Nacional
Suscríbete por 1€

El Gobierno maniobra para abrir la puerta de la Comisión de Secretos a ERC y a Bildu

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha propuesto en la Mesa de la Cámara una rebaja de las mayorías que se exigen para acceder a dicha comisión, bajando el listón de 210 diputados a los 176 de la mayoría absoluta.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a su llegada a una reunión de la Mesa del Congreso de los Diputados
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a su llegada a una reunión de la Mesa del Congreso de los Diputados
EP

La presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, ha propuesto en la Mesa de la Cámara una rebaja de las mayorías que se exigen para acceder a la denominada Comisión de secretos oficiales, bajando el listón de 210 diputados a los 176 de la mayoría absoluta, lo que ya permitiría abrir la puerta a ERC, Junts x Cat y Bildu al control del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y al acceso a materias clasificadas.

Se trataría de una modificación de la resolución de Presidencia que firmó el socialista Manuel Marín en 2004, pero pese a tratarse de un cambio de las reglas del juego, no cuenta con apoyo de grupos de la oposición como el PP, Vox y Ciudadanos.

La presidenta de la Cámara Baja ha indicado que se debe recabar el "parecer favorable" de la Mesa y de la Junta de Portavoces para apoyar este cambio, y que ello es "indispensable".

"La idea es llevarlo al pleno esta misma semana", ha dicho Batet tras señalar que ha facilitado a la Mesa y la Junta la nueva resolución y que ambos órganos se reunirán esta tarde.

Batet ha constatado que había "vetos cruzados que impedían poder constituir la comisión" y ha señalado que se trata de una modificación "coherente con las anteriores modificaciones" sobre esta comisión parlamentaria y ha argumentado que el objetivo es garantizar la pluralidad política de la Cámara y los principios de representación y de participación.

Apoyo de Unidas Podemos, Compromís o Más País

La Junta de Portavoces verá ahora esta resolución con la que está de acuerdo el portavoz del grupo parlamentario de Unidas Podemos.

No así Ciudadanos, que ha avanzado que en ningún caso deben alterarse las "reglas del juego" actual porque es "alterar la democracia".

Los partidos independentistas como ERC, PDECat, JxCAT o la CUP, así como socios parlamentarios como Compromís o Más País, apoyarían este cambio en la mayoría.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha explicado que están a favor de esa rebaja de la mayoría necesaria porque con la actual de tres quintos el PP tiene una "minoría de riesgo impidiendo que algunos grupos de esta Cámara puedan estar representados en esta comisión".

A su juicio, no se trata de un órgano constitucional del Estado, por lo que no existe un "motivo fuerte" para que tenga una mayoría reforzada a la hora de constituirse, y con una mayoría absoluta sería suficiente.

Por su parte, el portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, ha puesto en duda que esa mayoría pueda modificarse mediante una resolución de la Presidencia de la Cámara y se ha situado además en contra de "alterar las reglas del juego" para rebajar el número de votos necesario.

"Nosotros estamos a favor se constituya la comisión de secretos oficiales con las reglas actuales, una mayoría de tres quintos, y vamos a oponernos a que los enemigos del Estado conozcan los secretos del Estado", ha dejado claro adelantando su veto a la entrada en la comisión de representantes de ERC, Bildu, Junts o el BNG.

El portavoz de Ciudadanos ha recordado que su partido ya se opuso legislaturas atrás a que representantes de estas formaciones formaran parte de esa comisión, al contrario que el PP, al que ha acusado de haber permitido que entrara un representante de ERC.

"Nosotros no vamos a permitir con nuestro voto que estas formaciones conozcan los secretos del Estado para atentar contra el Estado y destruir el Estado. Lo que hagan otras formaciones ellos verán", ha insistido. 

Tres años de bloqueo

La ley encarga a la Comisión de Gastos Reservados, cuyas reuniones son a puerta cerrada, el control parlamentario de las actividades del Centro Nacional de Inteligencia y del uso de los fondos reservados por parte de los Ministerios que tienen asignadas partidas de este tipo; Interior, Exteriores, Defensa y el CNI.

Y en 2004 se estableció que los diputados autorizados para acceder a esos secretos oficiales, uno por cada grupo parlamentario, deberían recabar el apoyo de tres quintos del Congreso (210) en una votación secreta en sesión plenaria.

Ese listón exige apoyos mutuos entre los grupos parlamentarios y no todos tienen asegurado superarlo. De hecho, el PP, Vox y Ciudadanos vienen advirtiendo de que no apoyarán la entrada de los independentistas en este órgano, lo que les impediría llegar a esos 210 votos.

Por ello, la comisión no ha podido constituirse esta legislatura y su última reunión fue en 2019, lo que implica que durante estos tres años el Congreso esta incumpliendo su deber legal de controlar al CNI y de recibir cada seis meses informes de los ministros sobre el uso de las partidas presupuestarias para gastos reservados. 

Promesa del Gobierno a los independentistas

Tras la polémica por el espionaje a políticos independentistas, el Gobierno ofreció activar esta comisión para que la directora del CNI, Paz Esteban, pudiera ofrecer explicaciones en el Congreso.

Y en ese contexto, Batet ha dado ya el primer paso para modificar la resolución de Presidencia de 2004 proponiendo que el listón se rebaje de 210 a 176 votos, la mayoría absoluta, según fuentes parlamentarias.

Con ese cambio, el Gobierno ya se aseguraría que los independentistas pudieran ser autorizados por el Pleno del Congreso y así se podría constituir la comisión con todos los grupos.  

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión