Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

TEATRO. OCIO Y CULTURA

El actor y dramaturgo José Luis Esteban gana el premio Teatro de Rojas de Toledo

Fue galardonado como 'Mejor Texto de Autor Español' por su obra 'Don Quijote somos todos', que estrenó el Temple, y llega el próximo mes a Madrid

Premio de teatro para José Luis Esteban.
Retrato de José Luis Esteban que alterna la actuación con la escritura.
Marcos Cebrián

ZARAGOZA. El actor y dramaturgo José Luis Esteban (Zaragoza, 1963) ha sido el ganador del XXIX premio Teatro de Rojas, que se otorga en Toledo, al Mejor Texto de Autor Español, por su obra ‘Don Quijote somos todos’, que estrenó el 6 de noviembre de 2019 el Teatro del Temple en el Teatro Principal con motivo de las primer cuarto de siglo de la compañía.

"La idea de escribir un espectáculo sobre don Quijote fue de Teatro del Temple, a principios de 2019. En ese momento tenía una estrechísima vinculación con ellos, y decidieron que fuera yo el que lo escribiera, algo que siempre les agradeceré. Porque sin su iniciativa y su audacia nada de esto sería posible", dice José Luis Esteban, que está en un nube de felicidad. "Soy un currante del oficio, y creo que este es un reconocimiento muy importante, muy chulo, para mí, para mis amigos del Temple y creo que para la dramaturgia aragonesa en general", dice José Luis.

El actor y escritor ha trabajado en el teatro, en el cine y en la televisión (acaba de aparecer en ‘Servir y proteger’), pero también se ha atrevido a hacer montajes de poesía española de diversos autores y de poesía ‘beat’. "El trabajo con los clásicos es una constante en mi carrera. Creo que la mejor manera de explicar, a veces, nuestro presente es dialogar con nuestros grandes creadores del pasado. Desde el inicio estuvimos de acuerdo en no hacer una adaptación al uso de la novela de Cervantes. Se han hecho muchas, y casi nunca funcionan bien. Don Quijote es un caramelo envenenado. Es uno de esos personajes-leyenda que todo el mundo, aunque no hayan leído sus aventuras, tienen perfectamente perfilado en su imaginario", dice.

"Don Quijote es un caramelo envenenado. Es uno de esos personajes-leyenda que todo el mundo, aunque no hayan leído sus aventuras, tienen perfectamente perfilado en su imaginario"

Pese a ello, el autor del poemario ‘Big Bang’ (Pregunta), redactó «una obra de nueva planta, que bebiera y se nutriera del Quijote cervantino pero que tuviera vida propia». Insiste: "Yo había leído hacía muy poco tiempo ‘La España vacía’ de Sergio del Molino, y pensé que, de algún modo, una de sus tesis centrales podía servir de motor dramático para nuestro espectáculo. Simplificando mucho,  el principal patrimonio de muchos de nuestros pueblos es su pasado, lleno de avatares y figuras históricas que en muchas ocasiones son totalmente ficción".

A partir de ahí, de una forma muy natural, José Luis se hizo preguntas. ¿Qué pasa con ese lugar de la Mancha de cuyo nombre Cervantes no quiere acordarse? ¿Por qué? ¿Dónde está? ¿Qué pasa con sus habitantes hoy en día? "De ahí surgió la primera escena, situada el día de las elecciones municipales de ese pueblito donde no hay escuela, consultorio médico, cobertura de red ni casi carretera, y que se juntan para elegir alcalde por hacer algo. Lo  único que tienen es la certeza de ser la olvidada cuna del caballero de la triste figura", matiza.

"La otra clave que debía estar es la ironía. El humor cervantino es irresistible. El Quijote es la novela más divertida que haya leído nunca. La única con la me he reído a carcajada limpia. Eso estaba muy en primer plano en las intenciones de Cervantes. De hecho, su endiablado sentido del humor le costó muchos disgustos. Hay una anécdota impagable sobre el temor de las nobles familias zaragozanas a que Cervantes escribiera la segunda parte del Quijote, que se sabía que iba a pasar por Zaragoza, que revela muy bien la idiosincrasia de esta ciudad ya en el siglo XVII, apostando clara y decididamente por el Quijote falso de Avellaneda... incluso con manifestaciones y todo”.

En la tormenta de ideas con el equipo del Temple, con María López, Calros Martín y Alfonso Plou a la cabeza, decidieron que don Quijote fuera un personaje ausente. “Su ‘presencia’ es constante, pero no tanto como personaje individual sino como plasmación colectiva de un mito al que los desesperados habitantes de ese pueblito se aferran como única posibilidad de supervivencia. Es decir. No hay un Quijote. Hay muchos. Don Quijote somos todos”, señala y a la par explica el título de la pieza galardonada.

Pensó que faltaban cosas. “¿Qué faltaba? Berlanga, Azcona, Cuerda. Enormes humoristas poscervantinos cuya estela me propuse seguir, con mucha humildad y cuidadoso esfuerzo. Una de las cosas que no entiendo de este país es que esta gente, Azcona y Berlanga sobre todo, no hayan creado más escuela. No quería hacer una comedia costumbrista ni acudir a un humor periférico. Quería ir un poquito más allá, establecer un juego de espejos entre los personajes actuales y sus homólogos cervantinos.... el cura, el ventero, la maestra, el alcalde..... Don Quijote somos todos, en su concepto, no es sino una recreación metafórica del episodio de la Ínsula Barataria”.

José Luis Esteban siempre ha sido un actor implicado, honesto, apasionado. Trabajador y a la vez humilde. “El teatro es un arte colectivo, en el que cada pieza adquiere su verdadero valor por su interacción con el resto del mecanismo. La escritura es un trabajo profundamente solitario. Por eso me llena de alegría ese premio. Por un lado, porque potencia la propuesta de Teatro del Temple y su concreción en un espectáculo que, aún sometido a los vaivenes incesantes de esta pandemia, sigue girando por el país con gran éxito. Por otro, porque me refuerza y me anima a seguir escribiendo, a hacerlo cada vez mejor y con más efectividad”.

“El teatro es un arte colectivo, en el que cada pieza adquiere su verdadero valor por su interacción con el resto del mecanismo. La escritura es un trabajo profundamente solitario". Por eso me llena de alegría ese premio.

El mes que viene la obra se presenta en Madrid en el Corral Cervantes. “Espero y deseo que este premio sirva, aunque solo sea un poquito, para que la rueda siga girando”, concluye José Luis Esteban, al que también no hace mucho en ‘El último show’ y ahora colabora en una pieza aún secreta con Jorge Usón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión