Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

cine e historia

La cineasta Isabel Soria desentraña el 'Vidal Mayor', el libro de los Fueros de Aragón

La realizadora dedica un documental de 25 minutos, para todos los públicos, al manuscrito iluminado por 156 miniaturas que está en la Fundación Getty.

Detalle de las animaciones de David Guirao para la pelíula.x
Detalle de las animaciones de David Guirao para la pelíula.
David Guirao.

Isabel Soria, sola o con José Manuel Herráiz, se bate en muchos frentes. Con su habitual socio prepara un documental sobre ‘La España fea’, y en solitario, con la compañía del guionista y actor Luis Rabanaque, trabaja en ‘Historias rocambolescas del patrimonio español’, centrado en cinco relatos o secuencias: las pinturas murales de arte rupestre de Hellín, las máscaras de Guarrazar, el Patio de la Infanta, el tesoro de Castiltierra y el 'Vidal Mayor', donde aborda el relato de la Compilación de los Fueros de Aragón, de cuya existencia hablaron el artista y coleccionista de arte Valentín Carderera y el jurista Joaquín Martón, al que le acaba de dedicar una biografía y un estudio José Ignacio López Susín.

Un día, a Isabel Soria se le ocurrió que el ‘Vidal Mayor’ podría contarse en un vídeo o en un cortometraje de tres minutos, y visitó a López Susín, director general de Política Lingüística del Gobierno de Aragón. “Le pareció una buena idea y no solo eso. Fue algo más allá: colaboró en todo con gran entusiasmo. Y hay un momento en que me doy cuenta de que ese libro merecía algo más y se me ocurrió hacer una pieza para divulgación general y para televisión de unos 25 minutos”, cuenta la cineasta. Se trata de 'El Vidal Mayor. La joya de la identidad aragonesa', en el que colaboran el Justicia de Aragón, la fundación Caja Rural de Aragón, la Diputación de Huesca y el Gobierno de Aragón.

Tarjeta del homenaje a Gunnar Tilander, editor del 'Vidal Mayor'.
Tarjeta del homenaje a Gunnar Tilander, editor del 'Vidal Mayor'.
Archivo Soria.

Se puso manos a la obra con Luis Rabanaque. “Me quedé fascinada, claro, con el relato, pero eso irá a mi documental más largo: se contará la historia de Gunnar Tilander, que encontró la obra en 1933 y la editó en Suecia, a cargo del contribuyente sueco, como dice el experto Jesús Delgado, en tres volúmenes: la transcripción, las miniaturas y el vocabulario”, insiste la realizadora, que también intenta explicar este volumen excepcional, de lujo, concebido tal vez para que “el príncipe heredero conociese cuáles eran las normas o leyes de Aragón en un objeto excepcional”, como dice el especialista Jesús Delgado.

En 1247 las cortes se reunieron en Huesca y el rey Jaime decidió en ese momento, que eran tiempos de paz, proveer de fueros al reino de Aragón “porque es la cabeza de nuestros dominios”. Y, basándose en el código de Justiniano y habida cuenta que existían distintos fueros, como el fuero de Jaca, se redactó la ‘Compilatio minor’ en latín de los fueros, con los preceptos consensuados en las cortes de Huesca, y una ‘Compilatio maior’, conocida por el epígrafe ‘In excelsis Dei Thesauris’, que sería la versión extendida, traducida al navarro-aragonés, con glosas, notas y comentarios, que pretendía fijar las leyes del reino. Fue bautizada por el nombre de 'Vidal Mayor', porque la llevó a buen puerto el obispo de Huesca, consejero real y experto jurista Vidal de Canellas.

“Una peripecia como esta me hace sentir más aragonesa. El ilustrador David Guirao participa con una animación inspirada en la belleza y en la variedad de las miniaturas", dice Isabel Soria

Los Fueros de Aragón se editaron en un manuscrito del siglo XIII, iluminado con 156 miniaturas en pergamino. A sus ocho siglos de antigüedad y su belleza, se suman la importancia capital de su contenido jurídico, que es la fuente del Derecho aragonés, “que merecía ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad” (apunta Isabel Soria), y el valor de su léxico. Actualmente, tras varias aventuras y varios poseedores, se halla en la Fundación Paul Getty de Santa Mónica, en California. “Más que contar esta aventura, y recordar la figura de Gunnar Tilander, que sería doctor Honoris Causa por la Universidad de Zaragoza en 1959, queríamos contar qué era el ‘Vidal Mayor’, qué hay en él”. Isabel Soria dice que no lo han podido grabar en Estados Unidos porque no les han autorizado, aunque en 2008 estuvo en una exposición en la Lonja, financiada por Ibercaja y comisariada por Carmen Iglesias. “Recuerdo que el pintor y gestor cultural José Luis Lasala me decía: ‘Lo tuve entre mis manos y sentí una inmensa emoción’”.

El catedrático Jesús Delgado durante la grabación.
El catedrático Jesús Delgado durante la grabación.
Archivo Soria.

Con todo, sí que hay ecos del cambio de manos y de ubicación del manuscrito, que se creyó perdido durante muchos años. Estuvo en Londres, en Aquisgrán y ahora está en Estados Unidos. “En Aquisgrán lo vieron el jurista Jesús Delgado y el historiador y pedagogo Agustín Ubieto. Ubieto, que es puro entusiasmo a los 85 años, publicaría una edición facsímil a finales de los años cuando era director del Instituto de Estudios Altoaragoneses. Además de ellos, participan en el documental la catedrática Carmen Bayod, de Derecho Civil, y el escritor Francho Nagore, que se centra en el lenguaje del manuscrito, que él califica de navarro-aragonés. Con ellos hemos grabado en el Museo de Huesca y en la Fototeca de la capital altoaragonesa, en la sede del Justicia y en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza”, cuenta Isabel Soria.

Isabel Soria está muy contenta con el documental que se presenta el jueves 26, a las 19.00, en la Fundación Caja Rural, antiguo Casino Mercantil. “Una peripecia como esta me hace sentir más aragonesa. El ilustrador David Guirao participa con una animación inspirada en la belleza y en la variedad de las miniaturas. Un proyecto así es muy emocionante. Carmen Bayod dice que el ‘Vidal Mayor’ es un libro que nace del pacto”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión