Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

El Serrallo, el barrio marítimo de Tarragona

El comercio de suministros náuticos y los diversos restaurantes especializados en cocina marinera constituyen el motor económico de este enclave tarragonés.

Panorámica del barrio del Serrallo de Tarragona
Panorámica del barrio del Serrallo de Tarragona
Jorge Franganillo/Turismo de Tarragona

Tarragona tiene muchos encantos, pero sin duda uno de ellos es el barrio del Serrallo. Sus calles estrechas y sus sencillos edificios, la mayoría de ellos del siglo XIX le otorgan el carácter de típico enclave marinero. Hoy proponemos una visita a esta zona con una gran actividad gastronómica, cultural y asociativa.

Si visitamos la ciudad de Tarragona no podemos irnos sin antes bajar al barrio marinero del Serrallo situado junto a uno de los puertos más importantes del Mediterráneo. La vida de muchos de sus habitantes está unida al mar, y lo mismo sucede con la actividad que se desarrolla en él. A su lonja llega el pescado que se venderá por el sistema de subasta. El comercio de suministros náuticos y los diversos restaurantes especializados en cocina marinera constituyen el motor económico de este enclave tarragonés.

Algunas asociaciones ligadas a las tradiciones de la ciudad tienen su origen en el barrio, como la Colla Castellera dels Xiquets del Serrallo o la cofradía del Gremi dels Marejants.

Pero sin duda la tradición gastronómica es lo que le ha convertido en un punto de referencia gracias a la oferta en bares y restaurantes que presenta y su privilegiada situación, junto al mar.

La actividad comercial del barrio arrastra una trayectoria casi centenaria. Padres, hijos y nietos de pescadores han seguido la tradición profesional de sus antepasados para mantener la esencia marinera serrallense en sus restaurantes y comercios.

Los historiadores certifican que Tarragona tiene una lonja de pescadores desde el 1928, aunque se han hallado documentos que acreditan que es más antigua.

Aquí se pueden encontrar las especies más selectas de pescado como son la gamba roja (autóctona de Tarragona), el pulpito, la cigala, la bacaladilla, la merluza, el rape, la galera, la gamba blanca, el pulpo, el calamar… De pescado azul destacan la sardina, el boquerón y la caballa.

También se captura la merluza de pincho, lenguado, pulpo, y atún rojo, así como emperador, si es temporada.

Un caldillo de bocanegra con patatas aliñado con alioli, una romescada… Son algunos de los platos típicos de la cocina tradicional del barrio, que, sobre todo, huelen y saben a mar.

La salsa por excelencia es el “romesco” a base de pimientos secos escaldados, tomates y ajos asados, almendras y avellanas, aceite de oliva y un chorrito de vinagre.

Los restauradores son herederos de esta cocina marinera que se puede degustar en la mayoría de los restaurantes del barrio.

Uno de los principales atractivos de la zona es el Moll de Costa, un ‘mar de cultura’ puesto que ha sabido reinventarse para aprovechar los tinglados del puerto, esos viejos almacenes portuarios que ofrecen ahora actividades culturales y de ocio. Para llegar al Moll de la Costa se utiliza la pasarela del Puerto inaugurada en 2018 que conecta el centro urbano con el mar, incluyendo la playa del Milagro, su paseo marítimo, el Puerto Deportivo y el referido espacio cultural que engloba, a su vez, el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona, el Museo del Puerto, la sala de exposiciones del Tinglado 1 y el Tinglado 2 Centro de Arte en el Muelle de Costa.

Uno de los imperdibles de la zona es el Museo del Puerto, situado en el Refugio 2, que ofrece un recorrido por la historia del puerto, desde que los romanos desembarcaron hasta la actualidad.

A partir de visitas guiadas y propuestas educativas de ocio familiar, se pueden conocer todos los aspectos de la actividad del puerto, las embarcaciones…

Fuera de la zona del museo, existe la oportunidad de realizar la Ruta Patrimonial del Puerto de Tarragona, siguiendo unos paneles que indican una docena de elementos de patrimonio portuario, en un recorrido de 4 km desde el Museo del Puerto hasta el Faro de la Banya, en el extremo del dique de Llevant. La ruta se puede hacer a pie o en bicicleta.

En la Lonja del Pescado de Tarragona, el Museo del Puerto propone un espacio multisensorial e inmersivo para descubrir el fondo marino del Mediterráneo, el Observatorio Azul. El espacio multimedia enseña las especies que se pescan en el litoral tarraconense, las artes de pesca tradicionales y modernas y la historia del barrio del Serrallo. Se pueden concertar visitas llamando al 977 259 434 o museuport@porttarragona.cat.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión