Despliega el menú
Ocio y Cultura

historia. ocio y cultura

José Luis Corral retrata al rey Jaime I en el amor, la guerra y la política

El Premio de las Letras Aragonesas de 2017 publica 'El Conquistador', una novela de 700 páginas del monarca legendario que amplió la Corona de Aragón

José Luis Corral publica 'Conquistador'.
José Luis Corral publica la vida novelada de Jaime I y está a punto de reditar la del Cid.
Guillermo Mestre.

José Luis Corral Lafuente (Daroca, 1957) sale de clase para hablar de su novela ‘El Conquistador’ (Ediciones B), centrada en la figura de Jaime I (Montpellier, 1208-Alcira, 1276) y recuerda que lleva 40 años exactamente en la enseñanza: “Nunca me he tomado una baja ni he perdido una clase. Las he desplazado, eso sí, pero jamás he dejado de cumplir con mi obligación académica”. Y ya entra en materia: empezó a trabajar sobre este monarca en los años 2013-2014 cuando publicó en el sello Doce Robles ‘La Corona de Aragón: manipulación, mito e historia’ (2014).

Primero escribió al alimón, con su hijo Alejandro Corral,‘El Batallador’, y ahora le ha tocado el turno a Jaime I. “Al principio había pensado dedicarle una trilogía, pero luego me he dado cuenta que podía meterlo solo en un libro, largo, sí, de 700 páginas, dividido en tres partes y ordenado mediante capítulos cortos. Es un personaje capital para desmontar algunos mitos vinculados a la Corona de Aragón y a los intentos de apropiación desde Cataluña y además es un personaje novelesco, muy literario, por su personalidad, por sus constantes aventuras y por sus amoríos. En la novela sus pasiones son muy importantes”.

Recuerda José Luis Corral que era un hombre atractivo que ejercía una gran fascinación sobre las mujeres. “Medía dos metros, tenía el cabello largo, los ojos negros, su madre era de origen bizantino, y resultaba imponente. No es una consideración machista: le gustaban mucho las mujeres y él gustaba mucho, y sentía la necesidad de amar a muchas todo el tiempo”.

"Jaime I es un personaje novelesco, muy literario, por su personalidad, por sus constantes aventuras y por sus amoríos. En la novela sus pasiones son muy importantes”

En la novela, donde alguna vez es tildado de auténtico semental, se ven sus grandes amores: Leonor de Castilla, ocho años mayor que él, con la que se casó a los 14 años y cuyo matrimonio se anularía por parentesco directo; Violante, que le dio varios hijos y fue una mujer muy bella, sensata y juiciosa, a la que compartió hasta con tres amantes a la semana, y Teresa Gil de Vidaure, con la que se encamó cuando ella tenía quince años, tras prometerle matrimonio. “Las tres son muy interesantes, sí. De Jaime I llegaron a existir hasta 30.000 documentos, se conservan 12.000, pero aún ahí he tenido que inventar muchas cosas, y en concreto en la relación con Teresa Gil, que se inició antes de su boda con Violante, y que continuó luego. Ahí he fabulado, claro”.

Para Corral, Jaime I es un personaje fascinante. Iba de aquí para allá con sus corte itinerante, de hasta 150 personas, y lo vemos en Alagón, en Zaragoza, en Huesca, Teruel, en Tarazona y Calatayud, donde reside casi un año. “En él todo es interesante: desde su nacimiento. Su padre, Pedro II, no estaba enamorado de su mujer y le tienden una emboscada legendaria para que el rey se acueste con su esposa, y pueda contar con un heredero. Huérfano desde los cinco años, se cría de niño en el castillo de Monzón, con los templarios. Y esa formación será muy determinante. Y poco a poco, desde que sube al torno, se erigirá en un conquistador: conquista Mallorca, Valencia, y, entre otros detalles, sentará las bases de la expansión de la Corona de Aragón hacia Neopatria y Atenas”.

Jaime I superó sus rencillas y disputas con los nobles aragoneses, a los que se enfrentó, e introdujo grandes aportaciones: “Sus méritos militares son incuestionables, por supuesto, pero también logró grandes méritos políticos. En la acción política en Aragón introdujo la regulación de las Cortes, la regulación del Justicia de Aragón. Ordenó políticamente el reino con leyes e instituciones. Se da cuenta de que el reino aragonés y la Corona de Aragón están creciendo mucho y necesitan una ordenación jurídica, política y económica, y alentó la compilación de los Fueros del Vidal Mayor”, concluye José Luis Corral, antes de regresar al aula.

Etiquetas
Comentarios