Despliega el menú
Aragón

formación profesional

Innovación en FP: de una casa sostenible del futuro a productos hortícolas autóctonos

Los 70 proyectos que se ponen en marcha este curso se desarrollan en 8 centros de FP y una veintena de institutos y se centran en la digitalización, la economía circular y la realidad virtual.

Alumnos del centro de FP Pirámide de Huesca, el pasado viernes, instalan equipos de climatización en el aula de experimentación.
Alumnos del centro de FP Pirámide de Huesca, el pasado viernes, instalan equipos de climatización en el aula de experimentación.
Rafael Gobantes

En el centro de FP Pirámide de Huesca, los alumnos experimentan en cuatro casetas de obra lo que puede ser una casa sostenible del futuro. Aplican en ellas energías renovables, además de sistemas de gestión domóticos, con la finalidad de conseguir que el balance neto de energía entre lo que se genere y lo que se consuma se acerque a cero o incluso se produzca más energía limpia de la que se gaste. De ahí el nombre de este proyecto de innovación, Aula Zero Energy.

A unos 250 kilómetros, en el San Blas de Teruel, la innovación pasa por el sector agropecuario. Los protagonistas de uno de sus programas de innovación son los productos hortícolas y frutícolas autóctonos, como la borraja, la acelga, la lechuga y la manzana. El año pasado generaron las semillas de las variedades más singulares y este toca cultivarlas para terminar luego en las cocinas de la Escuela de Hostelería de Teruel. Aquí el concepto de economía circular cobra sentido.

Son dos de los 70 proyectos de innovación que este curso se desarrollan en 8 centros de FP y una veintena de institutos y que se centran en la digitalización, la economía circular,  la realidad virtual y la innovación metodológica.

El director del San Blas, Eloy Mayo, destaca también el proyecto centrado en las especies ganaderas endógenas. Dio sus primeros pasos en la Feria Ganadera de Cedrillas, donde dieron charlas divulgativas sobre este tema y la importancia del caprino en la conservación de los montes. En próximas citas ganaderas quieren divulgar la gallina serrana de Teruel.

El desarrollo colaborativo de estas iniciativas, con la implicación de varios departamentos, es una de sus ventajas. "Obtienen una visión global a la vez que particular de su trabajo, aprenden a coordinarse y entienden las relaciones entre las diferentes partes del proyecto", subraya Ángel Villacampa, coordinador de Aula Zero Energy. De una plantilla de unos 60 profesores, unos 15 van a contribuir a esta idea.

"El alumno toma conciencia de todo lo que se hace, desde la búsqueda de información hasta el análisis de resultados de un proyecto final real y tangible", concluye.

Los proyectos de innovación se han duplicado en tres años

La Formación Profesional, una enseñanza más práctica y rápida a la hora de incorporar novedades en sus planes de estudio, intenta nutrir al mercado laboral de perfiles profesionales que se adapten a las necesidades cambiantes de las empresas. En estas enseñanzas ligadas a la nueva economía juegan un papel fundamental los proyectos de investigación, que en los centros públicos de Aragón se han duplicado en tres años, pasando de 35 a 70 este curso (el pasado se alcanzaron los 77). En la actualidad hay 25.000 estudiantes de FP, un 25% más que hace un lustro.

"El sector productivo valora tanto o más la cualificación como la titulación y en la FP se aprende haciendo. Los alumnos obtienen competencias, conocimientos, habilidades y destrezas para hacer bien su trabajo. La empleabilidad que se obtiene en los ciclos formativos es muy alta y superior al 70% entre jóvenes de 18 y 20 años", apunta Eloy Mayo, director del Centro Público Integrado de Formación Profesional (CPIFP) San Blas de Teruel, especializado en el sector agropecuario y el medio ambiente.

En estas aulas, una referencia nacional en gestión medioambiental, se llevan a cabo este curso dos planes de innovación: uno sobre promoción de especies autóctonas hortícolas y frutícolas, que comenzó ya el año pasado, y otro sobre divulgación de especies ganaderas endógenas de Aragón.

Prácticas de ganadería en el centro de FP San Blas de Teruel.
Prácticas de ganadería en el centro de FP San Blas de Teruel.
Heraldo.es

Estimular la revolución digital

Cientos de estudiantes van a implicarse en estos programas que se desarrollan en nueve centros de la red de FP (San Blas, Pirámide, Corona de Aragón, Montearagón, Los Enlaces, Bajo Aragón, San Lorenzo, Movera y Escuela de Hostelería de Teruel), además de otros 19 institutos. También colaboran empresas o instituciones relacionadas con los estudios, para así evitar los desfases entre el sistema educativo y el productivo.

Aunque el futuro del empleo es como un puzle sin resolver, la FP va camino de convertirse en un motor de la revolución digital. Un acelerador por el que va a apostar el Gobierno aragonés con la puesta en marcha del campus digital A.0, dentro del que el próximo curso ya se ofrecerán algunos títulos y se implantarán por primera vez másteres propios de FP.

El director del San Blas, Eloy Mayo, destaca también el proyecto centrado en las especies ganaderas endógenas. Dio sus primeros pasos en la Feria Ganadera de Cedrillas, donde dieron charlas divulgativas sobre este tema y la importancia del caprino en la conservación de los montes. En próximas citas ganaderas quieren divulgar la gallina serrana de Teruel.

La mayoría de los proyectos que se van a impulsar se centran en cuatro áreas concretas: industria 4.0 y digitalización, innovación metodológica, bioeconomía y economía circular, además de aplicaciones de realidad aumentada y realidad virtual a la FP. En este último campo, por ejemplo, se está desarrollando un brazo robótico que funcione de una manera estable en el entorno docente. Alrededor de la realidad virtual gira un programa para el aprendizaje del manejo de maquinaria forestal por medio de simuladores. Además, el consejero de Educación, Felipe Faci, destacó que estos proyectos se centran en sectores tan diferentes como la automoción, el vino, la seguridad en el ámbito rural, la agricultura o la teleasistencia.

Una financiación de 75.000 euros

Desde hace muchos años, los centros que imparten FP llevan a cabo proyectos de investigación, pero no fue hasta el curso 2014-2015, explican desde el Departamento de Educación, cuando la DGA lanzó una convocatoria. Desde hace tres años, hay una aportación económica del Gobierno para apoyarlas, lo que sin duda ha contribuido a su espectacular crecimiento. En las dos últimas convocatorias han contado con un presupuesto de 75.000 euros, con financiación del Programa Operativo de Empleo, Formación y Educación del Ministerio de Educación y el Fondo Social Europeo.

El Centro de Innovación para la Formación Profesional de Aragón (CIFPA), ubicado en la plataforma logística de Plaza en la capital aragonesa, juega el papel de coordinador de estas iniciativas. A principios de curso los centros de enseñanza hacen una puesta en común de sus retos y desde aquí se les ofrece un seguimiento trimestral, por si necesitan algo, y también se prestan a ayudar en la memoria final de cada proyecto.

Etiquetas
Comentarios