Viajes
Suscríbete por 1€

TURISMO

Un paseo por la judería de Tarazona

El origen del barrio está en la judería vieja, que se extiende a los pies de la antigua fortaleza musulmana, hoy Palacio Episcopal.

Una calle del barrio de la judería de Tarazona
Una calle del barrio de la judería de Tarazona
Nora Bermejo

A los pies de la antigua fortaleza musulmana, actual Palacio Episcopal, y bajo las casas colgadas del barrio alto se extiende la judería de Tarazona. Fue uno de los principales centros judaicos de Aragón y vivió su época de mayor esplendor durante el siglo XIII.

Pasear por sus calles es un plan obligatorio cuando se visita Tarazona, localidad adherida a la Red de Juderías de España. El recorrido se puede hacer por libre o dentro de alguna de las actividades que se organizan desde la oficina de Turismo.

La judería está formada por dos núcleos diferenciados, marcados por los acontecimientos históricos y diferenciados urbanísticamente. La judería vieja limita con la acequia de Selcos al sur y con la calle del Conde, al norte. Para conocer este espacio hay que pasear por las actuales calles de los Aires, Judería, Rúa Alta, Rúa Baja y la plaza de los Arcedianos.

De trazado sinuoso, las calles son estrechas, propias de la época medieval. Claro ejemplo de este urbanismo es la calle de la Judería. Destaca por su cerrada estrechez en el primer tramo para, unos metros después, abrirse en un amplio espacio. Hasta finales del siglo XX fue una calle sin salida pero en 1980 se demolieron varios inmuebles para abrir paso. Actualmente, desde esta vía se puede contemplar a un lado la fortaleza y el Palacio Episcopal y, al otro, las casas colgadas.

A la judería vieja de Tarazona se accedía por tres puertas: la de la plaza Nueva, en las inmediaciones de la actual plaza de España; la Porticiella, en la calle de San Juan; y una tercera debajo de la Zuda, la fortaleza musulmana que hoy alberga el Palacio Episcopal.

El paseo continúa hacia la parte posterior de la calle del Conde, desde donde se pueden contemplar las casas colgadas. Construidas en saledizo, es decir, con una parte de la fachada sobresaliendo, en ellas residían las familias de la nobleza turiasonense.

Aunque no se conservan restos de ella, diversos estudios han determinado que la sinagoga mayor se encontraba, probablemente, en un edificio de la rúa Alta donde, además, vivían los integrantes de la élite cultural y económica judía. Esta calle, entonces conocida como Carrera de la Sinagoga, es la que vertebra la judería vieja. Todavía hoy funciona como un eje central del que salen callejones en desuso que recuerdan al trazado medieval de la localidad.

Desde este punto, la ruta por la judería de Tarazona continúa subiendo hacia el oeste para llegar hasta lo que entonces fuera el área comercial, colindando con la Zuda. La mayoría de los judíos de la localidad eran artesanos. Casi todos eran zapateros, pero también había tejedores y sastres, caldereros, cerrajeros y trabajadores de la plata.

Calle de la Judería de Tarazona
Calle de la Judería de Tarazona
Ayto. Tarazona

El centro Moshé de Portella, visita obligatoria

Otro de los puntos de interés de la ruta es la plaza de los Arcedianos. Se sabe que en aquella época sus dimensiones eran mayores que las actuales y que en ella se instalaban durante una semana las tiendas para la celebración del sucot, festividad judía conocida también como Fiesta de las Cabañas.

En la actualidad, en esta plaza está ubicado el Centro Multimedia de Interpretación de la Cultura Judía de Tarazona Moshé de Portella. Su nombre se debe al que probablemente fuera el miembro más importante de la comunidad judía. Moshé de Portella vivió con su familia en la aljama y desempeñó cargos públicos durante los reinados de Jaime I y Pedro III. El centro está dedicado al pasado judío de Tarazona y el visitante puede acercarse a la historia del pueblo a través de una serie de paneles explicativos. También hay un memorial con los apellidos de los judíos turiasonenses de la Baja Edad Media y un audiovisual donde se habla de su expulsión de Tarazona.

La judería nueva, fruto del crecimiento de la población

La ruta por la judería de Tarazona se completa con un paseo por la conocida como judería nueva. Es el segundo núcleo hebraico de la localidad y su origen se debe a factores demográficos y de salubridad. Conforme la comunidad judía iba creciendo, la ocupación se fue extendiendo en espacio. Así, a partir del año 1440 los judíos poblaron la cuesta de los Arcedianos hacia la actual plaza de Nuestra Señora, antes llamada plaza de la Judería Nueva. A este espacio se accedía por dos puertas, la de Santa Ana, hacia la actual calle de Marrodán, y la del barrio nuevo, en la parte oeste de la plaza.

Hasta aquí el paseo por la judería de Tarazona, un espacio donde todavía se puede escuchar el bullicio del comercio en las calles, donde siempre quedará la memoria de una población pujante que llevó el esplendor a la localidad.

Para dar a conocer la riqueza sefardí de Tarazona, se han estado realizando mejoras en las juderías y se organizan visitas tanto para turistas como para profesionales y estudiosos de toda España.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Visita todas las informaciones relacionadas con el turismo en Aragón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión