Despliega el menú
Economía

agricultura

UAGA prevé una cosecha de cereal “muy desigual” y un 15% inferior a la de 2018

Zaragoza es la provincia más afectada por esta reducción mientras que Teruel, tras unos años de producciones nefastas”, recogerá, por fin, una cosecha normal.

Un agricultor realiza las labores de recolección del cereal de secano en una explotación de Huesca.
Un agricultor realiza las labores de recolección del cereal de secano en una explotación de Huesca.
UAGA

Aragón se encuentra en plena campaña de recolección de cereal de invierno, una producción de importante presencia en la Comunidad, que este año llegará en menor cantidad que en 2018 y muy “irregular y desigual”. Lo dicen las estimaciones realizados por la organización agraria UAGA-COAG, que prevé que, aunque las lluvias de abril han salvado una producción que parecía imposible tras un invierno sin rastro de lluvias, los cerealistas recogerán un 15% menos que las más de 2,6 millones de toneladas obtenidas en 2018.

Pero, como las medias son siempre engañosas, UAGA destaca que esta campaña se caracteriza precisamente porque la situación es “muy irregular y desigual” y mientras algunas comarcas podrán calificar la producción de normal, en otros cultivos las pérdidas mermarán la cosecha hasta en un 50%. Aún más, la organización agraria, advierte que, como consecuencia de las heladas, de las malas condiciones de siembra que se dieron en noviembre en algunas zonas, y sobre todo, debido a las escasas precipitaciones que se registraron durante los meses de febrero y marzo, se van a producir situaciones muy dispares dentro de una misma comarca e incluso dentro de una misma explotación.

Zaragoza es, según las previsiones de UAGA, la provincia más afectada por el descenso de producción. “La característica principal de esta campaña en esta zona productora es la desigualdad entre las diferentes comarcas”, señala la organización agraria, que destaca que el valle del Ebro “es la zona peor parada”.

En el Bajo Gállego, los rendimientos del trigo duro en secano se sitúa entre los 1000 kilos por hectárea y los 1.500 kg/Ha, una cifra muy inferior a la media (1.800 kg/Ha.), como sucede también en cebada tanto de secano, donde se están recogiendo 2.000 kg/Ha (la media son 2.300 kg/Ha.), como de regadío (6.500-7.000 kg/Ha).

Según las previsiones de UAGA, en las Cinco Villas habrá una cosecha normal, excepto en los secanos áridos de Ejea y Erla, en donde muchas parcelas se han quedado sin cosechar. Una situación similar se produce también en el Bajo Ebro, Belchite y Caspe, mientras que en Campo de Daroca, una zona fresca con rendimientos muy altos en producción de cereal, se espera cosechar unos 3.200 kg/Ha. tanto en cebada como en trigo. Pese a ello, “estos cultivos se están resintiendo por la falta de lluvias en las últimas semanas y la calidad del grano no será tan buena como se esperaba”, advierten desde la organización.

Las escasas precipitaciones caídas en la comarca de Monegros Zaragoza han provocado unos rendimiento de apenas 500 kg/Ha. En muchas parcelas, muy por debajo de la media. Una situación que llevó a UAGA a solicitar la autorización excepcional del pastoreo en aquellos cultivos que no se iban a poder cosechar. Pero la disparidad es tal que en aquellas parcelas de esta misma comarca que se sembraron coincidiendo con las lluvias de noviembre, los rendimientos han alcanzado en algún caso los 1.200 kg/Ha.

En la margen derecha del Ebro, en las comarcas de Valdejalón, Campo de Borja y Aranda, donde el cereal se siembra en secano, los agricultores hablan de “media cosecha”, señala la organización agraria, que augura pérdidas de 50% de la producción. Y en Calatayud la reducción se cifra en un 30% si se compara con una campaña normal.

Buenos rendimientos en Teruel

La otra cara de la moneda la protagoniza el cereal turolense. Este cultivo, que lleva varias campañas soportando unas cosechas “nefastas”, logrará este año por fin una “cosecha normal”, evidencian las previsiones de UAGA. “De momento se ha comenzado a recoger en la zona del Bajo Aragón y por el Jiloca, con rendimientos un poco por debajo de la media, que van mejorando conforme vamos subiendo en altitud hacia la zona de Andorra donde se puede hablar de medias en cebada de unos 2.500 kg/Ha”, explica la organización, que detalla que el Bajo Martin y en el municipio de Alcañiz son las zonas en las que se están dando los rendimientos más bajos, en torno a 1.000 kg/Ha. Las heladas y la sequía en la sierra de Albarracín explican una previsión de cosecha “irregular” en esta zona.

En Huesca, donde las cosechadoras se encuentran a plena rendimiento en las comarcas de Monegros, Bajo Cinca, Somontano, La Litera, Cinca Medio y Hoya, se están obteniendo producciones por debajo de la media aunque el grano de calidad ya que su peso específico es elevado. En regadío, señalan estas estimaciones, las producciones están siendo “las habituales” y se puede hablar de medias de 6.000 kg/Ha. Mientras, en las comarcas pirenaicas, donde la cosecha comienza más tarde, UAGA espera un descenso del rendimiento provocado por heladas tardías de primeros de mayo que afectaron especialmente a las cebadas.

Un dato destacado es el incremento de superficie ocupado por el triticale. Ese cereal ocupa este año 5.183 hectáreas más en secano que el pasado año y 265 más en regadío. El motivo, según UAGA, es su alta resistencia a enfermedades y lo poco atractivo que resulta para los conejos (que están arrasando cultivos de otros tipos de cereal), por lo que se está imponiendo sobre todo en comarcas como la Jacetania y Monegros.

Si bien no pierden de vista la producción, los cerealistas aragoneses no dejan de mirar las cotizaciones de estas producciones, que el pasado año cayeron en picado. “De momento” -señala UAGA- “parece que los precios han remontado un poco respecto a los del año pasado, aunque esta mejoría no es suficiente para obtener la rentabilidad necesaria, ya que los costes de producción (gasoil y fertilizantes) siguen por las nubes”.

Etiquetas
Comentarios