Despliega el menú
Ocio y Cultura

moda

Las botas de cartero más codiciadas cumplen 60 años

Nacidas para hacer la vida más fácil a los obreros, las Dr. Martens se convirtieron en un icono global atemporal

Diferentes modelos de Dr. Martens
Diferentes modelos de Dr. Martens
Pixabay

Cuenta la leyenda que hace seis décadas, un médico del ejército alemán llamado Klaus Martens decidió fabricar una suela de zapato con cámara de aire que le resultase confortable. Tenía una lesión en el tobillo. Unos dicen que era fruto de un accidente de esquí y otros afirman que realmente fue consecuencia de un siniestro cuando conducía una moto. Fuese por un percance u otro, su cómoda suela para los trabajadores que pasaban largas jornadas de pie llamó la atención de la familia Griggs, fabricante británica de botas de trabajo, y se hizo con la patente.

De la unión de la innovación germana y la tradición británica nació, sin ninguna premeditación, el que sería un icono poco tiempo después, las Dr. Martens. El popular modelo 1460, nombre que recibe al ser lanzada al mercado el 1 de abril de 1960, salió a la venta en el clásico color rojo cereza -después llegó en negro-, en cuero y con ocho agujeros. Al principio fue solo usado por carteros, policías y obreros.

Siete años después Pete Townshend las subió por primera vez a un escenario en un concierto de 'The Who'. Entonces ya las habían adquirido como parte de su uniforme los temidos 'skinheads'. Sin embargo, lejos de lo que ocurrió con otros símbolos, no fue encasillado en su movimiento. Punks, góticos, grunges y otras muchas tribus urbanas dispares entre sí adoptaron las Dr. Martens como símbolo de rebeldía e inconformismo.

Todos ellos alteraron el curso de la historia de la marca, convirtiendo en icono global unas botas funcionales cuyas señas de identidad -costuras amarillas, suelas estriadas y la cinta en la parte trasera de cada pieza- son inconfundibles.

La fábrica del condado inglés de Northamptonshire, donde todo comenzó, todavía existe. Allí se sigue haciendo buena parte de la producción por un pequeño equipo de maestros artesanos y con el mismo proceso que antaño. Cómoda y duradera, su silueta simple permite adaptarla a infinidad de estilos, mientras que a nivel emocional, son una bandera de actitud y empoderamiento que en los 80 comenzó a aglutinar a féminas en su ejército de fieles. Los últimos movimientos de la marca como los materiales veganos y las suelas de mayor grosor ayudan a que nuevos grupos urbanos muestren interés por las botas más famosas del mundo.

Etiquetas
Comentarios