Despliega el menú
Viajes

zaragoza

Cinco castillos para disfrutar en la provincia de Zaragoza

En Aragón hubo unos 500, de los que todavía se pueden reconocer como tales más de la mitad.

El castillo de Sádaba se alza sobre la localidad cincovillesa.
El castillo de Sádaba se alza sobre la localidad cincovillesa.
Comarca Cinco Villas

Estratégicos, fortificados, tácticos, amurallados, refugios, conventos.... En Aragón hay muchos tipos de castillos, cuyo historial arranca en la Comunidad del tiempo de la Reconquista cristiana -siglos IX-X-y decrece visiblemente desde el siglo XVI tras la unidad hispánica. Se estima que hubo unos 500, de los que todavía se pueden reconocer como tales más de la mitad, tal y como señala Cristóbal Guitart en el libro 'Los castillos de Aragón'. A los amantes de estas históricas edificaciones, les proponemos una ruta por cinco de ellas dentro de la provincia de Zaragoza.

Castillo de Sádaba

Construido en el siglo XIII sobre una colina, este castillo destaca entre los de su época por su planta geométrica, rectangular, con muros de altura uniforme de los que descuellan seis torres también rectangulares, una en cada ángulo más dos en los lados mayores. Fue probablemente Sancho III de Navarra quien mandó construir el castillo durante su dominio de Sádaba hacia 1223. Cuenta con una superficie rectangular de aproximadamente 1.000 metros cuadrados. El interior se abre a un patio de armas donde sobresale el gran aljibe en el centro y también se abre al patio -mediante una puerta con un tímpano labrado con la cruz de la Orden de San Juan- la capilla, adosada al muro oeste y cubierta con bóveda de crucería simple sustentada por columnas en las esquinas de la sala que poseen capiteles con decoración esculpida de tradición románica.

Castillo de los Luna

En Mesones de Isuela. Es uno de los más genuinos y grandiosos castillos-palacio de señorío de Aragón, obra de los Fernández de Luna. Es un castillo gótico de función militar rectangular, de 68 metros por 35 metros, construido en piedra caliza y flanqueado por seis torres de planta circular. La actual estructura de castillo-palacio se llevó a cabo entre 1370 y 1382 por el arzobispo Lope Fernández de Luna. El espacio central se considera la plaza de armas y se conservan todavía restos de lo que fueron las estancias subterráneas como las bodegas y caballerizas y tres estancias residenciales destinadas a salas, cocina y aljibe.

Castillo de Mesones de Isuela.
Castillo de Mesones de Isuela.
Laura Uranga

Castillo del Papa Luna

En Illueca. Este castillo-palacio está íntimamente ligado a la figura de don Pedro de Luna, hijo de Juan Martínez de Luna y de María Pérez de Gotor, cardenal y pontífice nacido en este castillo familiar en la primavera de 1328 y más conocido como Benedicto XIII o papa Luna. A la muerte del papa Luna, ocurrida el 23 de mayo de 1423, en su castillo fortaleza de Peñíscola (Castellón), su sobrino y señor de Illueca, Juan de Luna, trasladó sus restos a la capilla de castillo-palacio del lugar que le vio nacer. Tras las numerosas fases de construcción llevadas a cabo desde el siglo XIV al XVII, hoy se puede contemplar un impresionante conjunto levantado en mampostería y ladrillo de planta rectangular muy alargada, que ocupa el cerro más elevado de la población. Distribuido en tres plantas, en la primera se hallan los salones principales, la segunda está ocupada por diversos aposentos, mientras la tercera es la falsa, que al exterior se trasdosa en una galería de arcos doblados de medio punto que recorre todo el perímetro exterior del castillo-palacio.

Castillo del Papa Luna en Illueca
Castillo del Papa Luna en Illueca
Heraldo.es

Castillo de Trasmoz

El Castillo de Trasmoz por su posición de frontera entre Aragón y los reinos de Castilla y Navarra, fue escenario de numerosas luchas entre estos reinos. Alfonso II lo conquistó a Navarra en 1185 pero Pedro II lo empeñó junto con otros castillos a Sancho VII el Fuerte en 1212, recuperándolo Aragón en 1231. En 1267 vivía en él un sacristán de Tarazona llamado Blasco Pérez, dedicado al parecer a prácticas de brujería y, posiblemente, de este hecho nacieron leyendas en torno al castillo que fueron recogidas por Gustavo Adolfo Bécquer en sus Rimas y Leyendas cuando residió en el cercano monasterio de Veruela. Es el castillo más importante de esta zona fronteriza, formado por un gran recinto amurallado con torreones rectangulares, uno de los cuales contiene la puerta con el paso en recodo, y en su interior se alza una torre más antigua.

Castillo de Trasmoz
Castillo de Trasmoz

Castillo del Compromiso de Caspe

Según datos del Gobierno de Aragón, la población de origen musulmán conocida como Qasb, fue conquistada en el 1169 por Alfonso II, ayudado por las órdenes de San Juan y de Calatrava. En agradecimiento el rey entregó esta villa a la Orden del Hospital, confirmándose esta donación en 1193. Estos monjes construyeron una fortaleza y un convento que años más tarde, en 1412, fue elegido para realizar en él el llamado Compromiso de Caspe, en el que fue nombrado Rey de Aragón Fernando de Antequera. Durante años el recinto se utilizó no solo como castillo sino también como convento junto con la vecina iglesia de Santa María, de estilo gótico levantino. En el siglo XIX el castillo casi desapareció -también se utilizaron sus sillares para construir el fuerte de Salamanca-. Hace algunos años se intentó recuperar parte del castillo derribando las casas que se habían construido en su recinto y consolidando algunos de los elementos conservados. De este importante castillo no quedan más que elementos englobados en una planta en forma de cuadrilátero de unos 55 por 30 metros. Estos son un muro con remate almenado, en el que se abre una puerta ciega, con dovelas decoradas mediante escudos. Encima de él se reconstruyó una torre con remate también almenado.

Castillo del Compromiso en Caspe.
Castillo del Compromiso en Caspe.
Archivo Heraldo
Etiquetas
Comentarios