Salud

Heraldo Saludable

salud

La vacuna del papiloma humano en hombre reduce la incidencia en mujeres

Esta vacuna reduce la incidencia de cáncer de pene, cáncer de ano, cáncer orofaríngeo, cáncer de vagina y condilomas.

La vacuna contra el papiloma es muy eficaz en la prevención de la enfermedad.
La vacuna contra el papiloma es muy eficaz en la prevención de la enfermedad.
Pixabay

Una prevención efectiva del VPH no solo en mujeres, sino también en hombres, ayudaría a reducir la incidencia de cáncer de pene, cáncer de ano, cáncer orofaríngeo, cáncer de vagina y condilomas, tal y como afirman desde el MD Anderson Cancer Center Madrid.

El cáncer de cuello de útero es estrictamente una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que no tiene su origen ni en la genética ni en los antecedentes familiares, sin embargo, los hombres siguen fuera de las recomendaciones del sistema público de salud cuando también pueden contagiarse y contagiar.

"Si no vacunamos a hombres y mujeres, la incidencia del cáncer de cuello de útero y lesiones genitales relacionadas con el HPV se va a reducir, pero no en la medida que se produciría si la medida incluye también a los varones", ha subrayado el doctor Javier de Santiago, jefe del Servicio de Ginecología Oncológica de MD Anderson Cancer Center Madrid.

Todas estas patologías están directamente relacionadas con la infección por este virus a las que "no se les está dando la importancia que tienen", ha afirmado este experto. De hecho, "junto a las lesiones precancerosas, son precisamente los condilomas las lesiones más comunes en España y las que más repercuten en el gasto sanitario", ha asegurado.

Asimismo, otro de los problemas del sexo masculino es el diagnóstico. El experto recuerda que, mientras las mujeres se realizan cribados periódicos de su salud genital -como las citologías y el test de VPH-, los varones no acuden al urólogo a realizarse revisiones periódicas. Además, subrayan los expertos, el diagnóstico de la infección por VPH en hombres es más complicado, ya que no existen pruebas específicas, sino que la revisión se limita a observar y detectar la presencia o no de verrugas o lesiones en el aparato genital.

Una vez se diagnostica una infección por VPH en un hombre, la recomendación es la misma que en una mujer: la vigilancia de sí mismo y de su pareja y la utilización del preservativo. "Este método anticonceptivo, bien usado, sí es capaz de prevenir el VPH", ha enfatizado el doctor De Santiago, que destaca que la creencia de que realmente no es un método eficaz viene del mal uso que se hace del mismo. "Es muy importante usarlo en todas las relaciones sexuales y desde antes de la penetración para asegurarnos de su eficacia para prevenir esta infección", ha especificado. 

Más del 80%  de las mujeres ha tenido contacto con el VPH

En cuanto a las mujeres, "prácticamente toda la población femenina, más del 80 por ciento, ha tenido contacto con el VPH alguna vez", ha asegurado el doctor De Santiago, que ha señalado que lo importante no es tanto haber tenido un contacto con este virus, sino cómo y durante cuánto tiempo se ha establecido este contacto.

"La probabilidad de desarrollar un cáncer de cuello de útero por contacto una única vez con el VPH es inferior al 1 por ciento y, en caso de que existiera contagio, lo más probable es que el virus termine siendo eliminado", ha apuntado este especialista. La clave para evaluar el riesgo en estos casos, ha explicado, es el tipo de virus con el que se ha tenido contacto, el número de contactos con ese virus y el número de parejas sexuales que se ha tenido.

Sobre el estigma relacionado con la promiscuidad que todavía existe entre la población, el doctor De Santiago ha indicado la mayor probabilidad de contagio con el virus en caso de mantener relaciones periódicas con una pareja estable portadora del VPH. De hecho, en estos casos, el doctor recomienda siempre el uso de preservativo para no provocar ese efecto de "círculo vicioso".

En cuanto a la vacunación, si bien lo ideal es hacerlo antes de mantener la primera relación sexual, la recomendación llega hasta los 45 años. "Una proporción significativa de mujeres mayores de 25 años se infecta por VPH 16 y 18. Si tenemos en cuenta que la posibilidad de persistencia viral aumenta con la edad y esto incrementa el riesgo de lesiones debemos considerar la vacunación en mujeres de mayor edad", ha instado De Santiago.

Sobre la primera revisión ginecológica, el doctor de Santiago sitúa la edad ideal en los 25 años. "Hacer una prueba de detección del VPH antes de los 25 años no es útil porque lo más probable es que salga positiva en la mayor parte de los casos debido a la alta exposición del virus, pero, también en la mayor parte de los casos, el sistema inmune lo eliminará y creará anticuerpos para evitar la infección en próximos contactos, lo que se llama proceso de inmunización". 

Ver otras noticias de salud

Etiquetas
Comentarios