Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

José Luis Esteban: “Si Zaragoza tuviera mar, sería la ciudad perfecta”

El actor y dramaturgo José Luis Esteban (Zaragoza, 1963) debuta en la poesía con ‘Big Bang’ (Pregunta) y dice que "es imposible permanecer al margen de ella, aunque jamás hayamos leído un poema"

José Luis Esteban
José Luis Esteban en un espectñáculo poético, dirigido por él mismo y por Carlos Martín.
Marcos Cebrian/Archivo Carlos Martín

¿Desde cuándo escribe poesía, qué lugar ocupa en la vida de un actor y rapsoda como usted?

Es imposible permanecer al margen de la poesía, aunque jamás hayamos leído un poema. Los poemas no son más que la punta del iceberg. Debajo está nuestra necesidad de comprender la verdadera naturaleza de las cosas. La capacidad simbólica de del homo sapiens es legendaria, y la poesía es su expresión más sofisticada. Si cuento las cosas que pasan en el mundo soy un cronista. Si cuento cómo esas cosas me pasan a mí, soy un poeta. Por encima de todo, además, soy actor, y tiene que interesarme por fuerza ese territorio donde las palabras se despojan de su valor convencional, adquiriendo una relevancia emocional y auténticamente reveladora. El siguiente paso, atreverme a proponer yo mismo una poesía posible, pues…. siempre digo que la inconsciencia es muy creativa.

Ha montado varios espectáculos de poesía: underground, poesía contemporánea… ¿Cómo es y cuál es la poesía que le atrapa?

Cuando leo un poema no puedo evitar ‘oírlo’. Siempre imagino cómo funcionará hecho en un escenario. Si además de ‘oírlo’ bien se produce un click, una vibración, una onda que me arrebata y me coloca en otro lugar, entonces tiene lugar ese fenómeno, para mí fascinante, en que poeta, poema y lector se funden en un solo organismo. Me ha pasado muchísimas veces. Con Whitman, con Lorca, con Allen Ginsberg, con Gil de Biedma, con Ferlinguetti, con Manuel Vilas….

José Luis Esteban.
Retrato de José Luis Esteban. Actor, rapsoda y dramaturgo.
MARCOS CEBRIAN

¿Qué le pide a un poema y a un poeta?

Al poeta, que escriba con las puertas bien abiertas. Al poema, que me emocione, que me sorprenda y que no trascendentalice sobre sí mismo. Y a la poesía, que nunca pierda su capacidad de jugar con el asombro.

Vayamos con ‘Big Bang’, que publica la editorial aragonesa Pregunta. ¿Cómo nace? Leyéndolo parece un libro que surge del azar y de una toma de posición también.

El azar es el dueño del tablero donde jugamos todos. Para que se produzca un acto de escritura, el que sea, múltiples piezas tienen que encajar en sitios muy complejos… y azarosos: hay que tener motivo, tiempo, oportunidad, paciencia, capacidad… y una intención, sea la que sea. En mi caso, en todos mis trabajos, hay una invitación al arrojo, a la toma de conciencia, a la audacia de convertirnos en verdaderos protagonistas de nuestra vida. Los dos peores defectos de nuestra era son el aburrimiento y el conformismo.

Tras leer el primer texto, largo, le preguntaría: ¿contra quién está José Luis Esteban? ¿Quiénes son “los sembradores de la posverdad”?

Estoy en contra de los que prefieren que nos quedemos en casa, con las ventanas bien cerradas, y que nos conformemos con contemplar la vida que nos cuentan en Netflix, Google o el ‘Sálvame’. Que es superentretenida, y soy el primero que le gusta probarla, pero que a la larga nos convierte en simples espectadores, en sujetos pacientes. El poder le tiene mucho miedo a la ciudadanía activa. Hoy en día vivimos una batalla nueva de una guerra muy vieja: la que libra el pastor para que las ovejas no se le desmanden. Ahí está el germen primero de la posverdad, porque ni somos ovejas, ni el pastor tiene más poder que el que las mismas ovejas convengan darle.

¿Por qué debemos atrevernos a salir a la calle y cruzar la puerta?

Porque solo vivimos una vez, porque tenemos tan poco tiempo y hay tantas cosas que ver, entender, contar, mejorar, que es una pena perdérnoslas encerrados en casa. Porque creo firmemente que solo nos arrepentimos de las cosas que no hacemos. Y porque, como ciudadano privilegiado del primer mundo, tengo una responsabilidad contraída con toda la gente que no tiene la misma fortuna que yo.

¿Por qué ‘Big Bang’? ¿Desde cuándo le interesa tanto la ciencia? Aquí hace hablar hasta a una particular elemental… a un tronco, de árbol o humano, sin piernas ni abrazos…

Soy un tipo con mucha curiosidad por todo lo que no entiendo. Me fascina la ciencia, sobre todo la física cuántica, he perdido tal vez demasiado tiempo intentando leer cosas sobre ella, y como no he entendido ninguna, las he convertido en una mitología personal y las he desparramado, en un big bang incontenible, por las páginas de este libro. Creo que la ciencia, hoy en día, es un manantial inagotable de mitologías que creadores de todo el mundo están aprovechando para concebir las nuevas fábulas.

¿Ha querido hacer como una especie de monólogos, un tanto incontenibles, torrenciales, de un actor que se encadena a la poesía?

Soy consciente de que leyendo ‘Big Bang’ se detecta detrás la existencia de un actor que se desdobla en múltiples máscaras. Y sí, hay una intención deliberada de torrencialidad. Me gusta la literatura torrencial, y he querido ser extremadamente sincero en cada verso. Irónico, desparramado, demencial, tierno y sincero. La poesía no es para mí un fin en sí misma, sino un medio, un punto de apoyo para poder contarlo todo.

¿Hasta qué punto le interesa o le obsesiona o le persigue el mar?

Es lo único que le falta a Zaragoza para ser la ciudad perfecta. Si tuviéramos más mar, tendríamos más autoestima y menos prejuicios vecinales.

¿Qué le debe al barrio de Garrapinillos, qué tiene para usted? Le pregunto porque lo cito mucho.

Garrapinillos me fascinaba ya de pequeño, cuando mis padres me llevaban al aeropuerto a ver los aviones y atravesábamos ese lugar misterioso poblado de americanos, verdor inexplicable y chalets chulísimos. Si en algún lugar de Zaragoza hay un playa que linda con el Océano Pacífico, tiene que ser en Garrapinillos. Lo cuento en el libro.

José Luis Esteban.
El músico José Javier Gracia y José Luis Esteban, que suelen colaborar a menudo en funciones poéticas.
Teatro del Temple.

¿En qué medida este libro es también el laberinto de citas, de sensaciones, de cultura y de vivencias de un ciudadano y artista como usted?

Algo tengo que hacer con todas las películas que he visto, los libros que he leído, los mitos que me han hecho ciudadano y artista. ¿Quién recuerda hoy a Busby Berkeley, a Randolph Scott, a Cimarrón, al padre Karras, a Carlos Castaneda? Encontrar un espacio ficcional donde mezclarlos a todos y convertirlos en poema ha sido una de mis intenciones principales.

Le dedicas un poema a Mark Zuckerberg, que tiene mucho de biografía imaginaria y quizá real de un actor como tú. ¿Qué te sugiere este señor?

Para escribir ‘Big Bang’ me he mirado en muchos espejos, y la mayoría me han devuelto una imagen deformada, crítica e irónica de mí mismo. En cuanto al señor de Facebook, ¿qué puedo decir? Yo, que soy hijo de Tolkien tanto como de Cervantes o de John Ford, admiro su capacidad para crear una red en la que atraparnos a todos. Las redes sociales son geniales, pero a la vez estamos sufriendo sus peligrosos efectos secundarios. Aprenderemos. Siempre lo hacemos.

¿Cómo define su humor y su ironía?

Uno de los grandes patrimonios que los aragoneses hemos regalado al mundo es nuestro sentido del humor. Somos ingeniosos, implacables en la réplica, rápidos, descarnados, tiernos, rebeldes y completamente sorprendentes. No hablo del humor domesticado del aragonesismo ramplón, sino del que podemos oír en la calle, en los bares, en las tiendas…. y por supuesto, en muchos de nuestros artistas. Intento seguir esa estela, porque aborrezco la solemnidad y los elitismos. Para mí la ironía es un punto de vista innegociable.

¿Cómo va la escritura de esa pieza sobre el Quijote que estrenarán a final de año con El Temple?

Hace menos de un mes que terminé la primera redacción de ‘Don Quijote somos todos’. Empezamos ya enseguida la primera fase de ensayos, donde el texto se irá ajustando a las necesidades de la escena y de los actores. Me encanta ese proceso, donde el oído del dramaturgo se ajusta con el escenario. Y creo que vamos a hacer un espectáculo sorprendente, en el tono y en el punto de vista. Mis hermanos de Teatro del Temple me han dado toda su confianza y yo les estoy profundamente agradecido. Ya estoy deseando que llegue el estreno en el Teatro Principal, el próximo noviembre.

TRES POEMAS

FIN DE AÑO

Han venido a verme

los fantasmas esta Nochevieja.

No sé si a despedirse

o a renovar el contrato.

***

AUTOBIOGRAFÍA

Tengo que vivir un rato

pero no sé por dónde empezar.

Eso sí.

En cuanto me decida

ya no me detengo.

Viviré sin fin.

***

NATURALEZA

El estanque del jardín se pudre.

Alguien arrojó dentro al gato de Schrödinger

y el agua se corrompió siete veces

tantas como murió el gato

revelación

Ustedes no saben

la cantidad de gente

que no ha venido a este mundo.

José Luis Esteban.
El equipo de la obra teatral 'Gala contra Gala' en Córdoba. Javier Macipe, María Jáimez, José Luis Esteban, Laura Gomez-Lacueva y Cristian Alcaraz..
Archivo Esteban.

*Del poemario 'Big Bang' (Pregunta), que se presenta el jueves 20, a las 20.00, en La Campana Underground (calle Prudencio). Participan el autor, los editores, el poeta y profesor David Mayor y el actor Francisco Fraguas. Habrá música y performance con Naiel Ibarrola y J. J. Gracia.

Etiquetas
Comentarios