Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

salud

Ejercicios para hacer dentro de la piscina

Los beneficios que reportan los ejercicios dentro del agua son múltiples, siendo especialmente recomendados para personas en fase de recuperación de una lesión.

Ejercicios para hacer dentro de la piscina.
Ejercicios para hacer dentro de la piscina.
Pixabay

Con la temporada de piscina ya puesta en marcha, el agua surge como otra alternativa para hacer deporte y cuidar la salud en el verano. Son múltiples los beneficios que reportan los ejercicios físicos en el interior del agua. Hay que tener en cuenta que dentro de ella el cuerpo humano pesa menos y esto permite más facilidad a la hora de articular un movimiento. Además, el deporte acuático refuerza la resistencia cardiovascular e incrementa la eficacia a la hora de tonificar la musculatura. 

Públicas o privadas, grandes o pequeñas, el agua de las piscinas puede servir de gimnasio a la hora de practicar tanto ejercicios y posturas simples como movimientos que fuera del agua serían imposibles de realizar. Además, tareas como perder peso, fortalecer el cuerpo, reducir el estrés y hacer frente a la osteoporosis ven en el agua un gran aliado, que a su vez es muy recomendable para aquellas personas que estén en rehabilitación o en fase de recuperación de alguna lesión.

Dependiendo de cuáles sean los objetivos del interesado, serán recomendables unos ejercicios u otros, por niveles de dificultad y condición física. No obstante, existen una serie de movimientos y actividades, aptas para todos los públicos, que son beneficiosas para la salud tanto de deportistas profesionales como para un ciudadano de a pie. Entre estos, podemos destacar:
  • Correr y andar: un clásico entre deportistas de élite​. Consiste en andar entre 15 y 20 pasos con el agua cubriendo hasta la cintura, primero hacia delante, y a continuación hacia atrás. La idea del ejercicio es aumentar la velocidad de la acción progresivamente para acabar haciendo carreras suaves de entre 20 y 30 segundos.
  • Zancadas: a la altura del bordillo, apoyando la mano si es necesario, efectuamos una zancada grande hacia delante, aguantamos unos segundos y realizamos el movimiento a la inversa, regresando a la posición natural. Intercalamos ambas piernas, haciendo diez repeticiones con cada una. Las zancadas también pueden hacerse de manera lateral.
  • Hacer equilibrios: sobre una pierna de apoyo, elevamos la rodilla contraria a la altura de la cadera. Podemos equilibrar extendiendo los brazos. Aguantamos unos 30 segundos en dicha posición e intercalamos las piernas de apoyo y rodillas elevadas.
  • Bicicleta: otro de los clásicos para su ejecución dentro del agua.  Apoyados a la altura del bordillo, realizamos un movimiento simulando que pedaleamos. Puede realizarse hacia delante o hacia atrás. Aguantamos alrededor de tres minutos, con varias series. 
  • 'Burpees' acuáticos: se trata de una adaptación del clásico 'burpee' sobre terreno. Un ejercicio completo para trabajar las extremidades. Nos posicionamos de pie, reposando las manos sobre el bordillo y hacemos saltos como si quisiéramos salir fuera de la piscina. Aguantamos un minuto haciendo todas las repeticiones que podamos.
  • Para tríceps: En posición vertical, sin tocar el piso de la piscina, agarramos el escalón superior de la escalerilla tratando de salir del agua con un impulso único de brazos.
  • El ángel: todos tenemos en mente el movimiento que se realiza sobre la nieve, extendiendo brazos y piernas para hacer la forma de un ángel. Así pues, este ejercicio consisten en hacer lo mismo pero en el agua. De pie o estirado, cerramos y abrimos brazos y piernas de manera simultánea. 
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión