Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

275 aniversario de goya. ocio y cultura

Francisco de Goya: la huella del creador en el arte contemporáneo

Es difícil encontrar en el arte universal, quizá a lo largo de todas las épocas, a un pintor que haya influido tanto en los artistas posteriores

275 aniversario de Goya. Influencias en otros artistas.
Victor Mira es uno de los artistas contemporáneos que ás dialogó con Goya.
Aránzazu Navarro.

Francisco de Goya y Lucientes (Fuendetodos, 1746-Burdeos, 1828) intuyó el impresionismo, esbozó el expresionismo, se enfrentó a la guerra como nadie antes y fue un auténtico visionario, trabajador, soñador y romántico. Especialistas, críticos y artistas analizan la panoplia de ecos, los diálogos con su obra y el incesante río de homenajes del que fue y es objeto no solo en Aragón o España, sino en cualquier lugar del mundo.

"La huella de Goya en el arte contemporáneo resulta evidente. No solo por la influencia estilística ejercida sobre los más importantes lenguajes artísticos desarrollados durante los siglos XIX y XX como el impresionismo, el simbolismo, el expresionismo o el surrealismo, sino también por la mirada que desplegó sobre algunos de los asuntos que caracterizan al mundo moderno. Entre otros, la condición de la subjetividad, la irracionalidad, la violencia, el terror, o la angustia y el miedo que acompañan al ser humano", dice la historiadora del arte Concha Lomba, comisaria con Valeriano Bozal de la inolvidable exposición ‘Goya y el arte moderno’.

Casi se antoja difícil hallar artistas que hayan escapado el influjo del pintor de Fuendetodos: tal vez, con Picasso, sea el creador del pasado reciente, y acaso de todos los tiempos, que más ha marcado a los artistas posteriores. Fue un visionario absoluto y, también, un investigador de técnicas y un sociólogo, un detective y un cronista de la sociedad de su tiempo a través del pincel y de su actitud. Agrega Concha Lomba: "Mientras algunos de los mejores pintores contemporáneos lo consideraron su maestro –Édouard Manet, James Ensor, Georges Rouault, Paul Klee o Antonio Saura, por ejemplo–, otros incorporaron el universo imaginario del aragonés a sus creaciones. Pero fueron sobre todo ‘Los desastres de la guerra’, con la amarga representación de la violencia y la crueldad propia de los acontecimientos bélicos, las composiciones que más influyeron en grandes pintores como Otto Dix, Käthe Kollwitz, George Grosz o Pablo Picasso, en su fastuoso ‘Guernica’".

Concha Lomba: "Fueron sobre todo ‘Los desastres de la guerra’, con la amarga representación de la violencia y la crueldad propia de los acontecimientos bélicos, las composiciones que más influyeron en grandes pintores como Otto Dix, Käthe Kollwitz, George Grosz o Pablo Picasso, en su fastuoso ‘Guernica’".

El maestro infinito y su eco

Si esa obra gráfica y sus pinturas de guerra reflejaron su condición de reportero a pie de calle y en el fragor del conflicto, no es menor el impacto de sus ‘Pinturas negras’. Añade Concha Lomba: "Otro tanto sucedió con el terror y el miedo, la sinrazón extrema que el genial aragonés recreó en sus ‘Pinturas negras’, convertidas en fuentes de inspiración para Edvard Munch, Karel Appel, Jean Dubuffet, Willem De Kooning o el propio Antonio Saura. Goya se anticipó a la angustia que la modernidad ha producido".

El crítico y comisario de arte Alejandro Ratia lo tiene muy claro: "El tema de los artistas goyescos es infinito. En realidad, no hay artista digno a quien no interese Goya. Entre los aragoneses, el caso más obvio es Víctor Mira. El mismo Alberto García-Alix parece reinterpretar al perro de Goya en las dos fotografías que abren su exposición del Pablo Serrano, que se clausura hoy", dice y selecciona a 15 artistas de atmósfera goyesca, de entrada.

[[[HA REDACCION]]]Dzama.jpg
Uno de los dibujos del zaragozano Javier Peñafiel.
Javier Peñafiel.

Son: "Elssie Ansareo (México D. F., 1979, fotógrafa), Pedro Avellaned (Zaragoza, 1936; fotógrafo y cineasta), Sergio Belinchón (Valencia, 1971; fotógrafo y videocreador), Anaïs Boudot (Metz, Francia, 1984; fotógrafa), Cristina García Rodero (Puertollano, 1949, fotógrafa), Luís Hortalà (Olot, 1959; escultor), Alicia Martín (Madrid, 1964; escultora), Vicky Méndiz (Zaragoza, 1978; fotógrafa), Laurent Millet (Roanne, Francia, 1968; fotógrafo), Isabel Muñoz (Barcelona, 1951; fotógrafa); Rafael Navarro (Zaragoza, 1940; fotógrafo), Javier Peñafiel (Zaragoza, 1964; artista multidisciplinar), Txuspo Poyo (Alsasua, 1963; videocreador), Karina Skvirsky (Providence, EE. UU., 1969; fotógrafa y ‘performer’), y Santiago Ydáñez (Jaén, 1967; pintor). He seleccionado 15 de ellos, ya es bastante, más un 16º que es Jorge Fuembuena, que prepara un trabajo prologal, para el proyecto de Territorio Goya", dice. Por otra parte, Jorge Fuembuena trabaja en un libro sobre Luis Buñuel desde hace algunos años.

Oteiza, Rego, Polke, Dzama

"Como dice, por ejemplo, el artista aragonés Javier Peñafiel, “en este tiempo de crueldad digital, de zombismo de pantalla, de ‘fake world’, entre tanta lectura del aquelarre entre la multitud”, mirar de nuevo a Goya interpela directamente a la ‘catástrofe comunicacional’ y al caos", insiste.

Alejandro Ratia: "Y como estrella de la escena contemporánea más estricta, quien me parece uno de los personajes más interesantes, y creo que el mejor dibujante del momento, es Marcel Dzama; se presenta directamente como heredero de Goya"

El crítico de arte de HERALDO amplía y matiza su selección: "En el contexto internacional contemporáneo, citaría cuatro nombres fundamentales, dejando al margen la obviedad de Antonio Saura: Jorge Oteiza, que entendió a Goya en su esencialidad, y en lo revolucionario no solo de sus temas sino en su forma de abordarlos, lo que llamó su realismo inmóvil. La pintora portuguesa y británica Paula Rego, a quien tuvimos en el Museo Goya, sobre todo en lo que se refiere a sus grabados, que son como una resurrección directa. El pintor alemán Sigmar Polke, que radiografió directamente lo oculto en Goya, en una serie de pinturas que son tal vez lo mejor que se ha hecho sobre don Francisco en tiempos posmodernos, defendiendo una dimensión crítica de la pintura, una revisión de las mitologías. Y como estrella de la escena contemporánea más estricta, quien me parece uno de los personajes más interesantes, y creo que el mejor dibujante del momento, es Marcel Dzama; se presenta directamente como heredero de Goya".

275 aniversario de Goya. Influencias en otros artistas.
La instalación 'Asnería' de Pilar Albarracín, que vimos hace unos meses en la Lonja.
Toni Galán.

A sabiendas de que no se agota aquí la cartografía de conexiones, Ratia recuerda que deja al margen "apropiaciones goyescas más inmediatas como las de los hermanos Chapman o del fotógrafo japonés Morimura. Y también reivindico la instalación ‘Asnería’ de Pilar Albarracín, que vimos en la Lonja. Y citaría, entre muchos otros, al pintor aragonés afincado en Navarra Mariano Sinués, al que se expondrá pronto".

Carmen Pérez Ramírez y Lita Cabellut

Desirée Orús, comisaria de exposiciones, crítico de HERALDO y presidenta de la Asociación Aragonesa de Críticos de Arte, coincide con Ratia en un nombre, el de Sigmar Polke: "Nacido en Oels, Baja Silesia (1941) y fallecido en Colonia, Alemania, (2010), Goya fue uno de sus referentes y realizó una serie inspirada en el artista aragonés. Compartían el mismo sentido del arte como reflejo de la sociedad, de los horrores de la guerra y del comportamiento humano. Se refleja en obras como ‘Así se sienta usted correctamente’, de 1982".

Desirée adjudica el influjo del pintor de Fuendedotos a dos artistas más: Manuel Millares (Gran Canaria, 1926–Madrid, 1972) y Carmen Pérez Ramírez (Zaragoza, 1955). Dice: "El artista canario sentía predilección por la obra de Goya que se ve en su pintura, pero sobre todo en los grabados. Obra que tanto en el caso de Goya como Millares está repleta de matices oscuros, duros e irónicos. Los dos están marcados por la misma sensibilidad, por el compromiso. A través de la exposición ‘L’esprit d’elles en la obra de Goya’, pinturas y collages que vimos en el Palacio de Sástago en 2018, Pérez Ramírez profundizó en el trabajo de Goya y la representación femenina. Para la artista, “a pesar de que sus obras se pintaron en el siglo XVIII”, el discurso sigue siendo muy actual".

