Despliega el menú
Economía

Despoblación

Los empresarios proponen rebajar las cotizaciones sociales para atraer y retener población en el Aragón vacío

La patronal aragonesa apuesta por reducir la presión fiscal, pero también por ofrecer servicios e infraestructuras de calidad, simplificar la burocracia para la instalación de empresas e incluso incluir una casilla en el IRPF para la repoblación similar a la de la iglesia o de las actividades sociales.

Los presidentes de CEOE Aragón, Ricardo Mur, de Huesca, Fernando Luna, y de Teruel, José Antonio Pérez Cebrián, en la presentación de sus propuestas para revertir la despoblación.
Los presidentes de CEOE Aragón, Ricardo Mur, de Huesca, Fernando Luna, y de Teruel, José Antonio Pérez Cebrián, en la presentación de sus propuestas para revertir la despoblación.
Francisco Jiménez

Los empresarios aragoneses quieren ser parte activa en la lucha contra la despoblación, que amenaza a 17 de las 33 comarcas de la Comunidad, en las que no se supera los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado que la propia Unión Europa establece como límite para considerar una zona en riesgo demográfico. Y quieren hacerlo aportando ideas, estrategias y medidas con las que “retener y atraer” población en el Aragón vaciado y envejecido.

Las han explicado este jueves el presidente de CEOE Aragón, Ricardo Mur, el líder de la patronal oscense, Fernando Luna, y el máximo representante del empresariado turolense, José Antonio Pérez Cebrián, que han calificado de “urgente” la necesidad de alcanzar un “Pacto de Estado por la Despoblación despolitizado y consensuado, que implique a todos los colectivos, con acciones concretas, dotación económica y un calendario de actuaciones”.

Mur ha reconocido que los estudios demuestran que no existe una correlación entre los incentivos fiscales y la generación de empleo en estas zonas, pero ha asegurado que son muchos los territorios, y entre ellos no figura precisamente Aragón, los que utilizan estas estrategias para hacer más atractivos los territorios con muy pocos pobladores. Por eso, algunas de las medidas planteadas por los empresarios se centran en la presión fiscal. “Existen tres escenarios posibles de actuación: el primero rebajando un 50% el IRPF, un segundo en el que se recortan todos los impuestos, y un tercero en el que se rebajan las cotizaciones sociales”, detalló el presidente de CEOE Aragón. Este último es el escenario por el que abogan los empresarios. Y lo justifican con cifras. Si se redujeran 10 puntos las cotizaciones sociales en los pueblos de menos de 10.000 habitantes, han explicado los representantes de las patronales, la medida afectaría a 397.000 personas, tendría un coste fiscal de 275 millones de euros, pero mejoraría el producto interior bruto de Aragón en 231 millones de euros. Además contribuiría a generar 3.308 empleos y favorecería un retorno fiscal de 65,7 millones de euros. “Creemos que sería tremendamente positivo para luchar contra la despoblación que las cotizaciones sociales se rebajaran un 30% en municipios con menos de 10.000 habitantes”, ha reiterado Mur.

Pero no todas las actuaciones que defienden tienen que ver con los impuestos y obligaciones fiscales. El presidente de CEOE Aragón ha insistido en que las personas y las empresas no se van a instalar en el medio rural solo por tener estas bonificaciones. “Quieren poder acudir al médico, que sus hijos tengan escuelas y un futuro profesional y disponer de internet o de infraestructuras que les den movilidad”, ha destacado, por lo que ha señalado la necesidad de establecer además bonificaciones para fomentar la contratación en las empresas situadas en el territorio vaciado, de impulsar la bancarización del medio rural e incluso de promover incentivos salariales para los funcionarios que opten por desplazarse a estas zonas.

Y sobre todo ha defendido la necesidad de que los pobladores de estas zonas tengan servicios e infraestructuras de calidad, los mismos con los que cuentan los habitantes de las grandes capitales. “No es justo que en Aragón nos más mantener los servicios porque la financiación autonómica no ha tenido en cuenta el vector población-territorio”, ha añadido Mur, que ha señalado que en el tramo autónomico del IRPF “hay mucho margen de actuación”.

Entre sus propuestas han incluido además iniciativas tan novedosas como la cuenta fiscal vecinal, con la que se realicen inversiones adicionales, bien a nivel comarcal o local, por valor equivalente a todos los impuestos pagados por los agentes económicos del territorio despoblado, o la casilla para la repoblación en las declaraciones del IRPF, una casilla similar a la que se asigna a la iglesia católica o a actividades de interés social, en la que asignar un porcentaje de la recaudación del impuesto para inversiones en zonas despobladas. Han reconocido, eso sí, que estas medidas no están cuantificadas y se desconoce, en términos numéricos, cuál sería su impacto.

Etiquetas
Comentarios