Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

la memoria de goya en aragón / 1

Una ballena varada en Fuendetodos

El pueblo natal de Francisco de Goya sigue trabajando para afianzar el turismo cultural, aunque lastrado por el fracaso de un gran proyecto museístico.

FUENDETODOS / PUEBLO NATAL DE FRANCISCO DE GOYA / 16/02/2021 / FOTO : OLIVER DUCH[[[FOTOGRAFOS]]][[[HA ARCHIVO]]]
El esqueleto del inacabado Museo de Grabado Contemporáneo ha cambiado la estampa que ofrece Fuendetodos.
Oliver Duch

La fisonomía de Fuendetodos iba a cambiar para siempre con la construcción del Museo de Grabado Contemporáneo, proyectado con 16 módulos cúbicos y una superficie total útil de más de 5.200 metros cuadrados, y que debía haberse inaugurado hace un lustro. Una idea de otros tiempos, de cuando se confiaban las grandes transformaciones a grandes infraestructuras culturales, y con la excepcionalidad de materializarse en el medio rural, en un pequeño pueblo en el que habitualmente no llegan a 100 los habitantes. Y así ha sido: la estampa de Fuendetodos es hoy otra, aunque no la esperada; ha quedado marcada por el esqueleto de un edificio inacabado del que llegó a levantarse, en los años más duros de la crisis económica de 2008 además y con una fuerte inversión pública mediante (unos dos millones ya gastados), la estructura de 14 de sus cubos, pendientes solo de su cerramiento y equipamiento. La financiación para seguir adelante dependía del Ministerio de Cultura y se cortó. No hay voluntad de retomar las obras.

El Museo de Grabado Contemporáneo ya tenía su propia colección, con miles de obras, y podía proyectar muy lejos esta localidad zaragozana como referente del turismo cultural, el que cultiva desde que Ignacio Zuloaga y un grupo de artistas zaragozanos identificaran el edificio donde Francisco de Goya nació el 30 de marzo de 1746. Ese proyecto ha quedado detenido, quizás para siempre, pero la memoria del pintor sigue alentando la actividad cultural en el pueblo, dándole vida y sustentando su economía. En plena zona roja de la despoblación en España, hoy se mantienen allí activos el hotel El Capricho y el bar El Casino, ambos con servicio de restaurante, un albergue y cuatro casas rurales; está en construcción un aparthotel frente a la casa natal, cuya apertura se espera para el próximo año, y hay otro proyectado, y en las afueras se va a acondicionar una zona para autocaravanas y para alojamiento en bungalós. Al tiempo, avanza la recuperación del patrimonio histórico y natural fuendetodino.

El invierno pandémico ha impedido aprovechar parte del tirón para las visitas que podía haber tenido este 2021 con aniversario goyesco. Pero ha bastado con que se abriera un poco la espita de las restricciones en Zaragoza y su entorno para que los fines de semana se vuelva a poblar de vehículos la explanada junto al pueblo. Adentrándose en sus calles, todo apela al pintor: los nombres de las mismas vías y de algunos negocios, la señalética, un par de bustos con su efigie, los murales de arte urbano…

Los visitantes tienen tres hitos fijos en su recorrido desde la anterior gran efemérides, en 1996, cuando se celebró el 250 aniversario del nacimiento de Goya y se inauguró en el edificio de las antiguas escuelas la Sala Zuloaga, un coqueto espacio para exposiciones temporales. Ahora, hasta el 14 de marzo se confronta allí la obra gráfica de José Gutiérrez Solana con la del propio Goya.

Pared con pared, está la casa natal, que Zuloaga compró en 1916 y en cuyas tres plantas se recrea, con muebles y diversos enseres, cómo pudo ser este edificio en el siglo XVIII. Y a unos metros se encuentra el tercer destino ineludible, el Museo del Grabado de Goya, con una exposición permanente de cuatro de sus series de estampas: ‘Caprichos’, ‘Tauromaquia’, ‘Desastres de la guerra’ y ‘Disparates’.

«Los que más público traen son los grupos, en primavera y otoño sobre todo, pero han desaparecido con la pandemia. Sí ha aumentado la visita individual, de parejas, de familias. Siempre ha sido un turismo mayoritariamente nacional, aunque llegaban extranjeros, franceses lo que más», cuenta la guía Rosa Calvo.

