Aragón

retos municipios de la comunidad

¿Qué queda por hacer para los próximos cuatro años?

Los retos de las 10 localidades aragonesas más grandes.

El salón de plenos de las Cortes de Aragón.
El salón de plenos de las Cortes de Aragón.
Oliver Duch

Los 10 municipios aragoneses con mayor población –a excepción de las capitales de provincia– encaran un nuevo mandato con la esperanza de conseguir que se conviertan en realidad equipamientos muy demandados o infraestructuras que arrastran años de espera. Las necesidades, además, varían entre ofrecer mayores y mejores servicios a los ciudadanos o trabajar para mejorar cuestiones relacionadas con el urbanismo. Cobra fuerza, en varios casos, la apuesta por la rehabilitación de los cascos antiguos.

Temas educativo o deportivo son otras cuestiones que también preocupan a los municipios más grandes incluidos en este repaso: Calatayud, Utebo, Monzón, Barbastro, Ejea, Alcañiz, Fraga, Cuarte de Huerva, Jaca y Tarazona.

Calatayud

Uno de los objetivos es ampliar el suelo industrial

Tanto PP como PSOE (los dos partidos con opciones de encabezar la gobernabilidad en Calatayud) trataron durante la campaña electoral sobre la necesidad de culminar la ampliación de suelo industrial en el polígono de referencia para la ciudad: La Charluca.

El recrecimiento de esta zona lleva varado desde que fuera propuesto por los socialistas hace 10 años y retomado por los populares en 2011 como algo "prioritario". Lo cierto es que un refuerzo al maltrecho ecosistema empresarial bilbilitano necesita de una mayor superficie para la instalación de empresas, punto básico para frenar la regresión poblacional desencadenada con el estallido de la crisis.

Entre los retos y objetivos para la ciudad están el fomento del parque de viviendas de alquiler, la conservación de su patrimonio monumental y arqueológico, la rehabilitación del casco histórico o el planteamiento de alternativas de ocio en la localidad, especialmente para los jóvenes.

Barbastro

Acelerar las gestiones para facilitar suelo a nuevas empresas

El desarrollo industrial seguirá marcando el debate político en Barbastro este mandato. La ciudad no dispone de grandes superficies de suelo para poner a disposición de empresas inmediatamente, pero sí que cuenta con proyectos para hacerlo a corto o medio plazo en parcelas entorno al polígono Valle del Cinca. La diligencia en acelerar su urbanización será clave. Asimismo, el PP deberá desatascar el proyecto de polígono blando y de viviendas en el cuartel, propiedad de Suelo Vivienda de Aragón. Mejorar la imagen de los solares y la convivencia en algunos puntos conflictivos, será otros asuntos relevantes.

Ejea de los Caballeros

La innovación, la apuesta para ser la cuarta ciudad de Aragón

Ejea de los Caballeros tiene un objetivo claro: ser el cuarto municipio de la comunidad con el impulso del proyecto ‘Smart City’. El Consistorio tendrá que mejorar de forma sostenible la calidad de vida de los ejeanos con la digitalización de servicios, la monitorización de los edificios municipales para el ahorro de energética o el uso de la domótica para el control de las zonas verdes. A esto se suma la mejora de las instalaciones deportivas, con la construcción de un velódromo, o la ampliación de la residencia Elvira Otal. Se han proyectado 40 apartamentos, que estarán dotados de los servicios necesarios, pero respetando su autonomía.

Tarazona

La prioridad pasa por potenciar el casco antiguo

Una de las prioridades de Tarazona para los próximos años pasa por rehabilitar y desarrollar el casco antiguo de la ciudad, centrando los esfuerzos en el barrio del Cinto y en la Judería. El Ayuntamiento busca reeditar los convenios con el Gobierno de Aragón en esta línea, con unas convocatorias más ventajosas para los vecinos. Se plantea aumentar la inversión en mobiliario urbano y crear una brigada específica en esta zona de la localidad.

Los retos pasan también por aprobar el nuevo PGOU, construir un espacio para los jóvenes, ampliar la zona deportiva o acondicionar parques reservados para perros.

Monzón

Urbanizar La Armentera, el mayor polígono de la provincia

El nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Monzón deberá encarar como principal reto la urbanización del polígono de La Armentera, principal superficie industrial y logística de Huesca. En estos cuatro años se ha trabajado ya en esta línea consiguiendo poner a disposición de empresarios locales suelo para levantar importantes proyectos empresariales. Pero ahora hay que sumar el apoyo decidido del Gobierno de Aragón, como ya le expresó el alcalde Álvaro Burrell al presidente Javier Lambán en una carta, quejándose de la falta de inversiones en una de las principales superficies industriales de la Comunidad.

Gestionar la ampliación de la Terminal Intermodal de Monzón del grupo Samca y sus proyectos de expansión serán también clave.

Y en otro orden de cosas, habrá que ver qué pasa definitivamente con la estatua del Sagrado Corazón, si se queda en el castillo o se traslada. Un debate que ha sido muy polémico en este mandato.

Alcañiz

Las heridas por la avalancha de Pui Pinos siguen abiertas

La situación de los vecinos que perdieron sus casas con el derrumbamiento del cerro de Pui Pinos en abril de 2017. La avalancha arrasó un grupo de viviendas y obligó a desalojar a 58 personas. El caso se ha judicializado pero los afectados reclaman una solución que les permita recuperar el patrimonio destruido por el corrimiento, que, afortunadamente, no causó daños personales.

Vinculada al derrumbamiento está la continuación de las obras de consolidación y saneamiento del cerro de Pui Pinos emprendidas por el Consistorio, que incluyen un nuevo parquin en el casco antiguo.

Entre los equipamientos previstos, destaca la segunda piscina climatizada de la ciudad y, entre las carencias a afrontar, figuran la escasez de plazas de guardería, la inexistencia de un centro de día y la falta de residencias públicas de la tercera edad.

Jaca

Acometer por fin el canal de agua y erradicar el chabolismo

El nuevo mandato plantea varios retos para Jaca que deberá encargar el equipo de gobierno encabezado por el PSOE. La prioridad será ejecutar por fin, después de muchos años de promesas incumplidas, la mejora pendiente del canal que abastece de agua a la ciudad, con una antigüedad de un siglo y con una inversión que superará los 6 millones de euros.

A ello hay que sumar la erradicación del chabolismo en el barrio San Jorge, proyecto que ya ha comenzado y que se espera finalice en los próximos cuatro años; adecuar o rehabilitar espacios públicos municipales; y continuar con la peatonalización.

Cuarte de Huerva

A la espera del instituto, centro cívico y pabellón de deportes

El IES Martina Bescós de Cuarte de Huerva ya está en marcha, pero los alumnos dan clase en unas aulas del CEIP Cuarte III (Pilar Bayona), por lo que la construcción de un nuevo edificio para este instituto es una reivindicación en el municipio. La DGA podría iniciar las obras este mismo año con la previsión de que se pueda inaugurar en 2020.

Hay, además, otras actuaciones pendientes en esta localidad zaragozana de la Comarca Central, como el pabellón deportivo (que ronda los 4 millones) o el centro cívico y cultural (una infraestructura muy demandada que costará unos 2,5 millones de euros).

Fraga

Más viviendas para los nuevos trabajadores de la plataforma

Fraga tendrá que hacer frente a un previsible aumento de la población derivado de su crecimiento empresarial. La plataforma logística ha colgado el cartel de completo y ya se trabaja en su ampliación. El último gran proyecto es el centro cárnico del grupo Costa, que generará 1.600 empleos, atrayendo nuevas familias, ya que la ciudad solo cuenta con unos 400 parados. Para asentar población, serán necesarias nuevas viviendas y equipamientos y para ello, habrá que salvar el obstáculo del decreto de zonas inundables. También es necesario aumentar las plazas educativas, revitalizar el casco histórico y finalizar los nuevos regadíos.

Utebo

La accesibilidad, eje central de la revisión urbanística

Utebo, la tercera localidad zaragozana más grande por detrás de la capital y de Calatayud, trabaja en la revisión del plan urbanístico, que data de 1990, mejorando la accesibilidad y la movilidad. El plan pasaría por conseguir la cesión de la N-232, reformar los accesos a la localidad (como la actual entrada por el paso elevado al Alcampo) y construir varias rotondas. El objetivo clave es adecuar el PGOU a las necesidades actuales, adaptando calles a cota 0 o actuando en conectividad y transporte.

Hay otras actuaciones pendientes, como ampliaciones de espacio para poder atender al creciente número de usuarios de determinados servicios: escuela infantil La Cometa, escuela municipal de música, zona de gimnasio, área termal de la piscina climatizada... El Ayuntamiento afronta el próximo mandato con la vista puesta también en acción social y en ofrecer una educación integral.

Etiquetas
Comentarios