Despliega el menú
Opinión

Opinión

Que Zaragoza no se retrase

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 19/05/2020 A LAS 10:41
Vistas aéreas de Zaragoza desde la torre de Nuestra Señora del Pilar, la más próxima al Ayuntamieto y a la plaza / 10-10-2016 / Foto: José Miguel Marco [[[HA ARCHIVO]]]
Zaragoza no debe retrasarse en la desescalada.
José Miguel Marco

Que Zaragoza no se retrase

La posibilidad de que Zaragoza no entrase el próximo día 25 en la segunda fase de la desescalada resulta inquietante. Y sorprende que el presidente de Aragón plantee ese retraso con naturalidad. Precisamente porque la capital concentra la mitad de la población aragonesa, dejarla atrás supondría un fracaso y un duro revés económico. El Gobierno autonómico debe hacer lo necesario para que el conjunto de Aragón cumpla los requisitos adecuados de seguridad sanitaria.

Las declaraciones realizadas este lunes por Javier Lambán dan a entender que el presidente de Aragón estaría dispuesto a desgajar Zaragoza del resto del territorio aragonés en el avance hacia la normalización de la vida cotidiana y de la actividad económica. Trabajar con ese planteamiento supone un grave error, que puede tener consecuencias muy negativas para la recuperación de la economía, habida cuenta de que la mayor parte de la producción de riqueza de la Comunidad se concentra en la capital; además de que supondría dejar atrás a la mitad de la población aragonesa. Es cierto que las características de Zaragoza como gran ciudad pueden suponer dificultades añadidas para tomar las medidas que requiere el avance en las fases de la desescalada, pero hay que poner los medios para que el sistema sanitario y otros factores permitan afrontar el reto sin que la epidemia se descontrole. La obligación del Gobierno autonómico es hacer lo necesario para que el territorio aragonés al completo pueda entrar, con los deberes hechos, en las distintas fases de desescalada a medida que se pongan en marcha. Queda una semana todavía para el comienzo de la fase II y Lambán debe aprovecharla. Ni los zaragozanos ni los demás aragoneses entenderían que el presidente de la Comunidad trabajase con la hipótesis de desgajar Zaragoza, en lugar de esforzarse al máximo para conseguir que todo Aragón cumpla a tiempo con las condiciones para avanzar de manera segura hacia la normalización.

Etiquetas