La visita a Fuendetodos no se agota en los tres espacios. El pueblo ha hecho un esfuerzo para su conservación y merecería la visita incluso sin un hijo tan ilustre. De este pueden rastrearse más referencias en la iglesia, donde está la pila en la que fue bautizado y donde se conservó, hasta su destrucción durante la Guerra Civil, su primera pintura documentada, la decoración de las puertas del armario de las reliquias. Los restos de un anterior templo parroquial, la llamada popularmente iglesia ‘hundida’, en origen románica, abandonada y usada como escombrera en décadas pasadas, acaban de consolidarse y pueden visitarse; Goya la conoció reconvertida en ermita, pero su madre fue bautizada allí y puede verse la pila.

Están también los antiguos neveros, vestigios de una de las principales industrias que tuvo Fuendetodos, la conservación del hielo, y que están siendo restaurados. Uno en el que empezó a intervenirse en 2020 fue propiedad de las sobrinas del pintor. Y de la divulgación del patrimonio natural de Fuendetodos se ocupa el espacio llamado Fuendeverde, que invita a hacer talleres y rutas.

«Fuendetodos evoluciona a mejor cada día, poco a poco. La conmemoración de 1996 volvió a acercarlo a los medios de comunicación y le dio popularidad de nuevo. Hay que salir periódicamente en los medios y constantemente en las redes para mantener la atención del público, del turismo. Gracias a los esfuerzos del pasado, estamos en más de 20.000 visitantes anuales y creciendo. El reclamo de Goya y de la naturaleza de Fuendetodos lo apartan del abismo de la España vacía», dice Ricardo Centellas, gerente del Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos, a través del cual la Diputación de Zaragoza vehiculiza su trabajo en el pueblo. Además del Ayuntamiento, es la institución que más hace allí. «Fuendetodos es un núcleo de la cultura de la memoria... Debiera continuar siendo un lugar de peregrinación internacional de Goya», dice Centellas.

«Goya es fundamental para el pueblo y tendría que serlo mucho más», remacha el alcalde, Enrique Salueña, quien demanda más ayudas: «Al ser un pueblo pequeñito, nos tendrían que dar un poco más de apoyo. Porque el tirón de Goya también nos supone mucho gasto para tenerlo todo arreglado o en servicios de limpieza y ahora de desinfección, por ejemplo. Todo esto se hace para que la gente no deje de venir».

Y reclama también alguna solución para esa ballena varada a la entrada del pueblo que es el paralizado Museo de Grabado Contemporáneo. Dice que cada mes, para pagar los créditos pedidos para la construcción, el Ayuntamiento ha de abonar 7.000 euros.

El partido del alcalde, Ciudadanos, preguntó hace ya cuatro años al Ejecutivo central, en el Congreso, por si tenía intención de retomar las obras. No hay ningún compromiso al respecto y tampoco del Gobierno de Aragón o la DPZ. «Lo primero es acabarlo, pero luego hay que mantenerlo, con todo su volumen de gasto, y es el miedo que tiene todo el mundo», dice Salueña. «Pero algo hay que hacer. Se ha quedado como una obra inacabada y todo el mundo que viene pregunta por eso. Da hasta vergüenza», se lamenta.

El 30: Pérez Villalta, Montserrat Martí y recuerdo a Zuloaga

La pandemia de la covid va a limitar la celebración del 275 aniversario del nacimiento de Goya, el próximo 30 de marzo, y no se prevé un acto institucional con muchos participantes en Fuendetodos. Pero no la impedirá. Ese día se abrirá en la Sala Zuloaga una exposición de obra gráfica de Guillermo Pérez Villalta, quien además ha creado un aguafuerte para la serie de los ‘Disparates de Fuendetodos’, colección nacida hace 25 años en la que han participado el Nobel Günter Grass, varios miembros del grupo El Paso, Cristina Iglesias, los recientemente fallecidos Alberto Corazón y Luis Feito... En la casa natal, se mostrarán obras del zaragozano Fernando Martín Godoy.

La DPZ ha organizado estas dos exposiciones y, para los próximos meses, una de Manolo Millares y otra de un ejemplar de los ‘Caprichos’ que coleccionó el poeta Ramón de Campoamor. También hará mejoras en la casa natal y en el Museo del Grabado de Goya.

El Ayuntamiento piensa en una conmemoración para ‘los de casa’ y que se desarrollará el sábado 27 de marzo, incluyendo una actuación de la soprano Montserrat Martí, hija de Montserrat Caballé. La celebración comenzará con un recorrido a pie de unos 10 kilómetros para evocar el que Zuloaga, en 1913 y acompañado por unos 30 cómplices más entre artistas, periodistas y autoridades, realizó desde el apartadero ferroviario de la Princesa, tras haber cogido el tren en la estación de Utrillas, hasta Fuendetodos. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión