Despliega el menú
Ocio y Cultura

De la Viña: "Agradezco mucho a Zaragoza el cariño que he recibido tras la cogida”

El banderillero Mariano de la Viña ha recibido el alta médica en el Hospital Quirónsalud de la capital aragonesa, donde ha permanecido ingresado desde el 13 de octubre por un grave percance en la Feria del Pilar.

Mariano de la Viña, con el doctor Carlos Val-Carreres, en la clínica Quirón de Zaragoza
Mariano de la Viña, con el doctor Carlos Val-Carreres, en la clínica Quirón de Zaragoza
Guillermo Mestre

“Me han contado cómo fue pero no he querido ver vídeos de la cogida. Como no me acuerdo de nada de lo que ocurrió en aquel momento prefiero no mirar ni recordar lo que pasó. Tengo la sensación de que sucedió y aquí estamos para seguir hacia delante, trabajar y recuperarme lo mejor posible. Como siempre, la ilusión de un torero es volver a torear. El tiempo lo dirá”, ha declarado este viernes el banderillero Mariano de la Viña, quien ha permanecido ingresado en la clínica Quirón de Zaragoza desde el pasado 13 de octubre, cuando sufrió una espeluznante cogida en la Feria del Pilar.

De la Viña ha comparecido ante los medios de comunicación acompañado por el director gerente del hospital Quirónsalud Zaragoza, Miguel Ángel Eguizábal, y el doctor Carlos Val-Carreres, cirujano jefe de la plaza de toros de Zaragoza que lo atendió y que ha seguido muy de cerca su evolución.

Cuando De la Viña fue prendido por el toro aquella tarde del 13 de octubre, en un primer momento, al ser trasladado a la enfermería de la plaza se pensó que el banderillero estaba muerto: "inconsciente, con un ‘shock’ brutal, sangrando mucho por el muslo derecho y por la región glútea izquierda", explicó Val-Carreres en una entrevista en HERALDO publicada el mes pasado.

El gerente del hospital Quirónsalud Zaragoza ha agradecido al torero la confianza depositada en la clínica y a Val-Carreres por el “grandísimo esfuerzo realizado y su sapiencia médica para resolver todos y cada uno de los avatares que han tenido lugar durante el ingreso de Mariano”.

Val Carreres ha comentado que “dicen que todas las despedidas son tristes... menos esta. Creo que Mariano tiene muchas ganas de marchar a casa y nosotros de verle cómo se va afortunadamente bien. Ciertamente, llegar hasta este punto no ha sido obra de una persona para nada sino de un grupo de profesionales, en primer lugar el que le atendió en la enfermería, y después de un equipo multidisciplinar, porque han tenido que actuar bastantes especialidades”.

El banderillero albaceteño, que forma parte de la cuadrilla de Enrique Ponce desde hace varios años, se emocionó durante su intervención y agradeció, en primer lugar, “la atención del hospital y del doctor Val-Carreres, que es como un padre para mí; y de todo su gran equipo, que ha estado pendiente en todo momento".

De la Viña también quiso acordarse "de todas las personas que han querido ponerse en contacto conmigo y por estar convaleciente no he podido atender, a todos los compañeros a todos los profesionales que se han interesado por mi estado. Quiero agradecer todo su interés y todo su cariño”, ha manifestado.

“Y cómo no a este gran pueblo de Zaragoza, con el que siempre, desde que vine la primera vez en la cuadrilla de Raúl Zorita, en 1988, he sentido un calor especial. Y la prueba está en que a raíz de este percance que he tenido, ese calor, ese cariño de la afición siempre lo he sentido”, ha dicho el torero, que durante su convalecencia tuvo en su habitación una Virgen del Pilar y recibió un buen número de medidas de la Virgen para ayudarle en su recuperación.

Visiblemente emocionado, el banderillero ha recordado que una de las cosas que más le han conmovido fue que “cuando me contaron lo que pasó me dijeron que hubo muchas personas que bajaron esa tarde a la enfermería a donar sangre. Fue un acto que para mí ha sido de lo más emotivo, el cariño de la gente, la afición volcada con ese momento tan dramático”.

“Cuando desperté, a quien primero vi fue a mi mujer, que estaba sentada a mi lado y como ya, por desgracia ha ocurrido otras veces, la miré y le pregunté: ‘¿Qué, ayer me cogió un toro, no?’ Y me contestó que llevaba seis días en el hospital. Me quedé impactado pero poco a poco fui asimilando lo ocurrido. Ahora estoy con ganas de trabajar, evolucionar y mejorar cada día”, ha añadido.

Sobre su vuelta a los ruedos, ha expresado que “la ilusión como torero y como persona es volver a torear pero el tiempo me marcará las pautas porque para ello tengo que estar al 100%. Sé que tengo por delante un periodo largo de trabajo, de superarme día a día, de marcarme metas y cuando llegue el momento decidiremos”

Acerca de su recuperación para torear de nuevo Val-Carreres ha afirmado que De la Viña “tiene un espíritu que le pide hacerlo. Es un enfermo muy disciplinado y yo no diría que no vaya a ser así. Pero la recuperación llevará meses”

De la Viña proseguirá su proceso de curación y rehabilitación en Albacete, su ciudad. "La herida de la región glútea tiene que ser todavía revisada por el cirujano que se ocupará allí de Mariano", ha subrayado.

Etiquetas
Comentarios