Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

Zaragoza, te quiero multiplicada a todo color como te vería Warhol

El editor y pastelero de Sarineña Salvador Trallero publica el libro ‘Warhol Zaragoza’, un homenaje a la ciudad y al artista a través de la fotografía.

Salvador Trallero es, de entrada, el pastelero de Sariñena. Desde hace unos años también es el fundador y responsable de Sariñena Editorial y Salvador Trallero editor. Ha publicado una treintena de libros de fotografías antiguas de Barcelona, Huesca, Zaragoza, Sariñena, libros de la República, memorias y viajes, homenajes a gentes como el antropólogo oscense Manuel Benito. Ha recibido el premio al libro mejor editado por ‘Alas rojas’. Entre sus proyectos más curiosos, entre juguetones y transgresores, está ‘Sariñena Warhol’, un homenaje a todo color a su localidad en diálogo con el artista Andy Warhol. Tras ese primer ensayo, ha cogido su cámara de fotos y durante varios meses retrató Zaragoza, y ahora aparece ‘Warhol Zaragoza’.

Explica Salvador Trallero: “He querido hacer algo diferente. He hecho un libro que es una explosión de color, un libro que alegra la vista, la mente y el alma. Una manera diferente de contemplar la Zaragoza actual, tomando como inspiración la filosofía del estadounidense Andy Warhol y sus repeticiones de imágenes”.

El Pirulí, uno de los emblemas de altura y telecomunicación de Zaragoza.
El Pirulí, uno de los emblemas de altura y telecomunicación de Zaragoza.
Salvador Trallero/Sariñena

Trallero es osado y entusiasta, y Andyh Warhol es una de sus debilidades de la modernidad. “Siempre me ha atraído su obra; fue capaz de reinventar la relación entre imagen y colores a través de algo tan sencillo pero contundente como es la combinación repetitiva entre ambos elementos. La sencillez concebida y pensada como elemento clave del arte creativo. Si además a ello sumamos la originalidad del Arte Popular (Pop Art) de mostrar elementos cotidianos de nuestro día a día considerándolos como elemento artístico, estamos dando otra mirada a nuestro entorno”, subraya, y se pregunta en voz alta: ¿quién no conoce el bote de sopa Campbell’s, o el roscón de san Valero? “Estamos convirtiendo en arte objetos que nadie habría definido como tal”, recalca.

Asegura que quería que ‘Warhol Zaragoza’ fuera una mezcla de elementos arquitectónicos, detalles de la ciudad y de personas. Y, a la vez, que hubiera una meditación sobre el paso del tiempo, de ahí la aparición de los relojes. Su consigna vitalista podría ser: “‘Carpe Diem, aprovecha el momento, y llena de color tu vida”, señala.

Retrato de una ciudad

¿Qué es lo que tiene el libro? Muchas imágenes reconocidas. Monumentos, calles, emblemas e iconos, cines, muppies, dibujos y pintadas, comercios, escaparates, personajes como el escritor y profesor Javier Barreiro, manifestaciones, el Tragachicos, ecos de la Exposición Internacional de Zaragoza-2008. Salvador Tallero dice: “El lector ve todo un poema cromático. He querido introducir esta sinfonía visual de elementos de la ciudad conocidos y habituales en el día a día zaragozano, e incluso de su historia. Hay imágenes que por el cambio urbanístico u otras razones ya no se pueden realizar, como el dibujo de Goya en la calle Francisco Bayeu, junto a la plaza del Pilar, que un nuevo edificio ha tapado; o la fuente de los calderos, de la que alguien arrancó un par de ellos. “Los bailarines colores juegan con la mirada del lector, que tendrá una sensación muy particular al visualizar las imágenes coloreadas, pero seguro que alegre y positiva. El color es vida, es sueño”, afirma.

Salvador Trallero, que es un agitador cultural de la capital de los Monegros, Sariñena, también parece un idealista: “Hay que impulsar el avance en las ciudades. La apuesta por la Cultura y el Conocimiento tiene que ser clara tanto por las instituciones como por los ciudadanos. Las ciudades que destaquen por sus infraestructuras y elementos culturales, y por sus artistas, tendrán un protagonismo en este presente y en el futuro del siglo XXI y del XXII”, vaticina.

nuevo libro Salvador Trallero /foto Patricia Puertolas/
Imagen de archivo de Salvador Trallero con otro libro de 'Zaragoza Antigua'.
Patricia Puértolas

Zaragoza no le pilla de nuevo al editor, escritor y fotógrafo porque había publicado dos libros de fotos sobre ‘Zaragoza Antigua’, que había conectado con los zaragozanos. Vendió alrededor de 3.000 ejemplares de cada uno. “El reencuentro creativo con Zaragoza, recorrer de nuevo sus calles con la mirada del fotógrafo, buscando esos detalles, captando esos instantes, eso ha sido muy bonito. Tenía material de mis trabajos anteriores sobre la ciudad, a la que me siento muy unido. Ha sido una experiencia muy curiosa a nivel personal el transitar del pasado en blanco y negro al colorido presente. Hay una imagen muy simbólica con el letrero de la estación intermodal y una pintada en un murete del parque Castillo Palomar: “Zaragoza Te quiero”. Las líneas del destino se entrecruzan”, dice.

Esa leyenda la ha llevado a la portada pop de su libro. “Zaragoza te quiero” es algo que acaban de proclamar recientemente, desde órbitas y tribunas diferentes, José Luis Melero, Julio José Ordovás (cada domingo), Fernando Aramburu y Sergio del Molino, entre otros.

Imágenes tratadas de los leones de Francisco Rallo Lahoz en el Puente de Piedra.
Imágenes tratadas de los leones de Francisco Rallo Lahoz en el Puente de Piedra.
Salvador Trallero/Sariñena

En este libro, Salvador Trallero confirma su pasión por la fotografía. Así lo explica: “Me parece maravilloso poder captar un instante de una persona o un elemento arquitectónico que permanecerá en esa imagen inalterable para siempre. Si eso lo unimos al formato del libro impreso, completamos un proyecto de arte, imagen y difusión”, concluye.

Etiquetas
Comentarios