Viajes
Suscríbete por 1€

Del Diablo a la Reina: siete puentes nada corrientes para visitar este puente de mayo en Aragón

Las tres provincias aragonesas están llenas de puentes preciosos y de todas las épocas.

El puente de Cananillas en Aguaviva.
El puente de Cananillas en Aguaviva.
Laura Uranga

Los puentes cruzan ríos, o permiten salvar valles profundos en el terreno para el paso de vehículos de todo tipo. Pueden ser finos, sólidos, de tablas, piedra, hormigón… cada uno tiene su personalidad y finalidad. En el calendario laboral o escolar, unen días festivos que son una oportunidad para, por ejemplo, conocer un poco más la tierra que se pisa y no se ha investigado a fondo. Aragón tiene mucho territorio y es complicado explorarlo a conciencia, pero hay ejemplos representativos de cualquier detalle arquitectónico interesante, desde viviendas curiosas a construcciones futuristas o abundantes testimonios de la época romana, que han resistido a 2.000 años de guerras y tormentas. El puente de Piedra en Zaragoza, de base romana, o el viaducto de Teruel son los más conocidos en Aragón, además del espectacular puente que da paso al casco antiguo de Valderrobres sobre el río Matarraña, pero todos esos puentes hay siete que por belleza o significado tienen una importancia especial.

Puente románico de Capella
Puente románico de Capella.
1

Es el más espectacular de los muchos que tiene el río Isábena, en la comarca oscense de la Ribagorza, y uno de los más bonitos de Aragón. Tiene siete grandes arcos, más uno semienterrado en su arranque derecho. Este puente románico ofrece una vista majestuosa; con su perfil medieval de ‘lomo de asno’, tiene unos 100 metros de longitud y se atraviesa por una calzada de tres metros de ancho protegida por pretiles.

Puente del Diablo en Olvena
Puente del Diablo en Olvena.
2

El Congosto de Olvena es una de las vías más hermosas en el tránsito rodado entre Graus y Barbastro. Justo al salir de la localidad de Olvena en dirección a la capital del Somontano, bajo el puente moderno del tráfico rodado, se alza este puentecito de gran ojo central de medio punto, apoyado en la roca viva. En los laterales hay dos ojos pequeños que sirven de aliviadero. La leyenda del puente es la clásica victoria del ingenio humilde frente a Satanás.

Puente romano de Luco de Jiloca
Puente romano de Luco de Jiloca.
3

De tres arcos y 42 metros de longitud, se le llama puente de Entrambasaguas y por debajo de él pasa el río Pancrudo. Se le tiene por el mejor conservado de Aragón entre los puentes romanos. Hecho en sillería y mampostería. Luco de Jiloca pertenece administrativamente a Calamocha y además del puente es popular en la provincia de Teruel por su famoso carnaval.

Viaducto del ferrocarril de Albentosa
Viaducto del ferrocarril de Albentosa.
4

Tiene doce arcos y está destinado al ferrocarril. El pilar central fue volado en julio de 1938, Se reconstruyó en hormigón dos meses después. Muy cerca están el Chirimito, desde donde se bombeaba agua hasta la estación de Mora de Rubielos (a 23 kilómetros) y el restaurado Molino de Abajo. Es uno de los seis puentes que salvan el gran desnivel de tierra hasta la elevación en la que se encuentra el pueblo.

Puente la Reina y su puente
Puente La Reina de Jaca.
5

Este puente da nombre al propio pueblo de la Jacetania; hay otro del mismo nombre muy cerca, en Navarra. El antiguo puente medieval tiene sus restos a un kilómetro del actual, en la llamada villa de Astorito. En 1880 se construyó el actual, estrecho pero apto para el tráfico rodado, que sirve de entrada natural al valle de Hecho desde Bailo y Jaca, además de conectar con Pamplona. El municipio del mismo nombre surgió de la fusión de los núcleos de Santa Engracia y Javierregay.

El puente de Cananillas en Aguaviva
El puente de Cananillas en Aguaviva.
6

Data de 1622, y cruza el río Bergantes a cuatro kilómetros del casco urbano de esta población turolense, camino a La Ginebrosa. Es de estilo renacentista rural, aunque se edificó sobre uno anterior de estilo gótico, y se dice que el primero en construirse allá fue romano: hay restos de este origen. Está construido en piedra y mampostería, con cuatro ojos, y su entorno es un lugar habitual de recreo y descanso para los habitantes de Aguaviva y La Ginebrosa.

Pasarela de Jánovas
Pasarela de Jánovas
7

Visitar Aínsa, Boltaña y cruzar bordeando el Ara hasta Fiscal y Broto siempre es una buena idea, igual que parar en Jánovas para ver las muestras de la resistencia de este pueblo que estuvo condenado y ha vuelto poco a poco a ver la luz. En la entrada desde la carretera hay un acceso reciente y provisional para los vehículos, pero lo que llama la atención a mano izquierda es la pasarela de Jánovas, que es el único puente colgante original del siglo XIX que resiste en España.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Descubre las rutas más impactantes de Aragón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión