Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

NARRATIVA. OCIO Y CULTURA

Pepe de Uña narra una pasión carnal
y literaria en La Ínsula Barataria

‘Paisaje de sueños’, publicado por Ónix, propone, además, un paseo por los mitos y los espacios de la Ribera Alta del Ebro

Pepe de Uña publica 'Paisajes de sueño'.
Cigüeñas sobre el río Ebro a su paso por Alcalá de Ebro.
Laura Uranga.

Pepe de Uña (Alburquerque Badajoz, 1945) lleva más de media vida residiendo Aragón. Desde hace años vive en Torres de Berrellén, en contacto con los paisajes de Ribera Alta del Ebro y desde allí, sin prisa pero sin pausa, escribe su personal obra narrativa, que ha recibido un puñado de galardones. Esencialmente es narrador de diversos registros, dentro de un cuidado estilo realista, con una prosa elaborada y precisa, tensa cuando tiene que serla, lírica en ocasiones, y siempre fluida, segura en los diálogos. También escribe cuentos o hace pinitos en la poesía, o se acerca a géneros más híbridos, como hizo recientemente en el libro redactado a cuatro manos con el escritor y fotógrafo Josian Pastor: ‘Memento Vivere. In memoriam Ángel Sanz Briz’, donde compone textos más o menos mortuorios vinculados al cementerio de Torrero.

Hace poco meses, Pepe de Uña publicaba ‘Paisajes de sueño’ (Ónix, 2020. 236 páginas), que lleva el subtítulo de ‘novela sentimental’. Y lo es, sin duda. La novela admite distintas lecturas: es el relato de Carlos, un escritor que ha perdido la inspiración y que sale de una amarga ruptura sentimental con Mercè. La primera parte de la novela reconstruye su relación, el paulatino deterioro, y a la vez leemos diversos textos sobre ese desamor que culmina en divorcio.

Caterina es una mujer que, harta del trabajo en la oficina, opta por una decisión más o menos drástica en busca de la paz: casada con Ángel y madre de dos hijas, ya mayores, se refugia en Alcalá de Ebro, la Ínsula Barataria que imaginó Cervantes, muy cerca del palacio de Villahermosa, a orillas del río Ebro. Aquí el Río a secas. Allí Caterina crea una vivienda de turismo rural. Los fines de semana regresa a Barcelona con su marido, con el que vive una relación confortable, nada excitante, donde ella ejerce casi de protectora y madre.

Pepe de Uña publica 'Paisajes de sueño'.
Retrato del escritor Pepe de Uña.
Josian Pastor.

El azar y la crisis literaria llevarán al escritor Carlos (que es claramente un ‘álter ego’ del autor, nació en el mismo sitio) al espacio cervantino. Cervantes, en realidad, nunca dijo que fuera Alcalá. Y allí se producirá uno de esos oasis inesperados que ocurren a veces en nuestras existencias. Una gran pasión. La química del deseo. El canto corporal; matizado de contradicciones. Pepe de Uña va más allá: esa ‘novela sentimental’ es también la novela de la naturaleza, un viaje más o menos oblicuo y lateral al Quijote, el descubrimiento de unos parajes ideales para vivir el amor y para viajar en el tiempo; aquí cobra importancia hasta un retablo de Damián Forment en Sobradiel, El Castellar, la Casa de Sal, las murallas de Grisén. La novela también tiene un espacio complementario en Zaragoza, donde Carlos y Cateina adquieren una lámina de Patinir, con su impactante cielo azul.

‘Paisajes de sueño’ es una novela también de escenarios, de paseos, de acusados símbolos literarios y aún de romanticismo: “Mira -le dijo Carlos, señalando- la superficie del agua es tu espejo natural. Lo tienes a la puerta de la casa. El fondo, con su oscuridad, es el cuerpo. El alma está en la parte luminosa, la que ahora nos refleja, solo porque tú te asomas a ella”. Y es también la confrontación de dos mundos que se citan en un lugar ideal, cargada de mitos. “Yo, ahora, estoy en la primera fase, la de acumular sensaciones. A eso he venido, más que a encontrar Barataria, a dejarme encontrar por ella”, dice el escritor.

‘Paisajes de sueño’ puede leerse como una indagación en los secretos del amor, en la libertad, en el sentido del deber y en algo más: la brusca e inesperada respuesta del Ebro, susceptible de reventar la calma, la contemplación de sus bosques y sus praderas fluviales o interrumpir un instante de plenitud.

El editor de Ónix dice que el libro contiene ‘Paseos para enamorarse leyendo’. Quizá sea cierto. En cualquier caso, Pepe de Uña invita a conocer mejor esos espacios que están casi a un tiro de piedra y que describe con el deleite de quien los ha vivido y sentido mucho.

LA FICHA

'Paisajes de sueño'. Pepe de Uña. Ónix. Tarragona, 2020. 236 páginas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión