Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

turismo

El lago del espejo, gran atractivo de la reapertura del Monasterio de Piedra

El recinto, que abre sus puertas este sábado 13 de marzo, solo se podrá visitar los fines de semana y festivos, con un 5% de descuento. Se podrá volver a ver el lago del espejo y se ha habilitado una nueva ruta botánica.

El lago del espejo, uno de los lugares más emblemáticos del Monasterio de Piedra, se vuelve a abrir.
El lago del espejo, uno de los lugares más emblemáticos del Monasterio de Piedra, se vuelve a abrir.
HA

El Monasterio de Piedra vuelve a abrir sus puertas este sábado, 13 de marzo, para recibir a los turistas de la provincia de Zaragoza. Por el momento, la visita solo será posible los fines de semana y festivos, y siempre con la compra previa de entradas a través de internet. Tanto el parque-jardín histórico como la zona monumental del monasterio vuelven a estar disponibles para su visita. Además, esta reapertura llega con algunas novedades, como la posibilidad de volver a acceder al lago del espejo, que llevaba cuatro años cerrado.

Los responsables de este enclave natural zaragozano han decidido volver a abrir las instalaciones tras cuatro meses cerradas. La clausura se produjo a finales de octubre, con las restricciones de movilidad. Ahora, con el desconfinamiento perimetral de la provincia de Zaragoza, el monasterio ya está de nuevo preparado para recibir a los visitantes. Estos, por el momento, solo podrán ser residentes en la capital o en alguno de los municipios de la provincia.

Las entradas para este primer fin de semana de apertura ya se pueden adquirir a través de la página web del Monasterio de Piedra. Todas las modalidades se han sacado con un 5 % de descuento sobre el precio habitual. Para adultos y niños a partir de 12 años, cuesta 15.20 euros; de 4 a 11 años y mayores de 65, 10.45 euros; con el carné joven son 12 euros y para las personas con discapacidad, 12.80 euros.

La entrada incluye el acceso de todo el día al recinto, incluyendo el parque y la zona monumental donde, como viene sucediendo desde la pandemia, no habrá visitas guiadas. El espacio se podrá recorrer de forma libre, con el aforo controlado con un conteo automático y con una persona vigilando los accesos.

Durante el recorrido por el monasterio cisterciense, el turista encontrará paneles con códigos QR que facilitan la visita y aportan información adicional en su dispositivo móvil. El templo data del siglo XIII y recoge buena parte de las características de la arquitectura de la orden del Císter. La iglesia es el elemento principal, con un claustro anexo desde el que se distribuyen el resto de dependencias: la sala capitular, el almacén, la cocina, el refectorio y el calefactorio.

En cuanto al jardín histórico, la visita no tiene restricciones, al tratarse de un amplio espacio al aire libre. Uno de los enclaves más populares es la gruta Iris, donde sí se controlará que quienes vayan pasando mantengan las distancias de seguridad. El lugar cuenta con una barandilla para evitar caídas, al estar el suelo húmedo y resbaladizo, elemento que se desinfectará con frecuencia para extremar las precauciones.

El resto de caminos y senderos que recorren el parque estarán a total disposición del visitante que, a partir de este sábado, podrá conocer nuevas partes del recinto. Una de ellas es el conocido como lago del espejo, cerrado hace cuatro años. Es uno de los espacios más emblemáticos del jardín histórico que se ha recuperado y ahora se puede volver a ver de cerca.

Además, se ha habilitado un recorrido botánico adicional, durante el que se podrá disfrutar de una panorámica del monasterio cisterciense y de la riqueza natural del recinto. El recorrido se ha diseñado para poder conocer de cerca las más de 50 especies de árboles y arbustos autóctonos que se encuentran en el monasterio. Para facilitar la ruta, se han instalado carteles explicativos que hablan de forma didáctica de esta variada flora.

Árboles en el Monasterio de Piedra.
Árboles en el Monasterio de Piedra.
Monasterio de Piedra

Cerrado pero no parado

Estas y otras labores en el parque son las que se han llevado a cabo durante los meses en los que el recinto ha estado cerrado. Los trabajos se han destinado tanto a mejoras en las instalaciones y a la apertura de nuevos espacios, como a la adaptación a las medidas de seguridad. Ya durante la primera etapa de cierre, en la primavera del año pasado, se instalaron paneles informativos con dichas normas por todo el recinto.

En esta nueva etapa, los horarios de apertura son de 9.00 a 19.00, con el último acceso al parque a las 17.00. A partir del 27 de marzo, cuando el día alargue más, el cierre se ampliará a las 20.30, pudiendo entrar hasta las 19.00.

Por el momento, dada la situación actual y para garantizar que la distancia social se cumpla, la exhibición de aves no se ofrecerá hasta nuevo aviso. La tienda de regalos, por su parte, sí estará abierta y también se dispondrá del servicio de cafetería en la terraza del restaurante Piedra Vieja.

Quienes quieran aprovechar la visita para alojarse en el hotel spa deberán esperar un poco más, aunque las reservas ya se pueden realizar para el 26 de marzo, cuando está prevista su reapertura.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión