Despliega el menú
Ocio y Cultura

pintura. la contra. ocio y cultura

Eva Armisén: "Celebro la vida y que la gente cuide, ame e investigue"

La pintora, tras cuatro años sin exponer en Zaragoza, inauguró ayer la muestra 'Latir' en la galería A del Arte: óleos, dibujos, grabados y acuarelas

Eva Armisén expone 'Latir' en A del Arte.
La pintora ante uno de sus cuadros en la galería A del Arte.
Francisco Jiménez.

«Curiosamente el título de la exposición, ‘Latir’, ya lo tenía en la cabeza bastante antes de la pandemia y ahora creo que ha cobrado más sentido todavía. Mis últimos trabajos quieren representar el pulso, la intensidad del latido, la celebración de la vida», dice Eva Armisén (Zaragoza, 1969) de la exposición que se inauguraba ayer en la galería A del Arte.

Llevaba cuatro años sin exponer en Zaragoza. ¿Qué ha pasado en este tiempo en su vida?

Muchas cosas. A nivel profesional he tenido la suerte de poder experimentar formatos muy diversos y he hecho las dos exposiciones más completas sobre mi trabajo que están itinerando por Asia. A nivel personal también ha sido un periodo intenso, me han pasado muchas cosas que me han hecho conectar más con la vida.

Quisiéramos saber algo más...

Ja, ja, ja. Me he trasladado a Barcelona, a Gracia. Acabo de estrenar estudio nuevo y una casa modernista para vivir, preciosa, algo que me parece increíble.

¿En qué ha cambiado usted y cómo le ha afectado la pandemia?

Creo que aún es pronto para saber qué significa la pandemia y en qué nos afecta a cada uno, pero de momento seguro que me ha hecho sentir profundamente la soledad, la falta de libertad, la presencia de la muerte; pero sobre todo lo que más me ha hecho notar es que estoy viva.

O sea, que le impulsa, le anima...

Me ha hecho preguntarme qué me sirve y qué no me sirve de lo que me rodea, y noto una energía distinta que me empuja a actuar y a implicarme todavía más en lo que hago.

¿El término ‘Latir’ es una palabra talismán, simbólica, poética, o quiere darse ánimos?

Creo que estas circunstancias extrañas nos hacen estar más alerta, más atentos. A mí me hacen escuchar y sentir el latido. Es algo parecido a cuando te das un golpe o tienes un dolor agudo, notas el corazón latir. El cuerpo te recuerda que estás vivo, que el motor sigue funcionando y a mí personalmente eso me da fuerza, me hace sentir poderosa, capaz de decidir y de actuar.

¿Qué cree que hay que celebrar en tiempos de la covid-19?

Celebro especialmente que haya gente que cuide, que ame, que investigue y que luche por hacernos mejores. Celebro nuestra capacidad de adaptación y nuestra creatividad. Con la covid-19 celebro estar viva. Lloro también las miserias, pero menos. No soy muy de centrarme en lo que no aporta nada bueno.

EXPOSICION DE EVA ARMISEN EN LA GALERIA A DE ARTE / 19-11-2020 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ[[[FOTOGRAFOS]]]
La pintora entona un canto a la vida, a la libertad, al color y a la fantasía en 'Latir'.
Francisco Jiménez.

Las cabezas de sus personajes, casi siempre mujeres, llevan cada vez más cosas dentro: paisajes, ciudades, sueños, casas, flores. ¿Es ahora más fantástica?

Miro más hacia dentro. También cuanto más camino has recorrido más cosas tienes a las que volver. Solo hay que vivir suficiente para que te pase de todo.

Dice: «Sigo buscando la esencia de las emociones». ¿Cómo se hace eso en su oficio?

Es difícil de explicar porque tiene algo que ver con el sentir. Es una necesidad. La pintura me sirve para retener, para fijar, para que no se me escape lo que en la vida se va escapar seguro. La emoción es incontrolable y a priori inasible, y con la pintura fantaseo a atraparla. Me permito el lujo de poder volver al momento en que la he sentido o he visto sentir.

¿La pintura también es memoria y felicidad, entonces?

En la pintura como en la vida hay momentos gloriosos en los que consigues más de lo que esperabas, ves claro. Pasa pocas veces, pero cuando pasa es maravilloso.

Explíquenos la muestra: hay pintura, papel, grabado…

Hay muchas técnicas diferentes en la exposición. Óleo, acrílico, obra gráfica, lápiz, acuarela. Hay óleos de los últimos tres años, de etapas diferentes, algunos sobre lino que hablan de la construcción de lo que montamos y desmontamos. Hay cuatro acrílicos que pinté en California y quería a toda costa reflejar la luz que había en aquel lugar y la intensidad con la que la estaba sintiendo.

¿Qué más ha preparado?

También se puede ver una serie de cuadros que hablan del fuego, de la luz, de enfocar y de nuestra capacidad de iluminar e iluminarnos. Las flores están muy presentes. Para mí son ciclos, son vida, son planes, proyectos… En la serie ‘Latidos’ hablo de amar desde diferentes puntos de vista, son dibujos íntimos.

¿Qué hay de cuento onírico, candoroso, en lo que hace?

Pintar ya es crear un mundo paralelo. Lo tiene todo de relato onírico que juega con la realidad cuando quiere, de libertad de salir y entrar, de combinar lo real con lo deseado. Es pura magia.

¿Expondrá en la Lonja de Zaragoza al fin?

No puedo avanzar nada... Es un sueño y ojalá pueda cumplirse.

Etiquetas
Comentarios