Desirée Orús: "A través de la exposición ‘L’esprit d’elles en la obra de Goya’, pinturas y collages que vimos en el Palacio de Sástago en 2018, Pérez Ramírez profundizó en el trabajo de Goya y la representación femenina. Para la artista, 'a pesar de que sus obras se pintaron en el siglo XVIII', el discurso sigue siendo muy actual" 
[[[HA REDACCION]]]_litacabellutporoliverhorizontalartis31072969_343eaaee.jpg
Lita Cabellut cumplió un sueño: exponer en Zaragoza y en el Museo Goya de Ibercaja.
Oliver Duch.

Lita Cabellut es una entusiasta del pintor de Fuendetodos y fue una dicha y la consumación de un sueño para ella exponer en el Museo Goya de Ibercaja: "A mí el cuadro que más me gusta de Goya es ‘La romería de San Isidro’. Es un cuadro excepcional: ahí ya está un tema candente como la emigración. Goya es un filósofo, un político, un humanista, un observador y un periodista", decía cuando expuso allí. Ayer mismo, desde Holanda, apuntaba: "Goya significa para mí la ratificación de que el arte está por encima de cualquier material y de cualquier ruido que pueda estorbar el silencio y la fuerza de la comunicación. Significa transmitir la verdad sin sentimentalismos, sin prejuicios y sin temor. A Goya le debo el ojo ético, mis manos sin frenos, un pantano con piedras amarillas. Goya me inspira valentía, el miedo de la inteligencia, el ser humano flotando entre el cielo y la tierra, brujas gritando las verdades, retratos decentes envueltos en piel de gusano".

Lita Cabellut: "Goya significa para mí la ratificación de que el arte está por encima de cualquier material y de cualquier ruido que pueda estorbar el silencio y la fuerza de la comunicación. Significa transmitir la verdad sin sentimentalismos, sin prejuicios y sin temor".
[[[HA REDACCION]]]Mas luz. Disparate exterior. Fuendetodos- 2005.jpg
'Más luz', el 'Disparate' que Ricardo Calero hizo para el Museo del Grabado de Fuendetodos.
Ricardo Calero.

Crear en Fuendedotos

El mayor grado de belleza, ternura e intimidad lo alcanza Goya en su pintura de mujeres y de niños. Goya, como han recordado diversos especialistas, mira a la mujer de un modo especial y la representa con los respetuosos ojos de un admirador y de un enamorado. Ricardo Calero vive a Goya de un modo peculiar: ha instalado en Fuendetodos su taller y le ha rendido diversos homenajes.

Dice el artista multidisciplinar: "Goya fue ese artista sublime que supo transitar desde la maestría del color y la luz a la revelación de lo irracional. Es aleccionador entender cómo Goya vivió, disfrutó y sufrió su tiempo, enfrentado a sus propias contradicciones, y a las de una sociedad torpe e hipócrita, superándolas con su extraordinaria capacidad para ver bajo las apariencias. De su genialidad me interesa especialmente esa mirada ‘más allá’ de los pigmentos, esas revelaciones del interior del ser, esa lucidez de ver y trabajar sobre la ‘herida’ de la sociedad", expresa Ricardo Calero.

Ricardo Calero: "Goya fue ese artista sublime que supo transitar desde la maestría del color y la luz a la revelación de lo irracional. Es aleccionador entender cómo Goya vivió, disfrutó y sufrió su tiempo, enfrentado a sus propias contradicciones, y a las de una sociedad torpe e hipócrita"

Ricardo Calero está muy conectado con el espíritu y la leyenda de Goya. Dice a Heraldo.es: "Por otra parte Goya es el artista que desde joven, en mis inicios en el aprendizaje de las enseñanzas artísticas, siempre me fascinó, y a lo largo de los años en mi vida y trayectoria he ido 'coincidiendo' con su 'presencia'. Mi estudio lo tenía en la antigua calle Goya -hoy Jusepe Martínez-; en los inicios de los años 80, el catedrático Federico Torralba me invitó, junto a otros artistas, a que donara unas obras para un subasta y poder restaurar, con el dinero que se recaudase, la casa natal de Goya que se estaba hundiendo, recaudando una importante cantidad de dinero que sirvió para consolidar el tejado y creo que el inicio, con la colaboración de la Diputación Provincial de Zaragoza, del actual museo. Unos años más tarde el encargo por el museo del grabado de la edición de unos 'Disparates', reinterpretación actual de los de Goya, me llevo de nuevo a Fuendetodos y donde posteriormente instalaría mi casa-estudio, enamorado del lugar, de sus gentes, sus paisajes, la luz, los horizontes y el silencio…", confiesa.

Y expresa un deseo: "Ojala que en este 275 aniversario la luz que irradia Goya sirva para iluminar las mentes de nuestros políticos y responsables culturales. 'Aún aprendo' decía Goya. Sumar y no restar… Sería el mejor homenaje. Las tierras de Goya  y todo el sector de la cultura lo necesitan", concluye uno de los promotores de Territorio Goya. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión