Despliega el menú
Aragón

educación

El arte de la oratoria atrae a 1.200 alumnos de bachillerato en su debut como asignatura

Esta materia optativa se imparte en primero o segundo en 59 centros aragoneses.Fomenta la comunicación lingüística, las habilidades sociales y el uso de las tecnologías.

ARAGON CLASE DE ORATORIA LUIS ALVAREZ INSTITUTO MIGUEL SERVET / 20-09-2019 / FOTO: ARANZAZU NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
El profesor Luis Álvarez Falcón en una de sus clases en el IES Miguel Servet de Zaragoza.
Aránzazu Navarro

El tono de voz adecuado, una postura que transmita tranquilidad y confianza, el interés del tema elegido, el vocabulario elegido, el control del tiempo... Todo cuenta a la hora de exponer un texto ante los propios compañeros de clase o ante un tribunal. Hasta en una entrevista de trabajo, en la que todos los candidatos tiene el mismo título y una experiencia similar, puede ser un factor clave para triunfar.

Así lo entienden la mayoría de los más de 1.200 alumnos de 1º y 2º de bachillerato de Aragón que se han apuntado a Oratoria como asignatura optativa en 59 centros, según los datos facilitados por el Departamento de Educación. Representan un 9% de los 13.072 estudiantes que cursan bachillerato.

"Cuando tengo que hacer una exposición oral me pongo muy nerviosa y creo que puede ayudarme para relajarme", explica Sofía Becerril, una estudiante de 16 años del instituto Miguel Servet de Zaragoza. "Además, estoy decida a hacer Magisterio de Primaria y es importante que aprenda a estar delante de la gente. Me daba un poco de miedo porque se trataba de una asignatura nueva, pero me lancé porque me parece que va a serme muy útil", añade.

"Cuando tengo que hacer una exposición oral me pongo muy nerviosa y creo que Oratoria me puede ayudar a relajarme"

En este instituto los chavales de primero de bachillerato de Ciencias y bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales (los dos que oferta) han podido elegir entre cuatro materias de libre configuración autonómica: Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, Religión, Historia y Cultura de Aragón y Oratoria. La Oratoria se puede impartir indistintamente en 1º o 2º de bachillerato una hora a la semana.

Esta destreza se venía trabajando en las aulas como proyecto de innovación o actividades de debate. En el IES Miguel Servet funcionan los ‘juespeech’, un ciclo donde voluntarios oradores toman el micrófono para compartir sus inquietudes y explicar sus ideas, además de probar sus habilidades como conferenciantes o disertadores. En otros centros se organizan torneos y jornadas de debate.

Aprender a habar y escuchar

"Como profesional de la filosofía creo que es fundamental una asignatura de este tipo, primero porque rompe las antiguas metodologías y te obliga a incorporar metodologías activas y participativas, y luego porque es una asignatura fundamental en nuestra vida contemporánea", defiende Luis Álvarez, doctor en Filosofía, que está al frente de los dos grupos de Oratoria que se han formado en el Miguel Servet.

Álvarez es de la opinión de que la educación española "cojea" a la hora de enseñar a hablar bien en público, algo muy institucionalizado en el sistema anglosajón. Lamenta que "no se ha explotado la oralidad" y solamente entre un 10 o 15% de la metodología de evaluación es oral, "salvo en algunas asignaturas como los idiomas".

Además de la comunicación lingüística, esta materia también pretende fomentar el uso de tecnologías. Una de las primeras actividades que les ha propuesta ya en esta semana inicial es que graben un podcast "porque necesitan escucharse y corregirse". Otro reto que les va a proponer es analizar un discurso de la activista y estudiante sueca Greta Thunberg, que hace gala de una «sorprendente» habilidad oratoria para su edad que lleva a «desconfiar».

Para este doctor en Filosofía, los chicos no tienen solo que dominar el don de la palabra, sino también aprender a escuchar. "La política es un buen ejemplo, las falacias en el discurso, los errores en las argumentaciones. Uno solamente tiene que ver el telediario o escuchar una emisora para darse cuenta de que el discurso está manipulado, y si no aprendemos a descubrir los errores en las argumentaciones los incorporamos a nuestro discurso y continuamos haciendo demagogia en la vida cotidiana", asegura. La campaña electoral que se avecina les va a dar "mucho juego".

Además, van a trabajar desde el silencio, la respiración y el mimo hasta la entonación, la vocalización, el control del cuerpo y los cambios de registro. Álvarez entiende que Oratoria debería ser una asignatura obligatoria aunque "no tuviera más carga docente".

Los sindicatos docentes ven con buenos ojos la incorporación de la Oratoria como optativa. "Es necesario. En las oposiciones de educación ves gente súper competente que falla a la hora de defender su programación ante un tribunal", pone como ejemplo Mónica de Cristóbal, representante de CSIF.

Estructurada en cuatro áreas

La asignatura de Oratoria se ha estructurado en cuatro bloques: el discurso persuasivo, la elaboración del discurso persuasivo, la presentación del discurso persuasivo y, por último, oratoria, valores y educación emocional. Con estas áreas, tal y como refleja la norma por la que se aprueba el currículo, se puede observar con claridad la división clásica de este arte en cinco dimensiones: ‘inventio’ (búsqueda de los materiales necesarios para establecer los contenidos del discurso), ‘disposio’ (elección, organización y estructuración de los mismos), ‘elocutio’ (verbalización, textualización), ‘memoria’ (memorización) y ‘actio’ (puesta en escena).

Etiquetas
Comentarios