Despliega el menú
Aragón

Universidad de zaragoza

José Antonio Mayoral:"Medicina será otra obra de calado y hay que retomar el centro de investigación"

El rector del campus público aragonés afronta el fin de su mandato con los retos de negociar el nuevo acuerdo de financiación con la DGA y "bajar de las musas al teatro" la Ley de la Ciencia.

El rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, posa en su despacho del Paraninfo.
El rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, posa en su despacho del Paraninfo.
Toni Galán

- Una antigua alumna de la Facultad de Filosofía y Letras, Maru Díaz, es la nueva consejera del ramo, ¿tiene afinidad con ella?

- De momento tenemos buenas relaciones. He tenido bastante trato con ella y hemos hablado.

- ¿Cuándo esa primera reunión?

- Ahora que ya tiene equipo es el momento. Después del acto de apertura de curso de este lunes, mañana ya es tarde. Nos tenemos que sentar ya a hablar.

- ¿Qué va a poner sobre la mesa?

- Toca un nuevo acuerdo de financiación, ya que el actual finaliza en 2020. Hay que dejarlo cerrado porque cuando el Gobierno de Aragón empiece a hacer los presupuestos de 2021 tiene que tenerlo negociado. También hay que bajar más de las musas al teatro en la Ley de la Ciencia.

- Ha reivindicado más de una vez la mejora de la financiación y abordar los costes de personal.

- El objetivo es que la financiación básica para abrir la puerta de la Universidad cada día esté cubierta al cien por ciento. Hemos mejorado con el actual pacto, no estamos entre las últimas comunidades, pero todavía nos falta para llegar.

- ¿De qué cifra estamos hablando?

- Hasta que no me siente con la consejera y su equipo, por lealtad institucional no voy a decir en público una cifra que luego les comprometa.

- ¿Qué medidas hay que tomar para desarrollar la Ley de la Ciencia?

- Hemos mejorado. El plan de financiación de los institutos de investigación se ha hecho plurianual, hemos recuperado financiación de grupos, contratos de investigación, convocatorias de proyectos... La decisión capital es fijar qué incremento del PIB aragonés se va a incrementar cada año para destinarlo a investigación. Llevo años oyéndolo, no solo en esta casa, que ha sido una de las más valientes, sino en general. Lo que pasa es que cuando llega una crisis el primer porcentaje que baja es el nuestro.

- ¿La falta de Gobierno en España y de presupuestos puede lastrar la financiación de la Universidad?

- Me preocupa que sigamos con unos presupuestos hechos todavía por el exministro Montoro. No puede ser que este Gobierno diga que va a bajar las tasas y lo compensará económicamente cuando no hay presupuestos. Si tenemos Gobierno y no hay presupuestos, estoy casi igual de preocupado.

- Más de 200 profesores se van a jubilar en cuatro años, ¿cómo se va a rejuvenecer la plantilla?

- La entrada más normal a la Universidad es a través de un puesto de profesor ayudante doctor. Es un contrato a cinco años, en el que una persona si pasa los mínimos de evaluación de las agencias tiene derecho a opositar a una plaza ya laboral permanente. De estos contratos salían cada año 20 o 30 y hemos ido subiendo hasta los 70 últimos. Esta fórmula reduce el número de asociados y pone gente joven con futuro estable, el inconveniente es que es más caro. Además, Aragón tiene que establecer una política propia de captación de talento.

- ¿Las obras de Filosofía y Letras estarán para el curso 2022-2023?

- Eso esperamos. Las obras son muchas veces imprevisibles y más una pública que está sujeta a controles exhaustivos. Seguimos en esa dirección.

- Y ahora ¿con qué gran obra va a soñar o le va a quitar el sueño?

- Eso esperamos. Las obras son muchas veces imprevisibles y más una pública que está sujeta a controles exhaustivos. Seguimos en esa dirección.

- La reestructuración de departamentos que se propuso no salió adelante. ¿Un fracaso?

- No es ningún fracaso. Yo tenía mayoría suficiente en Consejo de Gobierno para dejar los departamentos en 20, pero ¿de qué sirve eso? La gente que ha decidido unirse se ha unido y la que no, no. Los cambios hay que hacerlos cuando están maduros para llevarlos a cabo y no imponerlos.

- Una sentencia anuló el veto a las duplicidades de grado. ¿Va a tener alguna repercusión en las estrategias para potenciar los campus periféricos?

- En absoluto. Seguiremos trabajando en la misma dirección. ¿Alguien cree sinceramente que la Universidad San Jorge y la Universidad de Zaragoza compiten? Lo que tenemos que hacer es ordenar el sistema universitario aragonés. El Gobierno autonómico, que es quien autoriza las titulaciones, tomará las decisiones que tenga que tomar. Si creo que perjudican a mi Universidad, yo lo diré, como siempre.

- La Ley de Contratos del Sector Público paralizó las investigaciones, ¿han encontrado solución?

- Hemos aplicado algunas. El Gobierno aragonés, en su capacidad de ajustar algún reglamento, nos ha ayudado un poco. Fundamentalmente ha hecho pliegos de contratación para tener proveedores. Ha costado mucho tiempo reducir los efectos de una mala ley que tenemos que corregir. Yo no entiendo por qué en Navarra el I+D+i está exento de esta ley y unos kilómetros más abajo tenemos que someternos a ella.

- Le quedan unos meses como rector. ¿Se va a presentar a la reelección?

- La mejor manera de servir a la Universidad es sentarme a negociar con el Gobierno aragonés sin la hipoteca de unas futuras elecciones. Cuando uno negocia con ellas en el horizonte, ya vemos lo que está pasando. Si digo que no, pensarán en mi marcha. Si digo que sí dirán: "Vamos a hacer política".

Etiquetas
Comentarios