Aragón

Medio ambiente

La escasez de lluvias lleva a la mitad norte de Aragón a una "sequía prolongada"

Aunque se garantiza el abastecimiento, se temen afecciones hacia final de año

Cultivo de cereal afectado por la sequía en la provincia de Teruel.
Cultivos afectados por la sequía, en una imagen de archivo 
Antonio García

La escasez de lluvias de los últimos meses ha llevado a la mitad norte de Aragón a una situación de "sequía prolongada". Los sistemas regulados presentan aún buenas reservas, pero tanto Yesa como Mediano y el Grado "están comenzando a situarse en unos parámetros que empiezan a ser preocupantes". Lo dice Ramón Lúquez, técnico de explotación de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). Su situación, sin ser tan mala como en 2017, es "peor" de lo que se considera normal para un mes de julio.

En estos sistemas no se esperan problemas de abastecimiento. Esto es gracias a las lluvias de finales de 2018, ya que sin unas buenas reservas, "ahora estaríamos hablando de prorrateos y cortes de agua". La campaña, en todo caso, podría acabar con varios pantanos "en su mínimo de explotación". "Tal y como viene el verano, podríamos plantarnos en octubre con estos grandes embalses al mínimo. Esto, históricamente, quiere decir que, salvo que haya un otoño lluvioso, el próximo año hidrológico comenzará en una situación mucho más precaria. Tendría que llover mucho para suplir las carencias del ejercicio anterior", aseguró.

La situación es ya de prealerta en subcuencas como la del Gállego o la del Guadalope. El principal problema es que en los primeros seis meses de 2019 "apenas ha habido aportaciones significativas". Prueba de ello es que junio, último mes del que se tienen datos, fue "seco" tanto en Huesca como en Zaragoza, según los registros de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). En el primer caso solo llovió un 31% de lo habitual y en el segundo, un 29%. "La nieve, además, se ha comportado mucho peor", puntualizó Lúquez.

La sequía parece haber afectado especialmente al secano. No en vano, Agroseguro ya anunció esta semana que el pago de indemnizaciones en cereales de invierno y leguminosas comenzará "a mediados de mes". Aunque los mayores daños se han registrado en comunidades como Castilla y León y Castilla-La Mancha, la agrupación confirmó que la falta de lluvias "también ha provocado afecciones en regiones como Aragón o Andalucía".

En el regadío, comunidades como la del Canal de Bardenas "han tenido que tomar medidas de ahorro de agua y planificación de cultivos". "Están consumiendo menos que otros años. En el último mes han sido solo 50 hectómetros cúbicos. Para lo que está siendo la climatología, las cifras se están manteniendo", expuso el técnico de explotación de la CHE. En el caso de Riegos del Alto Aragón, afirmó Lúquez, el consumo está siendo ya "bastante elevado". "No se está prorrateando, aunque la campaña sí empezó así. Acabará bastante justa, aunque sin mayores incidencias", dijo.

La propia CHE apunta en su último informe mensual que las altas temperaturas "podrían incidir en las necesidades de riego", lo que puede generar "un mayor ritmo de disminución de las reservas embalsadas", que actualmente están al 76,7%, porcentaje que corresponde a 5.855 hectómetros cúbicos. La presidenta de la Confederación, María Dolores Pascual, admitió en una reciente convocatoria que este año ha habido "problemas" en varias subcuencas del Ebro. "Afortunadamente, la regulación va a permitir que los abastecimientos se cubran con normalidad y que el río mantenga un caudal mínimo", aseveró.

La margen derecha, al 67%

La situación de la margen derecha –muy buena "desde principios de la primavera"– es, curiosamente, muy distinta a la de la izquierda. Aunque históricamente es la más afectada por la sequía, sus embalses se sitúan actualmente al 67%, un porcentaje superior al 58% que marca la media de los últimos cinco años. Los embalses del Huerva, señaló Lúquez, están "prácticamente llenos". "También está muy bien el de La Tranquera, que sigue al 67% de su capacidad", comentó.

Etiquetas
Comentarios