" más allá de la redundancia. Cubría la celebración del premio del Gordo repartido en la administración de lotería número 5 de Huesca para Antena 3 cuando se enteró que era una de las agraciadas porque su padre había comprado una participación de cinco euros del mismo número en la librería Wodan de Zaragoza de la que su progenitor es cliente desde hace más de tres décadas. Se convirtió en la reportera a la que Matías Prats felicitó en directo, se puso al otro lado para dejarse fotografiar con el cartel del número de la suerte pero, eso sí, sin soltar el micrófono para seguir trabajando.

Y continúa al pie del cañón con las noticias y reportajes. El pellizco le sirvió para costear el máster en comunicación sobre conflictos armados que había acabado de cursar hacía un año y para el que había pedido un crédito. “Ese máster era mi auténtica vocación personal y gracias a ese ‘piquito’ del Gordo me quité una soga que tenía en el cuello y que me apretaba mucho, porque me quedaban seis o siete años por delante para terminar de pagarlo”, cuenta. Ejercer en algún conflicto armado es la segunda parte del sueño que tendrá que esperar “tal y como está la profesión”. Y aún quedó algo de dinero “para cubrir varios agujeros familiares”. Lo tiene claro tras esta experiencia: “No hay que perder la esperanza porque puede pasar, pero para ganar hay que apostar, tanto en la lotería como en la vida”.

Novedades y premios de la cesta de Navidad de Calamocha 2019. Las papeletas están a la venta desde el pasado viernes en el restaurante Mariano.
Novedades y premios de la cesta de Navidad de Calamocha 2019. Las papeletas están a la venta desde el pasado viernes en el restaurante Mariano.
Restaurante Mariano
"El secreto de este Gordo es saber gestionar con cabeza los artículos que lleva la cesta"

"El único secreto de este Gordo es saber gestionar con cabeza los artículos que lleva la cesta. Si te toca no tienes que pensar en el medio millón de euros en que está valorada, sino que eres propietario de unos productos, algunos de los cuales vas a necesitar o querer y otros no". Así cuenta su experiencia el zaragozano ganador de la famosa cesta navideña del restaurante Mariano de Calamocha, valorada en 575.000 euros, quien prefiere seguir en el anonimato después de que el año pasado enviara a un amigo a recogerla. Le ha ido tan bien las cosas que vuelve a tentar a la suerte, "tengo 20 boletos y he repartido más entre familiares y amigos".

¿Y qué se hace con dos coches, un apartamento en Sabiñánigo, una Harley Davidson y un sinfín de artículos más? Todo depende de si a uno de encajan, le gustan o le apetecen. "Los dos automóviles los conservamos porque nos iban muy bien, de hecho mi mujer se quería cambiar el que teníamos e incluso nos habíamos planteado comprar un Mini, que era el que venía en la cesta. También dio la casualidad que estábamos con un cambio de vivienda y queríamos una televisión de 85 pulgadas que era la que nos tocó. Una casualidad que nos vino muy bien", recuerda este zaragozano. De otros regalos, como la Harley Davidson Trike Freewheeler, un drón o una bicicleta eléctrica decidieron desprenderse. "Sabes que las cosas que vendes van a tener un 30% de depreciación, pero vale la pena si no vas a poder utilizarlas", asegura. El apartamento en Sabiñánigo casi tiene nuevos propietarios, ya que solo les falta pasar por la notaría.

La última cesta que repartieron antes de jubilarse Mariano Sanz y Manolo Hernández, los padres de esta tradición (ahora la continúa la nueva gerencia del establecimiento), le ha permitido vivir dos momentos "de esos que no se olvidan nunca". Uno, cuando convocaron a toda la familia para repartir los alimentos perecederos. "La jornada comenzó a las 11 de la mañana cuando fuimos a Calamocha a comer y llevarnos todo lo que se podía. Luego la familia fue pasando por el piso y terminamos a las dos de la mañana. Esa alegría que sientes al compartir y encontrarte con los tuyos no tiene precio". Otra, el viaje de la Costa Oeste a Indonesia para dos personas que acabaron cambiando por un crucero en los fiordos para el matrimonio y sus dos hijos con sus respectivas parejas. "El Corte Inglés se portó muy bien con nosotros, y nos facilitó las cosas. Le estamos muy agradecidos", asegura.

Para él y los suyos, los pagos a Hacienda no han sido ninguna 'pesadilla'. "Con los lingotes de oro que lleva la cesta y la retención a cuenta del IRPF que asume el restaurante es suficiente para abonar todo. Además, cuentas con el asesoramiento de un abogado que está a tu disposición para ayudarte y resolver cualquier duda", aclara. Estos días, la venta de boletos va viento en popa y la nueva gerente del bar-restaurante Mariano, Yolanda Melú, espera que lleguen para el puente de la Constitución que se aproxima.

Etiquetas
Comentarios